Dr. Rodolfo Vega Llamas
Columnista / 19 de noviembre de 2022

Rusia-Ucrania


Qué tristeza vivir una guerra entre dos países y observar que de nada sirve tanta tecnología, avances en la educación, y el final es que la humanidad solo resuelve los problemas a través de muertos y más muertes y todo sigue igual; quién puede creer que un abogado y político ruso, líder de facto del partido político Rusia Unida, presidente de Rusia en varias ocasiones, es un simple ególatra y ambicioso del poder.

En una entrevista el académico John J Mearscheimer, profesor de ciencias política en la universidad de Chicago, dio su visión sobre el conflicto y sobre las intenciones del mandatario ruso. Él comenta que desde el inicio de la invasión rusa a Ucrania el pasado 22 de febrero, Moscú ha ido cambiando sus metas. En un comienzo, el plan era controlar todo el territorio, capturar la capital de Kiev y derrocar al mandatario Zelensky para poner en el poder a un gobierno títere aliado del Kremlin.
Pero él no se imaginaba que la defensa de los ucranianos y que la fuerza rusa no era tan fuerte como se imaginaba; hizo de inmediato cambiar los objetivos. Lo que se esperaba que fuera una operación corta y contundente, se pasó a una guerra prolongada donde el foco es ahora controlar algunos territorios en el este de Ucrania.
Esto llevó a Putin a cambiar su estrategia y se volvió más cruel, destrozando las redes eléctricas, llevando a un inmenso sufrimiento humano y grandes daños económicos. Para los rusos una victoria en estos monumentos sería conquistar y controlar los cuatro oblasts (Kherson, Zaporizhia, Donetsk y Lugansk) que anexaron de manera ilegal y asegurarse de que Ucrania termine con estatus neutral y no esté asociado a la OTAN de ninguna manera, formal o informal.
El otro punto es que los rusos no tenían capacidad militar para conquistar toda Ucrania. A lo sumo, 190.000 soldados rusos entraron a Ucrania. Imposible que 190.000 soldados rusos pueden conquistar y ocupar toda Ucrania.
En fin, creo que lo que quería Putin era meterle un susto a Ucrania para obligar al gobierno a cambiar su política sobre integración a OTAN, y le “salió el tiro por la culata”. Me preocupa sobremanera si las amenazas de Putin sobre una posibilidad de una guerra nuclear; quisiera pensar que es poco probable, y Biden ha hecho hasta lo imposible para evitar que este escenario ocurra, pero en la mente de estos líderes, nadie sabe sus verdaderas intenciones, y esto si sería catastrófico y devastador para Ucrania y el resto de la humanidad.
Lo que sí es seguro es que si antes los ucranianos querían adherirse a la UE, estoy seguro que después de esto lo harán con mayor razón.
Recemos por una paz, porque ese conflicto repercute en nuestra economía, así sea en la distancia.

+ Noticias


El licor artesanal “macerado” con tradición familiar que nació en pandemia
El ‘cura chef’ que evangeliza y levanta templos vendiendo las comidas que él prepara
‘¿Cuánto vale la vida?’ y otras cintas para no olvidar el 11-S
Las ciudades de la Costa, “vestidas” e iluminadas con los colores de la Navidad