La Buena Sazón / 12 de septiembre de 2020

Una dulzura que llegó de Europa

Para endulzar un día muy especial, como el de amor y amistad que ya se acerca, nada más delicioso que esta receta a base de duraznos.

Carmen Vásquez

Poco a poco se van abriendo las puertas a un espacio de más tranquilidad, se puede decir que es un espacio perfecto para compartir con aquellas amigas que hace mucho tiempo no vemos. Claro que sin exageraciones. Las invitaciones deben ser muy cortas y con muy pocas amigas, no podemos creer que el bendito «bicho chino» ya no está presente. Ahora es cuando se regó como verdolaga en playa, de aquí que el cuidado debe ser con una mayor disciplina personal. 

La recomendación para estos días de amistad, cariñitos, amabilidad, debe ser de extrema dulzura. Como la dulzura de los duraznos. Esta es de las recetas perfectas para compartir con las amigas, por ser muy fácil, bonita en su presentación, deliciosa y versátil para servirla. Pueden acompañarla con un té caliente o con una muy fría champañita.

El nombre genérico del durazno es de la especie de los árboles melocotoneros. Es una fruta de carne tierna y jugosa y es considerada en China como símbolo de la longevidad. Fue traída por los conquistadores españoles. Tiene un aroma especial y es perfecta para hacer diversos postres.

BRIOCHE CON QUESO CREMA Y DURAZNO

INGREDIENTES

8 – rebanadas gruesas de pan brioche

2 – cucharadas de mantequilla

1 – pieza de queso crema

3 – cucharadas de crema

2 – cucharadas de azúcar glas

1/2 – taza de miel de maple

1 – lata de duraznos en almíbar

PREPARACIÓN

Asar el pan con la mantequilla en una plancha a fuego medio. Saltear los duraznos con la miel.

Mientras tanto acremar el queso con el azúcar y untar sobre los panes. Colocar sobre cada rebanada los duraznos.

NOTA: Acremar es trabajar la crema hasta que se vuelva ligera.

+ Noticias


Luis Díaz, la revelación de Colombia en la Copa América 2021
Un vistazo a los hechos más destacados del deporte
Todo lo que tienes que saber sobre el iPhone 12
“Gracias a la escoba y al trapero pude graduarme de chef”: José Saavedra