Sonia Gedeón
Columnista / 12 de junio de 2021

El regreso de los festivales

Los banderines en las farolas del Centro Histórico saludan el regreso del Festival Internacional de Música Clásica, mientras Antonio Miscená, su director artístico, ultima detalles de lo que será la primera agenda híbrida desde que Cartagena fue escogida como sede del festival cada enero desde hace 15 años.

En esta oportunidad, por el flagelo de la pandemia el Festival debió ser aplazado seis meses y el 30 de junio se correrá el telón para un encuentro con la ópera italiana. Así lo expresó Julia Salvi, presidente de la Fundación Salvi quien con gran entusiasmo habla del nuevo formato presencial ajustado al modificado orden mundial para el público que se anime a disfrutar de estos cinco días cargados de ópera. Los escenarios elegidos son: el Teatro Adolfo Mejía y el auditorio Getsemaní, del Centro Internacional de Convenciones Julio César Turbay Ayala.

La versión XV del Festival tendrá conciertos en vivo, televisados y vía streaming, y sus organizadores lo han bautizado “Il Bel Canto: la ópera en la tradición musical italiana”. Será un abrebocas al Festival de 2022 en el que el Teatro Comunale de Bologna estará presentando su producción de El barbero de Sevilla, de Rossini.

Il Bel Canto” es una oportunidad única de acercarnos a este género musical en estricto orden cronológico, sin necesidad de escuchar obras completas sino fragmentos significativos de óperas de músicos italianos o cantadas en italiano. Este formato permite comprender fácilmente la evolución del género desde lo barroco, pasando por el período clásico, lo que se conoce como primer romanticismo y por último la época del romanticismo tardío.

Del repertorio escogido algunas de las obras son bastante conocidas y apreciadas por los melómanos, como el Orfeo, de Monteverdi, que para la mayoría de los historiadores fue la primera ópera que existió y a la cual califican como “una fábula en música”; otras presentarán fragmentos de Semiramide de Rossini, Norma de Bellini y Lucia di Lammermoor de Donoze, reservadas para los dos últimos días del Festival, mientras el período clásico estará en escena con obras de Mozart y Gluck. Los universos sonoros de Verdi y Puccini serán interpretados por la Orquesta Filarmónica Juvenil de Bogotá, dirigida por Sebastían Rolli, con las voces de un selecto grupo de cantantes de Italia y Colombia

La ópera, calificada por muchos como la mejor expresión del arte por reunir en un solo escenario historia, drama, música, danza y emoción, sigue cautivando audiencias y cuenta con un público expectante y asiduo. En Colombia, con el Festival Internacional de Música tenemos la oportunidad de acercarnos a ella y conocerla a través de los preludios matutinos a cargo de Giovanni Bietti, reconocido conferencista quien al piano explica con gran carisma la música de las óperas que estarán en escena en las galas nocturnas.

Este año tendremos el privilegio de admirar a la mezzosoprano colombiana Paola Leguizamón, quien desde el 2013 viene destacándose entre la nueva generación de artistas líricos en la escena nacional. Su potente voz, dominio del fiato y capacidad escénica la han hecho merecedora de diferentes galardones en Colombia y en el exterior, y se destaca su reciente papel protagónico como Rosina en El Barbero de Sevilla, producción del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

Bajo el sugestivo titulo de “Música en imágenes”, el Festival donde también tienen cabida diversas lecturas de la música popular en un diálogo constante entre Europa y latinoamérica, presenta en esta oportunidad un concierto dedicado a compositores como Nino Rota, autor de la música de “El Padrino”; Hanz Zimmer de “El Rey León”; Germán Arrieta, “La Estrategia del Caracol” y Antonio Pinto, “El amor en los tiempos del Cólera”. Este concierto dirigido por el italiano Aurelio Zarelli será interpretado por los niños de la Orquesta Sinfónica de Cartagena. Mientras se levanta el telón, en las calles de Cartagena se respira un nuevo aire de reactivación, está vez gracias al tesón de la fundadora del Festival Internacional de Música Clásica, Julia Salvi y de esa necesidad sentida que tienen los músicos y los artistas de seguir adelante, pese a las dificultades. Apoyarlos participando de los distintos eventos en agenda es nuestro mejor reconocimiento a un programa que tiene entre sus métricas acciones de transformación social e impulsa la formación y promueve la excelencia artística de orquestas, coros y solistas jóvenes, para quienes el Festival es una importante plataforma en su proyección internacional.

+ Noticias


El regreso de la vibrante pasarela de tocados en Ascot
El hijo amado vuelve a casa: Inicia la era ‘Baccana’ en Junior
Colombia 3, Venezuela 0: La dupla goleadora del Atalanta sella el triunfo en Barranquilla
Farex, un compromiso con la reactivación cultural del país