Personaje / 18 de noviembre de 2023

Alba Pérez, la primera dama del protocolo

Miguel Utria

Con más de 35 años de servicio en el sector público, esta hija adoptiva de Barranquilla ha tenido a su cargo las relaciones públicas y el protocolo de nueve gobernadores del Atlántico y cinco alcaldes del Distrito de Barranquilla.

El alcalde Jaime Pumarejo con Alba Pérez y Fidel Castaño, tras condecorarlos con la Medalla ‘Ciudad de Barranquilla’.

Se llama Alba de Jesús, nombre que adora y del que se siente encantada cuando alguien la llama así. Aunque confiesa que siendo niña prefería que le dijeran “Alba”, a secas.

Alba encarna el mayor referente cuando se habla de protocolo y relaciones públicas en la ciudad de Barranquilla tanto en el sector privado como en el público, en el que ha estado los últimos 35 años de su vida laboral.

A su cargo ha estado el manejo e intercambio de las relaciones públicas y el protocolo de nueve gobernadores del Atlántico y cinco alcaldes en turno del distrito de Barranquilla.

Adicional a ello ha sido la coordinadora de las avanzadas (protocolo) con la Casa Militar de ocho presidentes, incluido Gustavo Petro, actualmente en el poder.

Alba de Jesús Pérez Guzmán nació en el Carmen de Bolívar, pero siendo niña sus padres se trasladaron a la capital del Atlántico donde ella se formó académicamente, conformó su familia y ha desarrollado su vida profesional. Es bachiller del Colegio Nuestra Señora de Lourdes y egresada de la facultad de Comunicación Social de la Universidad Autónoma del Caribe.

Se considera “felizmente casada” con Ramiro Trujillo Orozco; es madre de tres hijos: Andrés Felipe, hoy capitán en uso de buen retiro de la Armada Nacional, donde se desempeñó como piloto de helicópteros; Ramiro Andrés y Daniela, ambos comunicadores sociales-periodistas de la Universidad del Norte; y tiene dos nietos, Cristina María y Ramiro José, de 7 y 4 años de edad, respectivamente.

Tras culminar sus estudios de bachillerato, Albita, como cariñosamente le llaman sus más allegados, planeaba estudiar Medicina en Bogotá, adonde tendría que viajar y vivir sola. Pero como sus padres se opusieron de manera vehemente, optó por matricularse en la facultad de Comunicación Social de la Universidad Autónoma del Caribe, que en ese entonces era nocturna.

Albita en sus inicios, como relacionista de Camacol.

Asegura que teniendo todo el día disponible, decidió buscar trabajo, y aún en contra del querer de sus padres, consiguió ser contratada en la fábrica ‘Ico Pinturas’,  donde fue recepcionista en cumplimiento de una licencia por vacaciones.

Al cumplirse el tiempo de las vacaciones, el jefe decidió dejarla en la empresa como asistente de ventas, hasta cumplir tres años, cuando se retiró tras conocer a la diseñadora de interiores y exreina del Carnaval Margarita Rosa Donado, con quien se fue a trabajar en su empresa denominada ‘Multialfombras’.

Por su desempeño como estudiante, un día su profesor Alfredo Ruiz Arenas (Q.E.P.D), quien laboraba en varios medios de la ciudad, la invitó a un programa radial que él dirigía en Emisoras ABC. El espacio se llamaba ‘Regresando’, y se transmitía todos los domingos.

Ese día el entonces director del medio radial, Leonidas Otálora, le propuso que siguiera en ese espacio, y desde entonces continuó hasta enamorarse de la radio. Allí estuvo hasta culminar sus estudios, cuando se vinculó a los gremios de la producción, en primer lugar en la Lonja de Propiedad Raiz, donde organizaba los eventos y dirigía la revista de la entidad ‘Arrendamos y Vendemos’.

El mandatario con el que más ha trabajado es Alex Char, a quien acompañó como Gobernador del Atlántico y en sus dos periodos como Alcalde de Barranquilla.

“Allí trabajábamos en la organización de eventos, reuniones y juntas. Y como era un trabajo de medio tiempo, que realizaba por las tardes, ingresé a trabajar en Camacol en las mañanas”, asegura Alba Pérez.

Pero además de lo anterior, Albita seguía en la radio y con el profesor incursionó en el mundo de la publicidad en materia de ventas, hasta que decidió independizarse y comenzó a trabajar como asesora externa y a dictar clases de Relaciones Públicas y Humanas en varias empresas de la ciudad.

Durante su paso por la Lonja de Propiedad Raíz tuvo la oportunidad de conocer a Edgardo Sales, quien era el presidente de la Federación de Lonjas –Fedelonjas-, y recuerda que estando en una asamblea nacional de la agremiación, mientras ella presentaba el evento, le llegó a sus manos un fax para que lo leyera en público. En el mismo, el entonces presidente de la República, Virgilio Barco, designaba a Sales en el cargo de Gobernador del Atlántico.

