Lo último Nuestra Gente / 17 de febrero de 2024

Lo bueno y lo malo que dejó el Carnaval 2024

Zoraida Noriega

La fiesta comandada por la reina Melissa Cure dejó huella entre los carnavaleros por la puntualidad, organización y masiva participación en los desfiles; sin embargo no faltaron las ‘perlas’. Aquí un breve balance.

Ante la Reina del Carnaval Melissa Cure hay que quitarse el sombrero. A su dinamismo, gracia, contagiosa alegría y su interés como líder de todos los festejos oficiales para que dejaran huella entre los carnavaleros, se le suma también el diverso vestuario, a cual más de lujoso, que lució en cada uno de los eventos. En ese sentido, dejó la vara muy alta botando la casa por la ventana, gracias al apoyo de sus padres Wedi Cure y Jacqueline Villa. Carnaval S.A. se anotó también un hit en cuanto a la organización y puntualidad en la programación.

Ante el brillante desempeño de Melissa Cure como Reina del Carnaval 2024, hay que quitarse el sombrero.

*******

Para no olvidar — El espectáculo de coronación de Melissa fue un derroche de colorido y lujo que marcó la diferencia en anteriores veladas. Sin perder la esencia del Carnaval, fue distinta con toque costumbrista que arrancó carcajadas y puso a gozar al público con guarachas, salsa y todos los ritmos del caribe colombiano que bailaron centenares de danzantes en cada una de las escenas, para las cuales la soberana cambió de vestuario. El productor Mauricio Cherkes se llevó todos los elogios no solo por el libreto de su autoría sino por el gran montaje escenográfico y coreográfico. Esto último contó con la asesoría de Julie de Donado. Es de destacar que una vez bajó el telón, el cielo se iluminó con un  impresionante espectáculo de juegos pirotécnicos que duró casi media hora. ¡Wow!

Una recopilación de alegres ritmos que marcaron época en carnavales anteriores, fueron el hilo conductor en la puesta en escena de la de coronación de Melissa Cure en el estadio Romelio Martínez.

********

Entre plumas y pedrería —- 37 polleras, 8 trajes de fantasía, sin contar los que lució el día del Bando, la noche de coronación y desfile Joselito se va con sus cenizas, fueron apenas parte del ajuar que lució la soberana. Todo diseñado y elaborado por el barranquillero Alfredo Barraza y su equipo de costureras y bordadoras. Sin contar los delicados bordados en pedrería, para el tocado del pomposo traje de coronación se utilizaron 8.000 plumas de faisan y 500 de avestruz que elaboró Luis Urueta, sobrino de Tomás Urueta, en su taller en Barranquilla.

Las cumbiambas bailaron a lo largo y ancho de la Vía 40, el sábado y domingo de Carnaval.

Fríamente calculado —- La puntualidad de los desfiles contribuyó, sin duda, al éxito del Carnaval 2024. Desde hacía muchos años, los danzantes, reinas y todos los que participaron, luego de sus actuaciones en el Cumdiódromo, terminaron a plena luz del sol. La gente no podía creer que tan multitudinario espectáculo había llegado a su fin a las 4 de la tarde, lo que permitió que muchos pudieran terminar la rumba en las esquinas, estaderos y pistas de baile.

a reina del Carnaval de Baranoa participó en la Batalla de Flores en esta carroza.

******

Carrozas y música —- El diseño y elaboración de las 18 carrozas merecieron elogios. Sobre todo, que casi todas llevaban movimiento en sus decorados, tal como lo logran los artesanos de Pasto en sus desfiles. Otro acierto de la Batalla de Flores fue que nunca faltó la música. El público deliró con el paso de los trailers llevando artistas y agrupaciones tocando en vivo.

******

Gusi cantó todo el tiempo la canción que escribió para la «la reina del tumbao».
El boricua Tito Nieves estuvo en su salsa poniendo a corear al público sus canciones.

Y lo logró — En pleno desfile de la Batalla de Flores, uno de los nobles gestos que tuvo la reina Melissa Cure Villa con el pueblo fue bajarse de su carroza para estrecharle las manos y agradecerle al público sus aplausos. Para hacerlo, con la ayuda de quienes la acompañaban, tuvo que desprenderse de los aparatosos adornos de la carroza para bailar un buen rato con el público en pleno pavimento. ¡Vaya energía de la soberana!

