Personaje / 3 de diciembre de 2022

“En el estilismo uno aprende todos los días; quien crea que lo sabe todo está mal”: Franklin Ramos

Franklin Ramos fue quien asesoró a Paulina Vega durante su participación en el Concurso Miss Universo, cuya corona obtuvo la barranquillera.

Zoraida Noriega

El asesor de imagen, experto en maquillaje y moda nacido en Mompox, Bolívar, habló para MiREDvista sobre belleza, de su nuevo libro, la participación de su marca ‘Toscano’ en Cancún, México, entre otros temas.

De Mompox se fue a Medellín para estudiar artes plásticas, porque quería ser pintor, luego regresó a su tierra y tiempo después aterrizó en Cartagena en pleno reinado de belleza que, como él lo afirma “fue mi plataforma para establecerme en Bogotá y allí poder llegar al mundo del entretenimiento a nivel nacional”.

Ese es Franklin Ramos, considerado hoy el gurú del estilismo y asesor de imagen, reconocido también por ser unos de los peluqueros preferidos de las famosas. Su talento y  poder de observación fueron claves para acrecentar su creatividad y convertirse en lo que es ahora.

En una de las calles de Nueva York.
Dependiendo de la ocasión su ‘outfit’ siempre es el apropiado.

Es talentoso, hiperactivo,  desparpajado, el mismo que anda “a millón” y tiene que inyectarse suero vitaminado para que no se le bajen los niveles de energía y así poder atender sus múltiples compromisos.

Quienes lo conocemos sabemos que nunca está “tirado al tres” (como decimos en Colombia para referirnos que está echado al abandono), sino por el contrario: con sus pintas ha creado un estilo propio sin ser fashionista, combina el color de sus grandes gafas con lo que se pone y no se aburre de tomarse fotos en cada una de las actividades que asiste para publicarlas en sus redes.

Con el pincel es todo un maestro en el maquillaje.

Sobre sus inicios dice que “convertirme en maquillador me llegó de sorpresa. Recuerdo que María Zabaleta y Elsa Porto, conociendo mi talento para la pintura, un día me pusieron un pincel en la mano y me dijeron: tu creatividad puedes plasmarla en el maquillaje de las mujeres”.

En ese tiempo lo hizo primero de forma empírica y después fue tomando cursos para ir “puliéndose”, aumentando sus conocimientos.

UN SALTO AL ÉXITO

Durante un reinado de Cartagena conoció al famoso asesor de imagen de los años noventa y el favorito de la farándula de la época, Germán Palomino, quien le ofreció un puesto en su peluquería en Bogotá. Fue allí donde el mompoxino empezó a relacionarse con presentadoras, actrices y cantantes como Shakira, y poco a poco se le fueron abriendo las puertas  e ir metiéndose en el negocio de la moda.

El saltó lo llevó a trabajar en las más importantes revistas colombianas, con fotógrafos y en editoriales de moda. Fue el comienzo de su reconocimiento en los medios de comunicación nivel nacional.

Franklin con su hermana y socia, la diseñadora de modas Faride Ramos.

Ha ido alimentando sus conocimientos participando en grandes eventos y ferias nacionales y asistiendo a galas internacionales como los Oscar y Premios Grammy, entre otros.

“Creo que en esta profesión uno aprende todos los días, adquiere experiencias nuevas. Yo me dejo sorprender diariamente. Por eso digo que la persona que se cree que se lo sabe todo, está mal”.

Cuando MiREDvista habló con Franklin, él estaba a punto de grabar para el programa televisivo ‘Día a Día’, espacio en el que tiempo atrás lideró la franja ‘Frankilízate’, en el que hablaba de moda, y que por sus múltiples ocupaciones tuvo que abandonar. Esta vez ha sido invitado para referirse a las tendencias del fin de año.

No es la primera vez que parece en televisión. Ha sido invitado a los programas de entretenimiento más vistos, fue tutor de Colombia’s Next Top Model y siempre es solicitado para que de su valiosa opinión sobre lo que él más sabe.      

El 9 de este mes de diciembre viaja a Cancún al Boat Show and Marine Expo 2022 (la exhibición más grande del mundo de barcos de lujo) en el que participa Procolombia en México con un pabellón, donde estará la marca de ropa ‘Toscano’ que creó Ramos junto con su hermana, la reconocida diseñadora de modas, Faride Ramos.

«En mi próximo libro me refiero a la belleza real, y desdibujar todos esos mitos y todas esas cosas que han creado estas nuevas generaciones que están fuera de contexto».

