Dr. Rodolfo Vega Llamas
Columnista / 2 de diciembre de 2023

La vida es lo que pasa, mientras si haces otros planes

En estos días me leí otro libro de Mario Mendoza, me parece genial cómo escribe este escritor. Este último libro, “La importancia de morir a tiempo”, es maravilloso, es de esas obras que no quieres que se termine, y además, lo leí dos veces. Son reflexiones tras reflexiones, con una letra sencilla, hurga en 139 cuentos la mente y el alma, donde refleja obsesiones, sobre la muerte, la desesperación y la violencia.

Realiza un análisis del ser humano y su papel en la sociedad, a través de experiencias positivas y negativas, según él, morimos muchas veces a lo largo de nuestras vidas y definitivamente hay que aprender a morir, así nos cueste.

Según Mario Mendoza no nos enseñan a morir ni tampoco nos enseñan a amar, la verdad que son dos momentos cúspides de nuestra vida.

Este libro presenta situaciones escalofriantes con cierta fascinación y el brillo de sus letras con una claridad y sencillez impresionante; gran parte de esa publicación se limita a personajes, donde te deja su propia reflexión, pero te deja con un sabor a inquietud en saber más de esos personajes y profundizar aún más en el tema, con una autorreflexión. Son como regalos en letras, para Mendoza su libro es una invitación a la lectura, bajo un ángulo poco acostumbrado; ”no es leer para ser culto, para ser una persona educada, para citar autores y creerse una persona intelectual. Se tiene que hacer de corazón, de eso que trasforma al lector y sin pretensiones “.

Me deleito leyendo este libro, que me enriquece la cultura, mejora mi lenguaje, desarrolla mi capacidad de concentración y la memoria, estimula la imaginación y la creatividad.

Nos pone a indagar sobre personajes de la vida pasada sus traumas sus vivencias sus terrores y sus angustias, y con finales en ocasiones de triunfo inusitado o fracaso total, no hay grises ni blanco o negro.
Leer este libro es meterse en 139 personajes, sentir su sufrimiento y cómo enfrentaron la muerte, la vida, la lucha cotidiana, algunos con sus obsesiones y con destinos trágicos.

Esta lectura provoca la excitación de las neuronas, y nos enseña a comprender el mundo que nos rodea.
Como dice Mario Mendoza , leer un libro es vivir muchas vidas, ver situaciones desde otra perspectiva, y aprender más de ti mismo, escribió otras obras importantes, entre ellas “Satanas” y “Lady Masacre”, no dudaré jamás en leerlas.

+ Noticias


Gestión cultural de La Cueva llega a la televisión pública nacional
Maquillaje para fin de año: los ojos se roban todas las miradas
Diana Madrid, la cesarense que enseña a cocinar por Instagram
El abecé de la viruela del mono, el brote que ya está presente en 19 países