Patricia Escobar
Columnista / 29 de octubre de 2022

Un tema de moda

Yo no sé si a todas las pensionadas de mi edad les ocurre lo mismo que me está ocurriendo a mí por estos días. Nos hemos, por gusto propio o a la fuerza, involucrado con temas que nunca nos habían interesado. Uno de esos es la Reforma Tributaria.

Como nunca, la Reforma Tributaria se ha vuelto un tema cotidiano en el que todos participan, hablan, analizan, critican, informan, desinforman, opinan. He escuchado a personas de oficios varios que no terminaron el bachillerato hablando del tema como si fueran expertos en economía o administración pública. He visto a compañeras de mi generación tratando de arreglar económicamente el país, sin que se hayan preocupado de a mucho por manejar las finanzas de su casa. Y he conocido infinidad de gremios y asociaciones a las que nunca les había escuchado un pronunciamiento público en defensa de los colombianos.

El tema anda de boca en boca, y como nunca, vuelvo y lo digo, se ha vuelto de dominio público. Por lo menos ahora se sabe un poco más de qué se trata la cosa y de la cantidad de aspectos que se abordan.

Particularmente creo que es bueno que por fin los colombianos nos interesemos por temas que realmente nos deberían interesar y a los que hace un año ni bolas les parábamos, salvo cuando en plena pandemia a un Ministro se le antojó volver a hablar del asunto produciendo un “estallido social”.

Cada Presidente viene con su Reforma Tributaria debajo del brazo. Siempre ha sido así, porque es la forma que tienen los Gobiernos de obtener recursos y adelantar básicamente programas sociales. Y en ocasiones, las reformas que se suponen deben ‘servir’ para los cuatro años, tienen que modificarse o ampliarse porque no logran su objetivo. La cuestión es que Colombia gasta más plata de la que le ingresa y equilibrarse es posible, básicamente, a partir del cobro de impuestos o tributos, ampliando la base tributaria, es decir que más gente pague impuestos, o combatiendo a los evasores. Todo indica que no hay sino esas tres opciones.

En los últimos 22 años se han realizado en Colombia 12 reformas. Son básicamente Estatutos Tributarios que indican las reglas para cobrar impuestos a personas y empresas. Está más que claro que sin impuestos un gobierno no sobrevive, pero a quienes nunca nos había interesado el tema, hoy estamos ‘out’ si no le damos, por lo menos, un miradita al mismo.

Ahora, pareciéndome bien que se toquen y traten temas que al final nos interesan a todos, lo que me llama poderosamente la atención es que, por primera vez, una Reforma, o mejor dicho, su propuesta, se desmenuza de arriba a abajo, y la mal pensada de mi cabeza se pregunta: Será que como por primera vez tenemos un Presidente de izquierda, ¿ahora sí el tema económico es importante?, o que por haber sido presentada por un Presidente que no es de la cuerda de quienes manejan económica y comunicacionalmente el país, ¿el tema sí es importante? ¿O será que estamos madurando como seres sociales?

La respuesta a estos dos interrogantes tiene tanto de largo como de ancho. Una de las conclusiones que he sacado es que en este país seguimos mostrando que el interés particular prima sobre el general; que cuando algo nos afecta nuestro propio bolsillo, se vuelve importante, y ahí sí trinamos, y que cuando el problema es de los grupos que se designan como minoritarios, pero que en Colombia somos mayoría, entonces no nos importa.

Otra conclusión que se me viene a la cabeza es que tenemos un Presidente que escucha argumentos, y que a pesar de que defiende a capa y espada sus tesis, como la protección del medio ambiente y una sociedad más justa, cede ante lo racional. Así lo está demostrando al desmontar artículos polémicos, como el impuesto a pensiones millonarias, y al modificar otros relacionados con hidrocarburos, para hablar solo de dos temas. Sin embargo, ese gesto es cuestionado por sus opositores.

Habrá entonces que esperar lo que pase en el Congreso, que al final de cuentas es el que decide, el que aprueba. Yo espero entonces que sigamos atentos al tema.

+ Noticias


En ‘Sabor Barranquilla’ se busca la mejor receta casera
El furor de los delineados ‘ojos de gato’, estilo árabe y con doble trazado
“Vida de Colores es la voz del pueblo en su diversidad”: Aida Bossa
Black Eyed Peas, Shakira y David Guetta, una mezcla a otro nivel