Dolce vita / 24 de junio de 2023

El café colombiano también tiene su día nacional

El 27 de junio, día de la Federación Nacional de Cafeteros, es la fecha que ha sido destinada para celebrar el café.

Miguel Utria

El ‘rey de las bebidas calientes’ ha aumentado la conquista del gusto entre los colombianos que cada día lo consumen en diferentes opciones.

“Me encanta el café, y me lo puedo tomar de varias formas, helado, endulzado con leche condensada, con o sin azúcar, café fuerte de sabor, mas no amargo, además me tomo uno antes de dormir, ¡lo mejor!”.

Así se refiere el ingeniero Levis Rico al preguntársele qué tanto le gustaba el café, y cómo prefiere tomarlo. El, al igual que millones de colombianos han adoptado esta bebida para iniciar el día y avanzar en las actividades cotidianas.

Para los amantes del café, es un verdadero placer degustar una taza de la bebida en las mañanas. Nada más propicio para recargar las baterías e iniciar el día activado.

Muchos otros prefieren tomarlo en el desayuno acompañado de sus alimentos favoritos antes de iniciar las labores del día. Pero esta bebida jamás puede faltar, sea negro, con leche o capuchino, bebida que dejó de ser exclusiva de las elites para adentrarse en el mundo de lo popular.

Los recolectores de café en Colombia se esmeran por sustraer el mejor grano de los cultivos.

Tan importante se ha tornado el café en la vida cotidiana de los colombianos que no solo es uno de los productos que marca el crecimiento económico del país o que mayor recordación presenta en el mundo entero cuando se pregunta por algo que le recuerde el nombre de Colombia.

Para los productores y caficultores es de suma importancia el café, que este tiene su día nacional: el 27 de junio, fecha que coincide con la celebración del día de la Federación Nacional de Cafeteros, agremiación que nació en 1927.

Justamente el Día Nacional del Café como una manera de rendirle homenaje al producto insignia del país, a quienes lo producen y por su puesto a la Federación Nacional de Cafeteros.

Pero esta fecha también es considerada de suma importancia para incentivar  e invitar al consumo de esta bebida. De acuerdo con estadísticas, e finales de 2019 el consumo del café alcanzó 2,2 kilogramos por persona, con potencial para crecer. Las cifras dan cuenta de que en mayo de ese año el consumo de café en los hogares creció 26 por ciento, según cifras de la firma Raddar.

No en vano Colombia es el tercer productor de café en el mundo, por debajo de Brasil y Vietnam. Pero es considerado el mejor a nivel mundial. Al año se producen en promedio 14 millones de sacos de café en 22 de los 32 departamentos del país.

No hay oficina de una empresa en el país en la que sus empleados y funcionarios no consuman café al menos en las mañanas y después del almuerzo.

Sin embargo hay personas que consumen tres o más tazas de la bebida al día.

Nos dimos a la tarea de indagar entre amantes del café, cómo les gusta y cuántas veces consumen café al día.

“A mí me encanta tomar café, lo tomo dos veces al día (por la mañana y después de almuerzo), me encanta tomarlo sin azúcar para poder sentir más su sabor”, asegura la abogada Liliana Rojas.

Tomarlo en frappé, es otra de las opciones.

La comunicadora Brenda Morales asegura que un buen café debe tener no solo un agradable sabor sino un aroma que lo acompañe. Ella asegura consumir dos tazas al día durante su jornada de trabajo.

Luis Sánchez, solo consume una marca en particular, lo toma de dos a tres veces al día y solo consume café preparado en su casa.

A su turno la docente Ayda Navarro asegura que lo prefiere amargo, cargado y con un buen aroma. Ella solo lo consume en las mañana.

Otro de los consultados nos dijo que “me gusta tanto el café, que si el médico me lo prohíbe cambio de médico. Tomo en promedio unas ocho a diez tazas al día, lo tomo sin azúcar; el único café endulzado que tomo, es el Tinto campesino que lleva panela, canela y clavo de olor. Tiene que ser café molido y ojalá hecho en olla, y si es en leña, es una bendición”, apuntó.

