Dolce vita / 20 de junio de 2020

Del tacón a las chancletas

Miredvista.co

¿Qué efecto tienen en la salud de la mujer calzar zapatillas empinadas o andar en chanclas planas y sueltas todo el tiempo?

Uno de los tantos memes que circulan por estos días de pandemia registra la perfección la estrecha relación que muchos hemos establecido con nuestras chancletas, sandalias y zapatos deportivos: “Mis zapatos creen que morí. Las únicas que saben la verdad son las chanclas”.

El mensaje, además de divertido y ocurrente, apunta a lo que es una realidad, al menos para las mujeres. En esta cuarentena, los tacones pasaron a ser parte de la historia de ellas, por muy glamorosas que sean, y en cambio el calzado cómodo, liviano y plano manda hoy la parada. Y es literal.

En cada caso, ¿cuáles son las ventajas y desventajas desde el punto de vista de la salud? Pues bien, vayamos a paso lento, pisada a pisada.

TACONES

Los zapatos de tacón alto son elegantes, pero no se recomienda su uso permanentemente. (Foto tomada de Internet)

Los zapatos de tacón elevado cambian drásticamente la estructura corporal y pueden llegar a producir alteraciones de tipo músculo-esqueléticas y dolores en articulaciones.

¿A qué se debe esto? A que todo el peso del cuerpo se descarga hacia el metatarso, es decir, la parte delantera del pie. Entonces, a mayor altura, es mayor el peso que los pies deben soportar. Normalmente, cuando caminamos descalzos o con zapato plano el metatarso soporta el 43% y el talón el 57% restante.

El uso cotidiano y prolongado de tacones afecta la postura, y por ende pueden llegar a ocasionar una lesión en la columna, por la mala alineación de las caderas.

Dado que hay un efecto en la postura, esta también altera las rodillas por la presión que soportan con la inclinación de los pies. El riesgo es terminar padeciendo de osteoartritis.

También los músculos de la pantorrilla se tensan y contraen por la posición de los pies y pierden su elasticidad, lo que puede terminar en una contractura. Y la presión sobre la parte delantera del pie ocasiona dolor en los huesos delanteros por la compresión e inflamación de los tejidos.

Todo lo anterior, sin sumar otras afecciones que como las várices, los juanetes, callos, esguinces, artrosis, inflamación del tendón de Aquiles y la fascitis plantar, empeoran el panorama.

Ante estos efectos, las recomendaciones giran en torno al uso del calzado de no más de 4 centímetros de alto y el alternarlos con otros más bajos (no menos de 2 cms), en lo posible con plataforma o tacón corrido.

CHANCLETAS

Las chancletas son recomendadas para las zonas húmedas, principalmente. (Foto tomada de Internet)

Después de haber visto los riesgos para las mujeres que tiene el andar entaconadas, muchos se preguntarán qué de malo puede haber en el uso de ese estilo de calzado plano y suelto, ideal para estos días de mucho calor y confinamiento.

Los podólogos recomiendan el uso de chanclas en espacios que representan un riesgo porque están mojados, como duchas públicas o gimnasios o piscinas, para evitar resbalar y caer o contraer un hongo o una infección.

No cuesta ningún trabajo calzarlas, porque nada tan cómodo, rápido y práctico de llevar como unas buenas chancletas. Y en la misma línea, unas sandalias planas o unos zapatos deportivos que, sin duda, son una mejor opción.

Sin embargo, las chancletas, por muy finas o de marca que sean, no se les puede llevar a todas partes como a veces queremos, o calzar todo el día como pretendemos, porque su mal uso también tiene efectos para nuestro bienestar.

Las chanclas generan inestabilidad por ser sueltas, y corremos entonces el riesgo de una torcedura o esguince, y propician el uso del dedo en forma de garra para retenerlas, lo que causa tensión y dolor en el pie o la aparición de la fascitis plantar: la inflamación del tendón (fascia plantar) que va desde los dedos al talón. Y además se modifica nuestra forma de caminar (patrón de marcha) al tener que dar pasos más cortos.

+ Noticias


Homenaje a Gabo, Meira y Ramón Illán en Carnavalartes
¡Ahora sí, Joselito vive!
Un Carnaval con baño de oro, para lucirlo todo el año
Lo mejor del Premio Lo Nuestro