Lo último / 4 de junio de 2022

Aura Lucía Restrepo, la reina que le ganó a El Ajedrecista, Gilberto Rodríguez Orejuela

«Fue el hombre que más amé y la persona que más me amó», ha dicho varias veces Aura Lucía Restrepo sobre el fallecido ex capo Gilberto Rodríguez.

Alix López

La que fuera amante durante ocho años del excapo del Cartel de Cali, fallecido esta semana en una cárcel de EE.UU., hizo varias revelaciones en su libro ‘Ya no quiero callar’. Rodríguez Orejuela tomaba pastillas contra la depresión, y la llenaba de joyas y flores, recuerda.

Gilberto Rodríguez Orejuela y la exreina de Turismo del Valle Aura Lucía Restrepo, la última que lo vio en libertad.

Aura Lucía Restrepo Franco tenía 20 años cuando conoció en 1987 al jefe del Cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela, fallecido este miércoles en una cárcel de Carolina del Norte, Estados Unidos, en la que pagaba una condena de 30 años.

“Fue el hombre que más amé y la persona que más me amó”, dijo la exreina del Turismo del Valle del Cauca que en el 2014 lanzó su libro “Ya no quiero callar”, que narra los ocho años que vivió junto al entonces todopoderoso capo, hasta el 15 de junio de 1995 cuando fue capturado por el Bloque de Búsqueda.

Durante el allanamiento ella lo acompañaba en la vivienda que compartían en el barrio Santa Mónica de la capital del Valle, incluso alcanzó a esconderlo en uno de los closets-caletas del inmueble, por lo que fue enviada a la cárcel señalada del delito de encubrimiento.

“La exreina Aura Rocío Restrepo fue la última persona que en 1995 vio en libertad a Gilberto Rodríguez Orejuela, el escurridizo mafioso. Durante esos años de convivencia fue testigo de excepción de acontecimientos que marcaron la historia de Colombia en la década de los 90”, señala Editorial Planeta en la reseña de la obra que salió al mercado en el 2014.

El capo de 83 años murió al parecer por problemas cardíacos en el Federal Medical Center, el centro asistencial adscrito a la prisión de baja seguridad de Butner, en la que permanecía.

Una vida entre lujos y miedos

Aura Lucia Restrepo cuando fue Reina del Turismo del Valle.
Portada del libro escrito por Aura Lucía.

La exreina conoció a El Ajedrecista, como también conocían a Rodríguez Orejuela, una noche cuando ella acudió al penthouse que el narcotraficante ocupaba en Cali.

“Estábamos destinados a estar juntos, la vida me lo puso allí. Me fue conquistando sin que yo me diera cuenta. Cuando uno está enamorado no es consciente de nada, yo sabía quién era, uno piensa con el corazón no con la cabeza», confesó sobre su relación con uno de los hombres más buscados en la década de los 90.

Aura Lucía, que no volvió a ver al capo desde su extradición a Estados Unidos, dice que solo sabía de Rodrígue Orejuela por intermediarios.

Sobre su muerte, dijo que lo más doloroso fue que Gilberto no hubiera podido despedirse de sus ocho hijos y nietos.

Contó además que el hombre con el que compartió ocho años de su vida era muy detallista, y que su primer regalo fue una cámara filmadora. “Me daba joyas como diamantes y zafiros, era un hombre muy sobrio. A mi no me gustaban joyas rojas ni verdes, nada de eso. Me mandaba flores todo el tiempo y me escribía poemas”.

También contó que el capo tomaba pastillas contra la depresión y que no eran felices del todo porque permanentemente debían salir corriendo para evitar ser capturados.

Tanto Gilberto, como su hermano Miguel (casado con la Señorita Colombia 1974, Marta Lucía Echeverri), tenian fama de conquistadores y mujeriegos. El primer matrimonio de Gilberto fue con Mariela Mondragón con quien tuvo 4 hijos, en la época en que él trabajaba para varios laboratorios y ella estaba vinculada a una farmacia. Luego se relacionó con Gladys Miriam Libreros, quien tenía una niña y a la que le dio su apellido. De esta unión nació un niño. Del romance con Nelly Herrera tuvo otro hijo. Y desde 1987 estaba con Aura Lucia Restrepo.

En ‘Ya no quiero callar’, Aura Lucía estremeció el acontecer nacional tras relatar episodios inéditos de la sangrienta guerra entre los carteles de Cali y Medellín, y en particular la tarea que asumió de escuchar y editar las conversaciones interceptadas en Medellín al capo Pablo Escobar.

También cuenta en detalle cómo Gilberto Rodríguez y su hermano promovieron y financiaron numerosas campañas políticas, entre ellas a la Presidencia de la República. Además, devela el misterio sobre el famoso y jamás resuelto robo al Banco de la República en Pasto, ocurrido en 1977, y señala como autor material e intelectual a Gilberto Rodríguez.

En uno de los apartes de la obra también detalla la celebración que el 2 de diciembre de 1993 hizo Gilberto Rodríguez, cuando el Bloque de Búsqueda dio de baja a Pablo Escobar Gaviria, su archienemigo, jefe del Cartel de Medellín.

“(…) Me llamó el ‘Flaco’ y me contó exaltado que acababan de matar a Pablo Escobar en Medellín. Me pidió que estuviera lista porque ya habían enviado a alguien a recogerme. Hubiera dado lo que fuera por estar al lado de Gilberto cuando recibió la noticia. Llegué en menos de cinco minutos, nos abrazamos y brindamos con champaña Dom Pérignon, mientras él no podía ocultar su júbilo”, escribió.

Aura Lucía, hoy separada de su segunda relación con la que tuvo dos hijos, dijo además en entrevista con Semana.com, que Gilberto llevaba las cuentas muy detalladas de su fortuna y que era una persona amarrada o tacaña. “Tengo tanto dinero que hace años perdí la cuenta de lo que tengo, que mis hijos y nietos podrían derrochar y no lo acabarían”.

También contó que las joyas que le regaló el capo las devolvió a uno de los hijos de Rodríguez Orejuela cuando ella estaba en la cárcel. «Yo fui el chivo expiatorio».

Aura Lucía Restrepo en una foto reciente. Tomada de internet

+ Noticias


Sorber alimentos: ¿placer o malos modales? Lo que revelan varios expertos
Los ‘amores eternos’ de Clara Cabello, Nancy Zuleta y Mary Luz Alonso
Seis canciones para celebrar los 209 años de Barranquilla
La moda del futuro y la importancia de cuidar el planeta