Dolce vita / 20 de noviembre de 2021

En el fin de año… limpie, organice, regale, reutilice ¡y bote!

Miredvista.co

Cuando el aseo llega al último rincón de la casa, cuando pones cada objeto en su lugar, cuando dejas de acumular cosas, cuando reutilizas, reciclas y te deshaces de lo inservible, estás dado un gran paso por tu bienestar físico y emocional.

Y entramos en la cuenta regresiva de este 2021, que exactamente en 40 días termina. A la par con las luces, los regalos y las reuniones en familia y con los amigos, en esta temporada es normal que empecemos ese ejercicio de mirar nuestra vida en retrospectiva para hacer un balance de lo bueno, lo malo y lo feo .

Pero además esta es la temporada en que arreglamos la casa, la ponemos más linda que nunca, la vestimos de luces y colores y la preparamos para que sea el escenario de la temporada más festiva, alegre y especial del año.

Por eso, es el tiempo ideal para limpiar a fondo cada rincón, organizar nuestros pequeños desórdenes domésticos (gavetas, clósets, libreros, etc), regalar de corazón, reutilizar todo lo que resista un segundo uso y botar lo que definitivamente sea inservible, haciendo la debida clasificación. Esto hará fluir las buenas energías en el hogar y en lo personal nos brindará una sensación de bienestar inigualable. Así que, ¡manos a la obra!

Limpiar

vdbosjes.blogspot.com

Las abuelas siempre decían que uno debía tener todo limpio –menos el bolsillo, apuntaban jocosamente– por la limpieza era sinónimo de salud, éxitos y buenas energías.

Y estaban en lo cierto. De hecho, no sé si lo ha notado, pero cuando su casa está sucia, desordenada y/o cargada de objetos acumulados, usted se siente enredado y las cosas se le dificultan.

Es que el desorden visual se va acumulando y gana terreno por toda la casa, que en últimas es un reflejo de lo que somos pues está en sincronía con nosotros. Entonces, no lo pienses dos veces: busca ayuda si es necesario y ármate de escoba, trapero, limpión, mopa, jabones, limpiadores, desengrasantes, desinfectantes, y hasta vinagre por aquello de las malas energías y limón para atraer la prosperidad.

Te recomendamos despejar y desempolvar las repisas en los baños y la cocina, ordenar los libros y adornos, organizar tu escritorio y tirar los papeles y las notas que ya no necesitas. Comienza por la última habitación de la casa y  terminar en la principal.

La sensación de  descanso, limpieza y orden que experimentarás será única y totalmente gratificante tanto en lo físico, como espiritualmente. Te mereces eso ¡y hasta más!

Organizar

www.mobydecmuebles.com

Si ya todo está limpio, entonces pon cada cosa en su lugar. Para que este paso sea más efectivo, no improvises. Tómate tu tiempo para visualizar los espacios, clasificar los objetos y planificar los cambios que desees hacer.

Te recomendamos cambiar el lugar de los muebles, pues según filosofías orientales como el feng shui, esto ayuda a que la energía fluya –evita que se estanque– y desata esos nudos energéticos que se forman en ciertas estancias del hogar. Además, le quita monotonía a la decoración interior.

Hay un ritual que consiste en cambiar de lugar nueve cosas con el fin de  aumentar el chi de dicho espacio. Puedes elegir desde pequeños objetos  decorativos hasta muebles grandes. Ojalá sean cosas que no hayas  movido desde hace mucho tiempo, para darle una apariencia diferente a tu hogar.

Sin embargo, no olvides que ciertos muebles deben tener una ubicación especial, como por ejemplo la cama, que debe ir apoyada en una pared sólida, evitando las puertas.

Así que, ánimo, recoge todo lo que tienes regado, ponlo en su lugar siempre en sentido coordinado para que todo esté en orden, pero además bien puesto. No te imaginas el alivio y el desenrede interior que experimentarán todos en casa. Tu familia te lo agradecerá.

Regalar

www.ciencuadras.com

Hay más placer en dar que en recibir. Seguramente eso lo hemos oído muchas veces y lo hemos experimentado a plenitud especialmente en el fin de año.

Pero no se trata de dar lo que nos sobra, o de dar para salir del paso y cumplir con una exigencia social. Se trata de desprendernos de algo que tenemos y que, incluso, queremos para compartirlo con alguien que en verdad lo necesita.

Hay quienes recomiendan que por cada regalo que se reciba uno regale o done dos cosas, pero la propuesta de MiREDVista a sus lectores que en este fin de año regalen incluso así no se haya recibido nada antes.

A veces tenemos en el closet ropa que nos encanta, pero que poco usamos, porque la reservamos para “grandes ocasiones”, por ejemplo, pero resulta que esa gran ocasión no llega y esa blusa, esos zapatos ese vestido, permanecen en una bolsa o en una caja por años y años, al punto de que pasan de moda, no nos queda bien . En estos casos lo mejor es desprendernos de ese objeto material que seguramente reponemos sin problema, y regalárselo a alguien a quien le sirve, lo necesita y le gusta. Igual ocurre con libros, zapatos, adorno, utensilios, muebles, accesorios. Si ya a nosotros no nos sirve de seguro que a otra persona sí.

Reutilizar, reciclar y botar

Definitivamente deshazte de lo innecesario, lo inservible, de lo dañado, pero cuida que sea bajo los principios del reciclaje, es decir, separando aluminio, papel, plástico (PET y polietileno de alta densidad), acero, vidrio, cartón corrugado y partes de computadoras.

En el proceso de limpieza, organización y clasificación de las cosas que tienes en tu hogar, selecciona aquellas que tenías en el cuarto de San Alejo o en la gaveta del olvido y que pueden volver a serte útiles.

Muchos adornos, prendas de vestir, utensilios, lencería o accesorios resisten un segundo uso, sobre todo ahora que lo vintage está tan de moda. Reutilizarlos puede facilitarnos algunas tareas, significarnos ahorro de tiempo y dinero, y además nos hace responsables con el planeta, pues contribuimos al cuidado del medio ambiente.

Desechar es todo un proceso: comienza por dividir los objetos en categorías  —ropa, cocina, zapatos, productos de belleza, etcétera—, toma cada uno de  ellos en tus manos y pregúntate: “¿Esto me hace feliz?”. Sé muy sincero(a) contigo:si así es, consérvalo, si no, deséchalo. El criterio puede parecer simple,  pero estar en un espacio que alberga cosas que genuinamente te producen  felicidad marcará una enorme diferencia en tu día a día, aseguran los expertos. 

Deshacerte de lo inservible, de lo que no necesitas, de lo que te sobra; desapegarte de cosas que fueron útiles, lindas, importantes en algún momento pero que nunca más usaste,  y dejar de lado manía de andar acumulando cosas te quitará un peso de encima, te permitirá ver el mundo con otros ojos, te hará sentir liviano, te liberará de cargas y en últimas se traducirá en bienestar físico y emocional. Así que, no lo olvides, en este cierre de año limpia tu casa, tu cuerpo y tu vida. Manos a la obra.

+ Noticias


El estilo musical que elegí me forzó a dejar Colombia: Daniella Mass
“Llevar una vida sana sí es posible”: Ivette Cure
Contrastes culinarios
“Barranquilla está brindando una oferta turística cada vez más atractiva y completa”