****

Se fueron felices — La cantidad de turistas que vinieron al Carnaval gozaron de lo lindo. En el aeropuerto fueron recibidos al son de un conjunto de cumbia y bailarines para que se fueran contagiando del ambiente festivo, y los que se hospedaron en los hoteles (que decoraron sus lobbies con detalles carnestoléndicos) ratificaron por qué en Barranquilla quien lo vive es quien lo goza.

*******

Juventino Ojito en la Noche de Orquestas.

Congo a la tiña — En el Par Vial de la carrera 50, donde presentaron muchas agrupaciones sin que estuvieran en el radar musical de los barranquilleros se llevaron, sin embargo, el Congo de Oro. Como el festival es considerado la mejor plataforma de lanzamiento de cantantes y grupos, por eso hubo artistas no tan conocidos. Lo mejor de ese espectáculo fue  la actuación del puertorriqueño Tito Nieves, quien sigue “fabricando fantasías” con su romántica salsa entre el público currambero. Fue largamente ovacionado, y para su sorpresa, Nieves recibió un Congo de Oro.

*****

El rey del Par Vial — El rey Juventino Ojito ofreció en la Noche de Orquestas un aplaudido set variado con su grupo Son Mocaná, fuera de concurso. Intervinieron como invitados el productor y pianista barranquillero Simón Char, quien en hizo un solo en el teclado en versión moderna  del ‘Te olvidé’ en ritmo de latin jazz, que cantó Verónica Venegas. También los cantantes ‘El Fantasma’ y Charlie Gómez. La aparición de Maía en el escenario fue la gran sorpresa. Con el acompañamiento de Son Mocaná cantó ‘La Guacherna’  en ritmo de cumbión. Con su potente voz, la artista puso a cantar y a levantar los brazos de las casi 20 mil personas que coparon esa pista de cielo abierto al son de “Y me tiro por aquí! …y me tiro por allá!!”.   

La cantautora Merybella durante su actuación en Noche de Orquestas.

******

No se lo imaginó — En mayo del 2022 en MiREDvista, en la que siempre apoyamos el talento criollo, publicamos una entrevista con Mery Ley Meza Cantillo, cuyo nombre artístico es Merybella, cantante barranquillera criada en el municipio de Malambo y de ascendencia indígena, que es también compositora, coach vocal y directora de una fundación social que busca preservar el legado ancestral de Colombia. Pues resulta que esta joven fue la ganadora le fue entregado el Congo de Oro en la categoría como Nuevo Artista por su brillante debut en la Noche de Orquestas.

*****

El público de la 44 — Por su entusiasmo, su buen comportamiento y por el apoyo incansable a los danzantes, aplausos de pie para el numeroso público que colmó, de lado y lado, las aceras de la carrera 44 el Sábado de Carnaval, con motivo de la Batalla de Flores ‘Sonia Osorio’ que recorre esa vía y que es organizada por la Asociación de Grupos Folclóricos. Familias enteras se dan cita en ese escenario que se fortalece como una opción para quienes disfrutar del Carnaval sin los tumultos de la vía 40 y a un menor costo, aunque de bordillo cada vez queda menos, pues las sillas de alquiler invaden las aceras. Aunque, a decir verdad, a precios módicos.

LO MALO

Inicialmente, el ingreso al Cumbiódromo fue todo un caos.

Todos querían ingresar al tiempo — Cuando de celebraciones tan masivas como el Carnaval se trata, es imposible que todo salga perfecto. Lo importante es corregir errores del pasado que aún persisten. Por ejemplo, el ingreso al Cumbiódromo en el primer acto oficial no fue nada fácil para los espectadores. La multitud fue casi incontrolable. Claro, como la Batalla de Flores comenzaba a las 11 de la mañana todos querían ingresar al mismo tiempo para ocupar los palcos. Hubo desorden al comienzo, pero poco a poco el panorama se fue despejando.

