Enredad@s / 16 de septiembre de 2023

¿Llegarán los robots a dominar el mundo?

La inteligencia artificial está hecha a base de algoritmos y programas informáticos, todo ello creado por la mente humana.

Miguel Utria

Muchas inquietudes, conceptos, dudas, especulaciones y hasta expectativas ronda el planeta de los seres humanos respecto a la Inteligencia Artificial.

La inteligencia artificial (IA) llegó para quedarse, transformarse y superarse cada día más. Pero, ¿estamos preparados o nos estamos preparando para afrontar los desafíos que ella nos impone?

Desde que el hombre creó la computadora y siguió trabajando para perfeccionar dicha obra, muchas cosas cambiaron en el mundo, nada volvió a ser igual, y todos, en absoluto, hemos tenido que prepararnos para estar acorde con las exigencias de ese mundo que cada vez es más dinámico y parece no detenerse.

Cuando el hombre crea estas máquinas les imprime capacidad para desempeñar tareas propias o asociadas al ser humano. Y aunque todos no se ponen de acuerdo sobre los alcances de esas capacidades, hay quienes creen que las máquinas hoy pueden aprender nuevas tareas cada día y hasta razonar.

Ello es lo que se conoce como Inteligencia Artificial, algo con lo que hemos convivido hace ya varias generaciones pero que cuyo concepto se comenzó a manejar en el pasado reciente.

Datos históricos revelan que fue John McCarthy, experto en tecnologías de la informática, quien propuso por primera vez el término Inteligencia Artificial, en el año 1956.

Y aunque para muchos el término es nuevo o desconocido, desde hace décadas estamos conviviendo con la IA en nuestro diario vivir cuando realizamos operaciones bancarias por medio de aplicaciones, compras de tiquetes aéreos, compras en línea, transferencias de dinero, cuando esperamos en la línea telefónica a que una operadora automática nos resuelva inquietudes, etc, estamos frente la puesta en marcha de algoritmos que le dieron esas capacidades a ciertas máquinas.

No en vano, varias potencias mundiales y empresas están en una carrera por desarrollar la IA para aplicarla en el ámbito militar, académico, económico o diplomático.

Las discusiones acerca de lo que las máquinas pueden llegar a hacer están a la orden del día, y aunque no es fácil ponerse de acuerdo al respecto, hay algo muy cierto y es que las máquinas comenzaron a reemplazar al hombre en muchas tareas para las que fueron creadas.

Si bien la inteligencia artificial está hecha a base de algoritmos y programas informáticos, todo ello creado por la mente humana, para muchos no es absurdo pensar que esa capacidad llegue a ser superior a la del hombre.

Hay quienes aseguran que no es imposible que un día tengamos que compartir las aceras, escritorios y otros espacios con robots creados por el hombre para que nos reemplacen en muchas de nuestras labores.

Efraín Rincón, biólogo.
Luis Escaf, oftalmólogo.

Sin embargo, aunque estas máquinas no caminan a nuestro lado, lo cierto es que estamos rodeados de robots hace mucho tiempo. Ellos viven entre nosotros y prueba de ello es la atención que recibimos de los bancos, la seguridad, la identificación de personas, las grandes bases de datos, las contestadoras automáticas, todo está mediado por algoritmos

Sin embargo, expertos y estudiosos no solo de las tecnologías sino de las capacidades, sentimientos, pensamientos e inteligencia del hombre, aterrizan un poco estos conceptos y califican la IA como una herramienta para minimizar el esfuerzo y el tiempo que invertimos en realizar ciertas actividades.

El biólogo y periodista científico de la Universidad de los Andes y director del medio Shots de Ciencia, Efraín Rincón, dice que si bien vivimos entre robots gracias a la IA, lo nuevo es que ahora hay mayor interacción con el tema.  

Asegura que la IA no ha terminado de inventarse, y que no podemos ser fatalistas al vislumbrar el futuro en torno a que podamos ser invadidos en nuestras calles por máquinas simulando ser seres humanos.

“La IA está tratando de imitar al ser humano, pero con muchos errores, porque es algo que no se ha terminado de inventar. En el cine, las películas de ciencia ficción nos han vendido la idea que vamos a estar gobernados por robots, pero estamos muy lejos de que eso llegue a ser realidad”, afirmó Rincón en el marco de un panel sobre Inteligencia Artificial organizado por la Universidad Simón Bolívar.

Pero quienes estudian el tema de este avance tecnológico y su aplicación en las diferentes disciplinas del quehacer del mundo presente, se han atrevido a afirmar que, al menos 10 millones de empleos serán reemplazados en el mundo por la IA.

Sin embargo, también es cierto, que será mucho el personal calificado que se necesite para avanzar en la creación de software que permitan afrontar los desafíos que impone dicho avance.

En este sentido el reto es para los gobiernos que deben propender por acabar con las brechas y desigualdad sociales que aún existen en nuestro medio y garantizar que el mayor número de la población tenga acceso al mundo de las tecnologías.

Pero, tal como lo dijera uno de los panelistas, el Plan de Desarrollo del presente Gobierno de nuestro país, no contempla, en ninguna de sus propuestas, algo relacionado con inversión en materia de Inteligencia Artificial, lo que representa un panorama incierto en esa materia.

Uno de los interrogantes que se plantean en torno a este tema es si la IA es un aliado o, por el contrario, una competencia para algunos oficios. Y en ese aspecto la aplicación de ciertos avances en tratamientos de algunas enfermedades pone de frente algunos avances en el ejercicio de la medicina.

El reconocido médico oftalmólogo Luis Escaf, participante del panel, afirmó que la medicina es una de las áreas que mayor beneficio ha tenido con el advenimiento de la IA.

Indicó Luis Escaf, que la IA ha sido utilizada en procesos médicos desde hace muchos años, y aseguró haber evidenciado que mediante un software se puede revisar y estudiar toda la bibliografía de cáncer en menos de 10 minutos, tarea que un profesional médico podría lograr en semanas o meses.

Al referirse a su trabajo en las clínicas de tratamientos oftalmológicos, Escaf manifestó que en los proceso de innovación e investigación que realiza su empresa, han conformado sus propios grupos de programadores de software que apoyan dichas investigaciones.

“Comenzamos con 4 programadores, y hoy contamos con 32, no solo para hacer nuestras investigaciones médicas internas, sino para todos los procesos que disminuyen la papelería y el tiempo que gasta un médico o un empleado”, explicó Escaf.

Agrega que la idea es que, mediante la Inteligencia Artificial, las historias clínicas de los pacientes les lleguen a los médicos mucho antes de la consulta.

 “Nosotros hacemos 36 mil cirugías oculares al año y atendemos 35 mil citas al día. Y para llamar a los pacientes y recordarles las citas, necesitaríamos un Call Center con 100 personas para lograrlo. Pero lo que hicimos fue crear un robot que se encarga de hacer esas llamadas”, afirma Escaf.

La IA avanza a pasos agigantados, pero siempre se va a necesitar un filtro humano para hacer posible esos avances.

+ Noticias


Los colombianos que encantaron en los Oscar
Aura Ayala y sus joyas para grandes las ocasiones
Carin León, lo que va del original al imitador
«Conducir un bus es lo mejor que me ha podido pasar en la vida»: Zeida Armesto