Vida Cultural / 16 de octubre de 2021

En Baranoa, el escenario que el Caribe necesita

Patricia Escobar

Será inaugurado en pocos días para todo tipo de espectáculos. Más de 20 mil personas podrán apreciar los conciertos de primera línea y obras hasta con 300 actores. Será el foco del turismo musical  al que le apuesta el Departamento.

Atlántico tendrá el más grande y moderno escenario para conciertos y presentaciones artísticas de cualquier modalidad. Está en Baranoa, a 22 kilómetros de Barranquilla por la vía de la Cordialidad, en la sede de la Banda que lleva su nombre pero que representa a Colombia en el mundo.

Vista aérea de la obra.

Es el sueño de hace 14 años de Hilton Escobar, quien encontró en la actual gobernadora, Elsa Noguera, la cómplice perfecta para cristalizarlo. Pero es también el sueño de los artistas: músicos, actores, coreógrafos, bailarines, de la región que han visto disminuidos los espacios para expresarse y esperan con emoción subir a un escenario.

La Banda de Baranoa está cumpliendo 26 años de estar “cambiando vidas”, como lo dice sabiamente su eslogan, y ahora con este escenario pretende hacer lo mismo. Porque adicional a la posibilidad que le brinda al arte, está la de conquistar públicos y ofrecer a los espectadores espectáculos de primera línea que no podían hacerse ni en Barranquilla, ni en ningún otro lugar por falta de escenarios, salvo algunos conciertos en estadios, cada día más restringidos.

En un reciente homenaje que se le brindó a la Banda, el presidente Iván Duque dio líneas de lo que será este macro escenario al señalar que, “la calidad artística de la Banda de Baranoa es evidencia de que las industrias creativas y culturales son una herramienta para la transformación y el desarrollo del país”.

El escenario hace parte de todo un complejo de espacios para la recreación y la enseñanza de modo que allí se pueda implementar, lo que Escobar ha denominado “turismo musical”.

En una amplia explanada rodea de naturaleza pura se levanta altivo el escenario inmenso, cubierto por un techo imponente desde el cual podrán colgarse sonido, luces y bastidores. A los lados y abajo tiene áreas para artistas de todos los niveles, con amplios y confortantes camerinos, con accesos dignos hasta para personas con discapacidad, con baterías de baño auto sostenibles, con una iluminación impecable, con espacios para ensayos, en fin, con todas las comodidades de los más exigentes escenarios. Adicionalmente cuenta con su propio generador de electricidad, con una bellísima terraza, con cafetería y cuarto de máquinas para agua y energía.

Dicha estructura tiene un diseño singular, que permite la conexión a través de dos torres ubicadas a cada lado del escenario con una zona técnica, para el manejo de sonidos, luces y escenografía. En la parte posterior, contará con áreas disponibles para ensayos, camerinos, baños y subestación eléctrica.

Por todo eso, más que una concha acústica o un escenario para presentar orquestas tradicionales o grupos vallenatos, el escenario que estará al servicio de la comunidad antes de 15 de diciembre, es el Gran Escenario Artístico de la Banda de Baranoa. “Se podría colocar cualquier otro nombre, pero la banda ya tiene una marca propia, una marca que nos ha abierto puertas en todo el mundo, y aquí todo lleva su nombre: desde el restaurante, hasta los jardines. Todo se llama Banda de Baranoa”, dice muy orgulloso Hilton Escobar.

DE LA MANO DEL MEJOR

Como Hilton ha sufrido en carne propia con su Banda y con su grupo Fusión las incomodidades que padecen los artistas en muchos escenarios del país, y como también ha conocido grandes y cómodos espacios, se soñó cada detalle del nuevo escenario y busco a uno de los más destacados arquitectos del Caribe: Adolfo Schlegel, con quien tuvo muchísimas horas de conversaciones, muchísimas reuniones sobre terrenos, muchas revisiones de planos hasta llegar a lo que ya es una realidad.

En la larga carrera de este profesional egresado de la Universidad Autónoma del Caribe, uno de los aspectos más destacados es su respeto y pertenecia por el entorno y esto se ve reflejado en el nuevo escenario.

Aspecto de la obra que se realiza en Baranoa.

No fue nada fácil lograr lo que Hilton y Adolfo se soñaron y lucharon. “Trabajar con el Estado no es nada fácil. Ellos colocaron lo que es la construcción, y la banda puso el terreno avaluado en más de 7 mil millones de pesos, pero materializar las cosas nos tomó más de 14 años. Buscar los recursos, buscar las instituciones que nos apoyaran, formular los proyectos para aportes, hacer seguimientos, acelerar que la plata entrara, fue una tarea ardua que estamos a punto de terminar, cuando inauguremos la obra y la pongamos al servicio de la comunidad”, afirma Hilton.

La obra física tuvo un costo de más de 11.400 millones de pesos, la gran mayoría de ellos obtenidos a través de regalías. Pero también aportaron los estudiantes, los padres de familia, los músicos, los ministerios de Cultura y Planeación Nacional, la Secretaria de Cultura del Departamento y algunos amigos de la cultura.

Hilton no sabe exactamente cuántas personas han trabajado en la obra. “Es mucha gente la que ha participado. Desde el obrero más humilde que llevaba con cariño las mezclas, hasta el equipo de profesionales del arquitecto Schlegel, todos pusieron un grano de arena en favor de nuestra cultura que se verá enaltecida con un escenario como éste”.

TURISMO MUSICAL

Para Hilton, el escenario terminado y en funcionamiento, será el dinamizador de lo que él llama turismo musical.

“Los seres humanos necesitamos de la música para vivir, nos encantan los conciertos, nos encantan los sonidos. Eso nos moviliza, y en ese ejercicio además se mueve la economía. Pero aquí no sólo tendremos grandes conciertos de cualquier género, aquí también los visitantes podrán vivir una experiencia distinta acercándose a nuestros estudiantes, profesionales, maestros, acercándose a una clase de percusión, danza o canto. También podrán disfrutar del restaurante, de las muestras culturales que tendremos permanentemente, del contacto con la naturaleza”, afirma Escobar.

El complejo Banda de Baranoa, como lo ha dicho la gobernadora Elsa Noguera tiene como gran propósito, “brindarles a nuestros niños y jóvenes artistas un nuevo espacio dedicado a su formación, el desarrollo de sus talentos y la exhibición de sus creaciones. Beneficiará a los integrantes de la Banda de Baranoa, pero también impacta de manera directa a más de 10 mil artistas de siete municipios y el Distrito de Barranquilla”.

Adicional, y como no es sólo para conciertos, la concha y todo su entorno permitirán la circulación de los proyectos artísticos de creadores y gestores del departamento y la región, dinamizando la Economía Naranja.

La gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, indicó que esta obra está incluida en una de las principales apuestas del Plan de Desarrollo 2020-2023 ‘Atlántico para la Gente’, cuyo fin es la recuperación y renovación integral de espacios públicos como plazas, parques, malecones y escenarios recreodeportivos y culturales para la integración, el esparcimiento y la sana convivencia”.

+ Noticias


Cali, sede de la Liga Profesional de Baloncesto 2020
El ‘boom’ de la venta online de ropa usada
Evite que se agrieten sus talones
Conozca los detalles de la nueva camiseta de Junior