“Ese mismo día, ya en la noche, él me llamó para decirme que quería que le manejara la prensa y las relaciones públicas en la Gobernación. Fue una sorpresa para mí y una decisión difícil porque yo tenía una estabilidad laboral en la Lonja y mis asesorías particulares, además el cargo de Gobernador podría cambiar en cualquier momento. Entonces él me propuso que pidiera una licencia, lo hice, me la dieron por siete meses y me fui para la Gobernación”.

Sales estuvo por tres años en el cargo, tiempo durante el cual Alba estuvo con él como jefe de prensa, mientras que el jefe de protocolo era Juan Goenaga, al que ella asistía, además de las otras funciones.

Durante su administración, Edgardo Sales la nombró como gobernadora encargada (Decreto 000167 del 10 de marzo de 1989), mientras él cumplía una misión fuera del Departamento, por espacio de cuatro días. Durante este lapso el presidente Barco la delegó para que lo representara en un evento en la ciudad en el que se entregaría una distinción.

Posteriormente fueron designados como gobernadores Arturo Sarabia Better y Arnold Gómez Mendoza, con quienes continuó trabajando, hasta que llegó la elección popular del cargo, que dio como primer ganador a Gustavo Bell Lemus.

Alba Pérez con Gustavo Bell en sus días como gobernador del Atlántico (1992.
Entre 2004 y 2007, acompañó a Carlos Rodado a su paso por la Gobernación del Atlántico.

En total, Alba Pérez asesoró en protocolo y relaciones públicas a los gobernadores Edgardo Sales Sales, Arturo Sarabia Better, Arnold Gómez Mendoza, Gustavo Bell Lemus, Nelson Polo Hernández, Rodolfo Espinosa Meola, Ventura Díaz Mejía, Alejandro Char Chaljub y Carlos Rodado Noriega.

Alba recuerda con mucho cariño que sus colegas periodistas pedían al gobernador entrante que la mantuviera en el cargo por todo el cariño, admiración y logros alcanzados en favor de los presentantes de los medios durante el desarrollo de sus funciones.

Con el expresidente Álvar Uribe.

Pero al ser elegido Alejandro Char como alcalde de Barranquilla, este la llama para que trabaje con él. Asegura que la relación con los Char se dio por intermedio de Adelita de Char, madre de Alejandro, y de ahí el aprecio de la familia por ella. Con Alex Char es con quien más tiempo ha trabajado, pues lo ha acompañado durante los meses que estuvo como gobernador y en las dos oportunidades en las que ha sido alcalde de Barranquilla.

Además, acompañó a los alcaldes Elsa Noguera y actualmente es asesora externa de Jaime Pumarejo, tras haberse jubilado por tiempo de servicio. De eso hace un par de años.

Ha trabajado en la coordinación avanzadas de los presidentes Virgilio Barco Vargas, César Gaviria Trujillo, Andrés Pastrana Arango, Ernesto Samper Pizano, Álvaro Uribe Vélez, Juan Manuel Santos, Iván Duque y Gustavo Petro Urrego, actual mandatario.

Por su admirable labor en el área de Relaciones Pública y Protocolo, Albita ha recibido la  Medalla ‘Barrancas De San Nicolás’ 2022, por parte del Concejo de Barranquilla y la ‘Medalla Ciudad de Barranquilla’, categoría Oro 2023 de la Alcaldía Distrital. Adicionalmente ha recibido las distinciones ‘Escudo de Armas’ de la segunda Brigada del Ejército, ‘Escudo de Armas del Departamento de Policía del Atlántico, Servicios distinguidos de la Escuela de Policía Antonio Nariño, ‘Funcionario Destacado’ de la Fundación Puerta de Oro de Colombia y ´Premio a la Excelencia Profesional’, del Club Rotario de Barranquilla.

Alba Pérez con su esposo Ramiro Trujillo, y sus hijos Andrés, Ramiro y Daniela.

Mientras ha cumplido con sus cargos, colegas que trabajan con empresas, estudiantes y demás profesionales consultan a Alba de Jesús Pérez sobre cómo llevar el protocolo de ciertos eventos, lo que ella atiende con la amabilidad que la caracteriza y sin esperar nada a cabio.

“Yo amo mi trabajo y profesión, y cuando uno trabaja con amor y pasión las cosas siempre salen bien. Pero por sobre todas las cosas siempre pongo a Dios porque él es quien nos da esa fuerza y disposición de trabajar siempre con ese empeño, responsabilidad, entrega y sin cansarte. El tiempo lo pone Dios”.

Aunque el trabajo para Alba es una pasión –y asegura que si Dios y los mandatarios de turno así lo disponen ella estará presta a seguir sirviendo en beneficio de la ciudad y el departamento—, nunca ha dejado a un lado a su familia, a la que le ha dedicado todo el amor durante estos años y siempre ha estado para ellos.

+ Noticias


Biblos: sabor árabe con 50 años de historia
“Aquellos cuyas vidas han sido afectadas por el cáncer, no pierdan la fe ni la esperanza”: Kate Middleton
Alianza para diseñar ciudades más inclusivas, productivas y sustentables
Vivian Saad, guerrera del patrimonio