Moda / 6 de junio de 2020

Tapabocas: la nueva prenda unisex del vestir

Mascarilla diseñada por Onda de Mar y propuesta de Vera Wang con la misma tela del vestido.

Miredvista.co

En Barranquilla algunas de las mascarillas caseras llevan singulares estampados y hasta simbólicas figuras del Carnaval.

El tapabocas, esa mascarilla que solamente se creía había sido creada para el personal del área de la salud por allá a finales del siglo XIX, se ha convertido en la prenda unisex más apetecida desde que apareció la Covid 19 en el mundo pues no ha podido, ni dejará de usarla por mucho tiempo, tal como van las cosas. 

Mascarillas fashion de Silvia Tcherassi

En vista de la gran demanda y desabastecimiento, la tradicional mascarilla quirúrgica, conocida también como barbijo, pasó a tener cambios veloces en el diseño, color y hasta en su textura como el mismo virus. Todo, no solo para hacerle frente a la crisis de la pandemia sino convertirse en la actualidad en un ‘accesorio’  de moda tan imprescindible como la billetera en los hombres y las carteras en las mujeres. Prácticamente se volvió una prenda de vestir más.

Los diseñadores de alta costura fueron los primeros en sacarle provecho y revertir la situación, como por ejemplo la marca Fendi, de Italia, que lanzó una línea exclusiva y cada unidad cuesta alrededor de 200 euros. Hicieron lo mismo Prada y  Chanel  con máscaras que llevan grabados los símbolos de sus empresas. Otra famosa como Vera Wang, cuya especialidad es crear trajes de novias, se las ingenió y mostró en su página elegantes vestidos de noche con tapabocas incluido a tono con el color y la misma tela de la prenda.

Tapabocas caseros, con ingeniosos estampados como estos es común verlos por las calles.

En su taller en Barranquilla, Silvia Tcherassi Barranquilla también se ha vinculado a esta causa elaborando unas mascarillas fashion, no sanitarias, con los estampados insignia de la casa y elaboradas con telas de colecciones anteriores en algodón 100%. 

A la par de los creadores internacionales, muchos barranquilleros también han sacado a flote su chispa haciendo estos elementos caseros para protegerse de la peor pandemia del siglo. Por eso, es común ver por las calles piezas hechas no en materiales quirúrgicos sino en telas estampadas, algunas con coloridos bordados, pintadas a mano, adornadas con graciosos sitckers y aplicaciones.

+ Noticias


De hacer de todo, a encerrarse en casa
Revive la actualidad deportiva de los colombianos en el exterior
Carolina Herrera se montó en un bus neoyorkino
Menú servido en Santa Verónica: olas, brisa y festival de comida de mar