Lizzette Diaz
Columnista / 21 de agosto de 2021

Tengo más de 100 mil seguidores… ¿para qué necesito la página web?

Esta es quizás una de las expresiones más frecuentes que escucho entre clientes, amigos e influencers que están convencidos de que han alcanzado la gloria porque tienen a miles de seguidores a sus pies. Con gran orgullo exhiben sus números, hacen grandes celebraciones cada vez que alcanzan números mágicos como los 10K de Instagram y hablan con gran confianza sobre sus seguidores, creyendo que son suyos, es decir, creen que les pertenecen, que los van a acompañar a donde quiera que vayan y siempre se mantendrán fieles a ellos. En una primera lectura es posible que sí, pero la verdad es que “tus seguidores” no son tuyos, son de Instagram, Facebook, Snapchat, Tik Tok, Youtube o cualquiera que sea la red social donde goces de semejante popularidad. ¿Por qué lo digo? ¡Sencillo! Si por alguna razón tu página es “hackeada” o sencillamente incumples con una de las cambiantes políticas de las redes sociales en cualquier momento, simplemente los verdaderos dueños de esas cuentas la dan de baja y con ella ¿Adivina qué?… Se van todos tus seguidores, de quienes solo te quedará un bonito recuerdo, porque no podrás recuperarlos tan fácilmente otra vez. De tus seguidores solo sabes que tienen un usuario (que manejan tus redes sociales) pero a ti no te quedan ni sus teléfonos, correos electrónicos e incluso no sabes ni siquiera donde están, dónde viven, quiénes son realmente.

Hace muy poco conocí un caso verdaderamente preocupante. Un negocio de alguien muy cercano por poco se va a pique porque su cuenta de Instagram, donde ha concentrado todo su esfuerzo comercial y de marketing, fue hackeada por un delincuente cibernético con sus 165 mil seguidores. Durante tres angustiantes días, el hacker los chantajeó, les quitó cerca de $1,500 para devolverles la cuenta y aunque finalmente Instagram la recuperó para ellos, lo cierto es que las operaciones del negocio se paralizaron durante todo este tiempo porque no tenía como comunicarse con sus “clientes”.

Fueron tres días en los que las llamadas a su centro de atención al cliente cayeron un 75%, las citas se redujeron en un 80% y por supuesto el negocio perdió tráfico en un 45%. Manejar un negocio sin una página web te pone definitivamente en una posición de altísimo riesgo, porque tienes que entender que las redes sociales no son tuyas, que depender de ellas exclusivamente pone a tu negocio en manos  de un tercero y que en un momento de crisis como el del ejemplo de arriba, todo lo que has construido se puede venir a pique sencillamente porque no te has preparado con un edificio sólido en esta era de negocios digitales.

Tu página web es tu casa, esa es la que tienes que cuidar, optimizar, allí es a donde debes llevar a todos tus “seguidores” para que se conviertan en tus “clientes”. Desde tu página web es el único lugar donde puedes captar una base de datos real, mientras que las redes sociales se deben convertir en tus aliadas para lograr este propósito. Está perfecto que tengas miles de seguidores, pero la estabilidad de tu negocio no puede depender de eso exclusivamente. Cuando creas un negocio online o generas tus ingresos en el mundo digital a partir de las redes sociales, pones en riesgo toda la operatividad del mismo y peor aún tu propio negocio.

No existen fórmulas mágicas en el mundo digital, pero sí que hay elementos claves que no puedes dejar pasar por alto y una página web es uno de ellos.

La generación de un buen formulario de contacto, la creación de páginas de aterrizaje que lleven tráfico calificado que alimenten tu base de datos con una clara intención de compra y la posibilidad de poder contactar de manera directa a tus seguidores, debería convertirse en una prioridad si realmente quieres tener un negocio sostenible y escalable en el mundo digital. No importa si vendes peras o si ofreces un servicio, un social media con muchos seguidores es una buena señal de que tu negocio está saludable y que tu contenido genera interés, pero si dependes únicamente de ellos, también deberías pensar en que tienes un alto nivel de riesgo en la estabilidad de tu negocio, sencillamente porque estás construyéndolo en una base ajena, no en la tuya, así que mi recomendación más importante es que no descuides tu página web y comiences a generar estrategias que te ayuden a captar la información de tus seguidores lo antes posible, entonces si tendrás verdaderos clientes con quienes comunicarte.

+ Noticias


Cómo sacarle el mejor provecho a los colores
Usos del alcanfor: más allá de combatir la polilla
Lin-Manuel Miranda, el genio creativo detrás de la banda sonora de ‘Encanto’
10 consejos para prevenir la humedad en los closets