Mundo curioso / 21 de mayo de 2022

¿Cómo criar a nonillizos? Una pareja de africanos narra su experiencia

Halima Cisse y Kader Arby en el primer cumpleaños de sus nueve hijos. Tomada de: @les_nonuples_arby

Alix López

Halima Cisse, de 27 años, y Kader Arby, de 36, acaban de celebrar el primer año de sus hijos nacidos en embarazo múltiple. Un milagro porque las posibilidades de sobrevivir eran mínimas.

Halima Cisse, 23 años, y a Kader Arby con sus nueve bebés en el primer cumpleaños. También aparece Sodua, la hija mayor.

Traer a un hijo al mundo es toda una responsabiidad porque además de amor se requiere de tiempo, dedicación y del dinero suficiente para darle una crianza óptima con buena alimentación, salud, educacion y esparcimiento, entre otros factores.

Y qué decir cuando se trata entonces de más de uno o cuando el embarazo es múltiple ¡Tamaña responsabilidad de padres!

En esta historia no nos vamos a referir a gemelos, ni a trillizos ni cuatrillizos sino de nonillizos (sí, están leyendo bien, nueve) como le ocurrió a los africanos Halima Cisse, 23 años, y a Kader Arby, de 36, que acaban de celebrar el primer año de sus cinco niñas y cuatro niños nacidos en mayo del 2021 en Casablanca (Marruecos), batiendo de esta manera de un nuevo récord mundial de nacimientos múltiples.

Hasta el año pasado el título que desde el 2009 ostentaba Nadya Suleman, quien dio a luz a dos ocho bebés en Estados Unidos.

Octomum, como se le conoce a esta palestina-lituana comparte sus redes sociales fotos y videos de Nariyah, Isaiah, Maliyah, Jeremiah, Noah, Josiah, Jonah y Makai, “Nunca he visto niños que amen y quieran servir a los demás (particularmente a los menos afortunados), con tanta audacia y confianza como lo hacen todos y cada uno de ustedes. No sois seguidores de este mundo superficial, sino de un Dios que os creó y os ama incondicionalmente. No sé qué podría haber hecho para merecer ser bendecido tan generosamente”, escribió en Instagram (@nataliesuleman).

Nadya Suleman con sus octillizos nacidos en el 2009.

Los nonillizos de Mali

Tanto para Halima como para Kader, el nacimiento de sus niños es un verdadero “milagro” porque las posibilidades de que sobrevivieran eran mínimas.

Los niños pesaban entre 1,2 y 2,2 libras por lo que un equipo de diez médicos, 25 paramédicos y 18 enfermeras fueron los encargados de sacarlos adelante.

La salud de Halima también se complicó porque sufrió una hemorragia en la arteria uterina que la tuvo al borde de la muerte. Su vientre pesaba 30 kilos, revelaron los médicos.

Desde su nacimiento, esta pareja de africanos ha recibido toda la ayuda que se requiere para sostener a Adama, Oumou, Hawa, Kadidia, Fatouma, Oumar, Elhadji, Bah y Mohammed VI.

Los médicos y enfermeras les donan los pañales y los biberones para sus nueve hijos e incluso llevaron el pudín y las velas para cantarles el primer Feliz Cumpleaños al que se unió la pequeña Souda, la primogénita de los esposos Arby-Cisse.

Kader, al servicio del Ejército de Mali, confesó en entrevista a varios medios de comunicación que el reto más complicado es que los nueve se vayan a la cama a la misma hora. Desde el nacimiento de los nonillizos él solo ha podido viajar a su casa en dos oportunidades.

“Cada uno tiene una personalidad única, algunos necesitan más atención, algunos necesitan que los abracen más y otros se enojan más fácilmente”, confesó.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Nonuples Arby (@les_nonuples_arby)

+ Noticias


Uyy… ¡qué mango!
La hamaca, otra razón para quedarse en casa
Queimada Grande, la isla más peligrosa del mundo
Telenovelas: llegó la hora del reencauche