Moda / 11 de julio de 2020

Aura Ayala y sus joyas para grandes las ocasiones

Miredvista.co

La diseñadora barranquillera se ha especializado en alta joyería, pero también trabaja la bisutería y el recamado.

Aura Ayala comenzó haciendo “cositas” para ella o para sorprender a sus amigas o a alguien de su familia en el día de su cumpleaños. «Hacía sobre todo cadenitas que gustaban mucho», dice, y así le llegaron sus primeras compradoras, unas amigas de su mamá.

Así se fue abriendo paso esta artista barranquillera, comunicadora social y periodista de la Universidad del Norte, especialista en comunicación organizacional de la Javeriana, quien en breve se graduará en el arte de la alta joyería, en la Escuela Nacional de Alta Joyería en Bogotá.

Aura, que vive entre Barranquilla y Bogotá, dice que si bien ama su profesión, la comunicación social –sobre todo escribir—, el diseño de joyas le “apasiona”. “Y siento que esas dos facetas se complementan, pues a fin de cuentas diseñar es comunicar”, dice.

Recuerda que aprendió a hacer todo tipo de bisutería en el almacén Hazlo tú, en Barranquilla, donde venden los materiales y enseñan a hacer las cosas, pero para todos los clientes en general. Cuenta que como no le gustaba que vieran lo que ella hacía y además quería que el maestro se dedicara a ella, tomaba clases personalizadas antes de que abrieran el almacén.

Con esto se lanzó a hacer aretes, anillos, collares, que se distinguían porque no se parecían a nada más –diseños exclusivos— y por su tamaño. “Mis aretes y anillos son grandes, llamativos”, dice. Las redes sociales han sido sus grandes aliadas a la hora de promocionarlos.

El negocio creció y fue así como esta joven emprendedora abrió su taller en Barranquilla, en el que quince artesanas siguen las instrucciones de diseño para trabajar en las tres líneas la marca Aura Ayala: alta joyería, bisutería y el recamado en piedras, lentejuelas, plumas, etc.

Este último lo desarrolla en zapatos, carteras, vestidos de gala y de baño, para reconocidas diseñadoras y marcas, en la mayoría de los casos bajo acuerdos de confidencialidad.

Aura dice que si bien las tendencias de moda son importantes, para ella como joyera no son determinantes. “He desarrollado un estilo que podría definir como clásico, elegante, lujoso, festivo”, dice.

En alta joyería ella trabaja piedras preciosas y semipreciosas, así como la plata, el platino y el oro, aunque asegura que hoy la gente busca materiales más discretos. “Además, el amarillo tuvo su época, pero ya no gusta mucho. La plata en cambio es muy apetecida por economía, brillo y porque permite hacer de todo”.

En materia de bisutería dice que el acero inoxidable, los entorchados, los canutillos, mostacillas, cristales checos y el miyuki son muy apetecidos.

Hoy sus joyas no solo se venden en Barranquilla, Cartagena y Bogotá, sino en tiendas de Miami. El año pasado participó con éxito en la Feria Internacional de Nueva York, donde las mochilas wayuu que recamó causaron sensación. «Respeto mucho la propiedad intelectual y dejo claro que yo no hago mochilas, que son de una comunidad en equis o yé lugar, Lo mío, eso sí, es el valor agregado que le doy con el recamado», precisa.

El sueño de esta artista barranquillera, que hoy se está especializando en la técnica del casting (piezas en serie) y la gemología, es llevar su arte a las cárceles y enseñárselo a las internas. «Me encantaría enseñarles a ser productivas, algo así como lo que ha hecho Johana Bahamón», dice al final.

+ Noticias


Maradona y música: 10 canciones para el ’10’
Encanto de herencia
Snacks saludables, la receta del éxito de dos empresarios barranquilleros
Artesanía refrescante