Como es imparable en ideas y se le mide a todo lo que tenga que ver con su profesión, además de que se alista para la Feria Buró en Bogotá, también contó que está a punto de terminar un segundo libro “para enseñarle a las mujeres que se quieran a sí misma, a empoderarse y que por medio de la belleza pueden hacer realidad muchas cosas que ellas quieren. Es ofrecerles las herramientas para que entiendan que no solo son lindas físicamente sino a través de la aceptación, y quererse a sí mismas”.

A la pregunta qué le falta por hacer, contestó: “muchísimo. Quiero educar entregando mis conocimientos, dejar ese legado”.

GRATITUD CON DIOS

No se puede quejar, porque hasta en pandemia le fue bien.

– Me mantengo en gratitud con Dios. Para mí la pandemia fue una bendición. Cree una línea para mascotas, un antibacterial para esos animales, inventé un desinfectante para calzados y una plataforma digital que a través de una video llamada, les indicaba a mis clientas el paso a paso de lo que necesitaban para hacerse en casa y los productos que debían utilizar. Y en pandemia también nació la marca ‘Toscano’ @toscano.col

Para usted el estilismo y asesoría de imagen ¿van de la mano?.

-¡Claro! Es que todo es un 3-60 que es lo que he logrado gracias a Dios. Porque la vida me ha puesto muchos frentes de negocios que han sido unidos. Porque cuando yo empezaba a vestir a las mujeres para las alfombras rojas a nivel nacional (como Claudia Elena Vásquez, Alejandra Azcárate, Paola Turbay, etc)  todo eso comenzó porque yo las maquillaba. Y como ellas confiaban tanto en mi gusto, comencé a vestirlas. Pero eso fue empírico, entonces ya después comencé a estudiar asesoría de imagen y luego me fui  a estudiar marketing digital, especializado en marcas de moda, que también es lo que hago hoy en día. Es otro frente de mis negocios. Todo funciona bajo el mismo techo de Franklin Ramos.

¿Le gusta ser protagonista de su propio estilismo?

— Lo que pasa es que he creado un estilo propio. Y eso ha hecho que a la gente le guste y que me vea fashionista. En realidad uso muchas piezas clásicas, a las que si yo le pongo ítem de tendencia mi estilo es diferente. Eso hace que tal vez me vea un poco distinto.

¿Cuál es su aporte a la marca ‘Toscano’?

-La experiencia que he tenido en la industria de la moda me ha dado el bagaje para poder entender un poco, respetando a los diseñadores, lo que es la industria. Por eso tengo como directora creativa a mi hermana Faride; yo me encargo de las relaciones públicas (PR) y el tema del marketing. Tengo mi gusto, y basado en eso creo algunas unas piezas para la colección. La que diseña y está al frente de todo el proceso, de acabados, patronajes, insumos y textiles, es @farideramos. Yo doy mi punto de vista y aporto ideas.

¿Cómo define la belleza femenina?

-Para mí la verdadera belleza está basada en la seguridad y aceptación. Estoy cansado de ese boom mediático de lo que ha sido el retroceso de la belleza. Ciertos maquilladores en Instagram lo que han hecho es convertir a las mujeres más inseguras y el empoderamiento femenino no es lo que es real. ¿Quién dijo que el empoderamiento femenino tiene que ver con todo es montón de maquillaje que se echan ahora?  como el baking, el contouring (que es una tendencia de makeup)  Lo que han hecho es embrutecer a las mujeres. Las jóvenes de quince años, por ejemplo, no necesitan ese pastel de ahora para verse bellas. La belleza parte desde otro punto, desde la aceptación de la raza, el color, lo que res, tu esencia. Por eso, en mi próximo libro ‘La belleza más allá en lo físico’, me refiero a la belleza real para desdibujar todos esos mitos y todas esas cosas que han creado estas nuevas generaciones que están fuera de contexto.

¿A qué famosas internacional le gustaría maquillar?

-Son tantas. Por ejemplo a Julianne Moore o a Julia Robert, porque son mujeres que han trascendido con el tiempo y han aceptado con dignidad su vejez. Sofía Loren, por ejemplo, ha sido musa de inspiración para muchas marcas, se mantiene bella a pesar de la llegada de los años y ha envejecido con dignidad. Es que para mí todas las mujeres son bellas. Lo más importante de mi profesión es hacerlas sonreír, darles un poco de felicidad, seguridad e interiorizarla un poco más allá. Para mí lo físico no lo es todo. Aunque es un arma de doble filo, existe el mal del bonito. Porque a la persona que es bonita hay que trabajarla el doble para que la gente sepa que se lo está ganando por sus méritos, más no por su belleza.

+ Noticias


Las mejores páginas web para encontrar trabajo en este comienzo de año
Grammy Latinos, 3 horas de alegría y música en vivo
Carlos Peláez, un voltaje que no baja ni en tiempos de pandemia
A propósito de tusas de famosos: ¿cómo superar una ruptura amorosa?