Pilar Castaño
Columnista / 18 de julio de 2020

Sostenibilidad y creatividad

Desde la industrialización del telar hace más de dos siglos, en la ciudad de Manchester en Inglaterra durante el siglo XVIII, se dio la primera Revolución Industrial, que lo cambió todo. La moda ha sido un negocio que ha explotado a las personas de todas las edades y géneros en el planeta. Historias de explotación, violación de los derechos humanos, depredación de bosques, envenenamiento de aguas con los tintes y los residuos de producción masiva. Y una sociedad permisiva ante la falta de sostenibilidad de los materiales como el cultivo de algodón, una de las más nocivas para la tierra, sin hablar de la explotación forestal y el sacrificio animal.

Todos los días, millones de personas se hacen la elemental pregunta “Qué me pongo?” y la decisión la tomamos pensando en nuestro estado de ánimo, clima, oficio, y queriendo proyectar nuestra imagen. Nunca nos deteníamos a pensar en la proveniencia, ni el origen del producto.

La ropa que llevamos puesta es la herramienta más certera de comunicación hacia el mundo exterior.

Hoy, la industria de la Moda afronta el mayor reto de su historia. Mientras centra sus esfuerzos en trabajar de una manera honesta, ante un público cada vez más exigente e informado sobre la culpabilidad de la industria actual en el cambio climático, exige transparencia en todos los procesos de producción. ¿Qué tan viable es la Moda sostenible en el 2020?

Después de una década, la marca sostenible de prendas de vestir Reformation se ha convertido en el referente más deseado y respetado del planeta. Aunque sostener el tema en la producción es más una quimera, hay que concientizar desde el mercado masivo hasta el pequeño productor.En Colombia, la gran superficie de almacenes Exito, con su deseo permanente de democratizar el tema de la moda, llevándoles fidelización a sus clientes, a través de sus marcas propias, con moda de reconocidos diseñadores para el carrito del mercado, con precios que puedan incluirse como productos de la canasta familiar

Ayer, en la mayoría de los almacenes Éxito de todo el país se lanzó la cápsula del reconocido diseñador bogotano, radicado en París, Esteban Cortázar, EC+ Taeq, la marca orgánica del Éxito.

Un proyecto por y para colombianos. Después de 10 años de haber presentado su primera cápsula para la gran superficie antioqueña, Cortázar quiso celebrar la vida con esta colección incluyente, diversa para todos los géneros, con un casting de modelos que refleja la libertad de expresión con cuerpos representando todas las tallas, la gran diversidad de culturas desde la comunidad Embera hasta los bailarines de la Escuela del Cuerpo de Cartagena. Conscientes de llegar a un público actual sin edad ni estrato. Materiales reciclados, ganchos de cartón pegados con pegante de yuca, bolsas de plástico extraído de plantas.

Hecho en Colombia con orgullo. Un sueño de este talentoso diseñadora de 36 años, que dejará huella.

+ Noticias


Juanes cantó en el encendido del árbol navideño de la Casa Blanca
Gustavo Petro, primer presidente de izquierda de Colombia
Ana María Badel y su estrategia para vender a Barranquilla
Paulina Vega, de vuelta en la gran final del Miss Universo