Pilar Castaño
Columnista / 19 de septiembre de 2022

Adiós a Isabel II, la eterna reina de los ingleses

En Londres todo esta listo para el pomposo entierro, donde todo ha sido milimétricamente calculado para darle el último adiós a la Reina que durante 70 años trabajó por mantener la monarquía inglesa.

Recuerdan la canción infantil “El Puente está quebrado” ?. Ese fue el código del 8 de septiembre, a las 7pm, para anunciar oficialmente desde el palacio de Buckingham que la Reina Isabel II habia muerto. ¨London bridge has fallen¨.

Elizabeth Alexandra Mary, había nacido en Londres el 21 de abril de 1926, siendo la hija mayor de los duques de York. Su tío, el rey Eduardo VIII, abdicó por amor, y ese rey enamorado como un personaje de las novelas de Shakespeare delegó todas las responsabilidades a su hermano, Jorge VI, quien reinó desde 1936. Isabel tuvo siempre una bella y estrecha relación con su padre, quien la entrenó para que fuera su sucesora, aunque murió muy jóven de cáncer de pulmón. Isabel, recién casada con el Duque de Edimburgo, su gran amor y padre de sus cuatro hijos, nunca se imagino que seria coronada a los 26 años y reinaría por 7 décadas 

Murió en su lugar de descanso favorito, el castillo escocés de Balmoral, donde caminó por décadas, recorriendo sus bosques y montañas a caballo y cazando. Fue una gran amazona.

Siempre prefirió vivir en el campo, más que en el castillo de Buckingham, donde atendía con una disciplina y diplomacia los 54 países pertenecientes a la Mancomunidad de Naciones, en su rol específico como monarca del Reino Unido. Por 70 años fue la cabeza suprema de la iglesia de Inglaterra. Acreditó a 15 primeros ministros, incluidos Churchill y dos mujeres. Será recordada por su cumplimiento al deber con una fortaleza de roca.

Pero también la historia la recordará pos su estilo muy personal y amor por la Moda. La utilizó como una herramienta de comunicación para acercar al pueblo de la realeza. Cómo olvidar la foto que le dió la vuelta al mundo de la Reina sentada en el “Front Row” con la otra reina de la moda, la inglesa Anna Wintour, entregando el premio reina Isabel II al diseño británico. Vestida como siempre impecable con su sastre azul celeste cartera y zapatos negros y sus infaltables guantes. Siempre colores pasteles en abrigos y vestidos rectos muy femeninos. Amaba los sombreros llamativos. Sus sartas de perlas, sello inconfundible al igual que sus broches y tiaras. Le encantaba vestirse de gala y el blanco ceremonial.

En el campo era una inglesa más, manejando su jeep Range Rover, botas de caucho y su chaqueta Barbour o gabardina Burberry. Lo único francés, eran sus pañoletas Hermés.

Femenina, amaba pintarse los labios con sus pintalabios rojos y con el paso del tiempo lo suavizó a un rosado más suave. La marca Elizabeth Arden.

Se perfumaba muy poco, en su cartera siempre un pañuelo con el aroma del agua de colonia.

La recordaremos siempre. Sorteó toda clase de convulsiones desde la II Guerra Mundial hasta el Brexit, sin hablar de las tormentas y pérdidas familiares. Y siempre como una Reina.Será siempre la Reina de su pueblo.

Podcast. «La moda es más fuerte que todo» (Spotify) .http://pilarmode.com/

+ Noticias


Vientos y olas, mezcla perfecta en parada mundial de kitesurf en Santa Verónica
Farex, un compromiso con la reactivación cultural del país
Sebastián Viera, el ‘Ángel’ que se inmortalizó en Barranquilla
Regalo para mamá en verde, el color de moda