Dolce vita / 5 de agosto de 2023

Precauciones para evitar los efectos de un golpe de calor

Miredvista.co

Los niños menores de 4 años y los adultos mayores de 75 son los grupos poblacionales más propensos a sufrir los trastornos por el calor intenso de estos días.

Cuando la temperatura medioambiental supera los 38 grados centígrados, es probable que el cuerpo no tenga la capacidad de enfriarse por sí mismo, o de regular su temperatura, y que entonces la salud de la persona corra riesgo. Un riesgo que se resume en que puede llegar a ser mortal si no se trata a tiempo.

El conjunto de todos esos efectos que producen las alta temperatura en la salud de las personas –incluso, puede provocar daños al cerebro y a otros órganos vitales— es lo que se conoce como golpe de calor.

El tema no es menor, si se tiene en cuenta que el hemisferio norte está atravesando un inusual calor, día y noche, que derivó en un clima “inhumano” y “asfixiante” ha elevado la situación hasta la alerta roja en muchos lugares. Las costas Caribe y Pacífica de Colombia también padecen la inclemencia del clima y los casos de personas que afectadas por las altas temperaturas.

LOS SÍNTOMAS

Pero, ¿cómo saber si alguien es víctima de un colpe de calor? Hay que saber que existe una fase inicial de la insolación cuyos síntomas son:

  • Temperatura corporal elevada
  • Sed intensa
  • Dolor de cabeza
  • Mareos
  • Náuseas e incluso vómitos
  • Piel roja, caliente y seca

En una segunda fase, los síntomas son:

  • Pulso muy rápido
  • Calambres
  • Aumento brusco de la temperatura corporal (en 10-15 minutos a 40º)
  • Convulsiones
  • Alteración de la conciencia o desorientación
  • Pérdida del conocimiento

Llegados a este punto la situación de gravedad exige una reacción inmediata, ya que de lo contrario puede llegar a producirse un colapso.

Ahora bien, existen personas que por su edad, trabajo, actividades, etc., se pueden considerar grupos de riesgo, como lo son los adultos mayores de 75 años; personas en condición de pobreza, solas, con limitaciones de movilidad y con discapacidades físicas o psíquicas; pacientes con enfermedades crónicas (cardiorrespiratorias, diabetes, hipertensión arterial, obesidad, carencia de peso); personas que toman tranquilizantes, antidepresivos, psicótropos o diuréticos; bebés y niños menores de 4 años; personas que realizan una actividad física intensa, y quienes tienen que hacer actividad física al aire libre (incluidas las actividades laborales).

¿QUÉ HACER?

La mejor manera de prevenir un golpe de calor es no exponerse durante largas jornadas al sol y a altas temperaturas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda usar ropa ligera y de colores claros, así como sombreros y protector solar. 

Otras recomendaciones son beber mucha agua y zumos de fruta, no tomar bebidas alcohólicas, evitar las comidas muy calientes y las que aportan muchas calorías y refrescarse a menudo con duchas o toallas empapadas de agua.

En espacios cerrados se recomienda ventilar el espacio y utilizar algún tipo de climatización, y si estamos al aire libre hay que evitar el sol directo, beber mucha agua, usar gorra, sombrilla y bloqueador y limitar la actividad física.

+ Noticias


El lío en el que se metió un gobernador en Japón por ir a ver jugar a Cristiano Ronaldo
Convocatoria de Selección Colombia para Eliminatorias de septiembre
Crean la primera PlayStation 5 con refrigeración por agua
Élida Cañate, la tejedora de saberes que busca preservar la cultura palenquera