******* 

Congo de Oro para todos. — En  la Noche de Orquestas, que conocemos como Festival de Orquestas desde que se inició hace 55 años en el Coliseo Cubierto (hoy llamado Palacio de Combate Sugar Baby), todos los participantes se llevaron el preciado Congo de Oro por la presentación que hicieron. Es que ese espectáculo musical fue creado precisamente para que los grupos entraran en competencia, por ello cada uno se esmeraba en ofrecer una actuación brillante, pero este año la organización prefirió obsequiar a todos la estatuilla (que según ellos por un aniversario más de la declaratoria del Carnaval como patrimonio). Sin embargo, la gente dice que más bien fue que los grupos inscritos no daban la talla.  El papel del jurado este año que debía seleccionar por categoría a quienes se les iba entregar un congo, resultó en vano.

******

No hay derecho — Aunque Verónica Alcocer no pisó el sábado la Vía 40, sino que estuvo en la Batalla de Flores Sonia Osorio en la 44, adonde fue invitada de honor, algunos medios de comunicación utilizaron un video (que alguien grabó desde su celular en el Cumbiódromo) en el que aparece un grupo de carnavaleros lanzando arengas desde uno de los palcos contra el presidente Petro, dando a entender que esa grabación fue en el desfile de la 44 donde no hubo palcos. “Me entristece que digan esta mentira y que enloden un trabajo social tan bonito que se está haciendo con ese grupo de mujeres pospenadas que me acompañaron. Nadie nos abucheó, al contrario, el pueblo nos dio mucho amor. Me salí porque mi vestido se dañó”, precisó la primera dama.

*******

Publicidad a la lata — Volviendo a la organización del Carnaval, este año siguió persistiendo la visible publicidad de los patrocinadores de las carrozas. Lástima, pues esos avisos tan grandes y colocados en todo el frente le restaron vistosidad a los trabajos tan bonitos que hicieron los artesanos de las carrozas. En carnavales como los de Río de Janeiro, por ejemplo, jamás utilizan esos tipos de carteles.

Bella carroza, lástima el aviso publicitario tan grande y muy visible.

******

De nada sirvieron — Los palcos son plataformas en forma de balcón, como los que son montados en la Vía 40, que permite al público apreciar los desfiles. Pero no se deben llamar “palcos” donde se coloca silletería encerrada con estructuras en un lugar plano, como en el caso de la gramilla de un estadio. Los encargados de este gran negocio dicen que es para que haya más organización, lo que no sucedió en el caso del espectáculo de coronación. La gente, movida por la música permaneció todo el tiempo de pie dejando a los de atrás viendo un chispero.

*****

Una de las comparsas durante su presentación en la Batalla de Flores Carlos Franco de la 44.

********

Al oído de los directivos de Agfa—- El aporte que la Asociación de Grupos Folclóricos ha hecho al engrandecimiento del Carnaval de Barranquilla en las últimas dos décadas, con todos los eventos y desfiles que lideran en el precarnaval y en los cuatro días de fiesta, es de admirar y merece el apoyo de las autoridades y carnavaleros en general. Pero como incluso al mejor cazador se le puede ir la liebre, no estaría de más que Agfa fuera mucho más celoso y exigente con el nivel de los grupos que participan en sus desfiles, pues, entendiendo que estos vienen de otras regiones y que hacen un gran esfuerzo para participar, ya durante el desfile del sábado fueron evidentes los contrastes: unos muy vistosos en su vestuario, presentación y número de participantes, y otros no tanto, que casi no bailan y de muy pobre presentación. Y si a esto se suman la demora en el desfile, la poca musicalidad del recorrido, los baches, pues al final queda algo de desazón entre quienes fueron en plan familiar a ver un desfile distinto. Con semejante escenario, semejante público, con grupos muy buenos y lucidos, bien vale la pena revitalizar el Carnaval de la 44 y darle el nivel que se merece.

*****

Por las nubes.—Los negociantes de las boletas para estar en los “palcos” del estadio Romelio Martínez las vendieron a precios desorbitantes. Ni para qué hablar de las bebidas y picadas que ofrecían los meseros que tuvieron el privilegio de vender en ese sector “exclusivo” en la noche de coronación. Nada más una botella de agua de las pequeñas costaba $10 mil, y una pequeña bandeja con bollos, butifarra y poca carne: $200.000.oo. El público lo consideró un abuso en los precios.

+ Noticias


Lo que tiene que saber si tiene girasoles en su jardín
La historia del pueblo de Austria que se cansó de su nombre
Fragola, la boutique que viste a las mascotas a la medida
‘Coworking’, una tendencia que conecta con fuerza en los centros comerciales