Patricia Escobar
Columnista / 20 de marzo de 2021

Este no es el tiempo

No se han terminado de resolver gran parte de los problemas ocasionados por la pandemia; los gobiernos no han podido poner en marcha ni el 15% de lo que planearon y consignaron en sus planes de desarrollo, y no han hecho nada de lo que prometieron en campaña, para que se estén lanzando candidaturas, hablando de posibles sucesores de tal o cual personaje elegido por el voto popular y moviendo la arena política con temas electoreros.

¡Qué jartera! tener que aguantar desde ya “encuestas de favorabilidad” sobre posibles candidatos a corporaciones públicas, asistir a debates ofensivos, a críticas soslayadas o soterradas, a enfrentamientos que involucran más a “los seguidores” que los protagonistas, y a campañas de desprestigio desde los más encopetados medios de comunicación cuya función principal debería ser siempre informar con profesionalismo.

Francamente creo que estos son tiempos para educar a la gente sobre la importancia de un voto, sobre la importancia de una elección, la importancia de leer e interpretar propuestas, de no “tragar entero”, de cuestionar y exigir con argumentos.

Este es o debería ser el tiempo para la reflexión, para trabajar en prioridades, para imaginar y comenzar un mundo más equitativo para todos, más justo, más cuidadoso del medio ambiente. Para proponer en vez de criticar; para aportar en vez se sustraer; para construir en vez de destruir.

Yo me pregunto, ¿qué tal que el 50%, solo el 50% de lo que cuesta una campaña a la presidencia, por ejemplo, se invierta en educación? Se estima que “públicamente” están por el orden de los 15 mil millones de pesos. Con 7 mil millones son muchas las cosas que se pueden lograr y muchos los resultados positivos que se pueden obtener aún en el supuesto de que en el camino “se pierdan” 3 mil millones.

Colombia tiene que reaccionar, y no sólo en redes. El país ya no aguanta más ignorancia, más corrupción y más pérdida de tiempo. Y esta semi-cuarentena nos debe servir para algo. Por lo menos para estudiar y ponernos a pensar. Es vital que lo hagamos.

También es vital que comencemos a dejar de pensar en forma individual y pensemos en forma colectiva, que dejemos de trabajar forma egoísta y comencemos a trabajar de forma incluyente. Es tiempo para que todos entendamos lo que es la solidaridad, el trabajo en equipo, la diferencia entre importante, prioritario y urgente. Es tiempo para reaccionar.

Los colombianos no necesitamos alimentar odios o resentimientos. Los colombianos necesitamos creer más en nosotros mismos, conocernos como personas y seres sociables que vivimos en comunidad y que para avanzar necesitamos de todos.

Los colombianos no podemos vivir de engaños y migajas, y eso se logra si entendemos que la educación y la preparación son vitales en la vida de cada individuo, entre otras cosas para “no tragar entero” como popularmente se dice. Y se logra aprovechando el tiempo y este no es el tiempo para campañas políticas, ni para campañas de odio o promoción de posibles candidatos.

+ Noticias


¿Quieres saber quién te dejó de seguir en Instagram?
“Corazón de melón”, el emprendimiento tejido con amor de hijos
Luisa María, la reina empresaria con marca propia para el cuidado de la piel
La celebración de Halloween: entre lo divino y lo pagano