Aunque el café es nuestra insignia a nivel mundial, y en todas las tiendas y supermercados se pueden encontrar en diferentes presentaciones, son pocas las ocasiones sociales en las que se brinda con esta bebida.

Los espacios más frecuentes en los que se brinda un café, son en las oficinas, muy rara vez en una visita familiar o en reunión de amigos.

Actualmente en el país hay alrededor de 550 mil familias dedicadas al oficio de producir café, las cuales están ubicadas en los 570 municipios de los 22 departamentos productores del grano. Todas estas personas hacen parte de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia que actualmente administra los recursos del Fondo Nacional del Café para llevar bienes y servicios a los caficultores.

Desde la creación de la federación, esta agremiación ha diversificado su labor institucional desde el cultivo hasta el consumo, pasando por todo el proceso del grano optimizando la logística o agregando valor al café colombiano, pero además poniendo a disposición de los productores programas, esquemas y herramientas que faciliten su labor y ayuden a reducir costos para mejorar su rentabilidad.

Por su sabor y aroma, el café de Colombia es considerado como uo de los mejores. El país es el tercer productor en el mundo.

Gracias a la gestión que cumple la federación los caficultores tienen la garantía de compra de su producto, toda la logística de la cadena y de control de calidad, la Fundación Manuel Mejía y las tiendas Juan Valdez. Estos bienes y servicios que ponen a Colombia a la vanguardia en la industria con respecto a otros países productores.

Durante la pandemia el sector cafetero fue de especial relevancia en el tema de producción en el país ya que fue un motor de la economía y tabla de salvación para quienes habían perdido su ingreso y hallaron en la recolección del grano una alternativa.

El café representa para el país el 22 por ciento del PIB agrícola, 12 por ciento del PIB agropecuario y es el principal producto agrícola de exportación, lo que se traduce en importantes ingresos de divisas y generación de empleos (730 mil directos aproximadamente).

Un pronóstico sobre el consumo de café en Colombia daba cuenta de este ascendería a más de dos millones de sacos de 60 kilogramos durante la temporada de cultivo 2022-2023.

Según la Federación de Cafeteros, el consumo de café per cápita ha estado aumentado (en el 2018, una persona mayor de 12 años consumía en promedio 1.8 kilogramos y en el 2021 aumentó a 2.8 kilogramos).

Sin embargo la producción del gramo ha disminuido, pero cómo es más rentable exportar, al país le ha tocado importar café de otros países para el consumo interno. En 2018 la producción de café colombiano estuvo alrededor de los 14 millones de sacos de 60 kilogramos, de los cuales 13 millones se exportaron, quedando un millón para consumo interno.

Durante ese año los colombianos demandaron 1,8 millones de sacos (actualmente es de 2,2 millones de sacos). Esto se traduce en un déficit de 800.000 sacos, que terminan siendo importados; lo que significó que el 45% del café que se tomó en el país haya sido del exterior.

Para seguir cubriendo este déficit, la importación de Colombia ha aumentado. En 2019 el país importó 43.805 toneladas, en 2020, 63.192 y en 2021, 101.459 toneladas, es decir, en dos años las importaciones se duplicaron.

CIFRAS

541.228 familias cafeteras

656.906 fincas dedicadas al  cultivo del grano.

853.809 hectáreas de café sembradas.

83 por ciento del área sembrada con variedades resistentes a enfermedades como la roya.

Productividad: 21,4 sacos por hectárea.

5.243 árboles por hectárea (con corte a 2019), las mayores de la historia.

+ Noticias


Cuando la decoración nos la sirven en bandeja…
Ganadores, los mejores y peores ‘looks’ en los Latin Grammy y mucho más…
Buñuelos de frijol
Flores y plantas naturales preservadas, una tendencia que crece en Barranquilla