Dr. Rodolfo Vega Llamas
Columnista / 10 de septiembre de 2022

Mi bella Barranquilla

Ciudad de mis amores, me vio crecer, sonreír y llorar; gente buena, sonriente, amable, trabajadora, brillante sol y brisa, gente de arte música y cultura.
Esta ciudad donde el Río Magdalena termina su largo recorrido, es cuna de grandes músicos, literatos y pintores. Es además, escenario de una de las fiestas más importantes del país: el Carnaval de Barranquilla.
Si miramos cosas bellas de mi tierra, tenemos el Museo del Caribe, el hermoso y antiguo edificio de la Aduana, el tradicional zoológico, el famoso Paseo Bolívar y el gran malecón del Río; paisajes incomparables como Bocas de Cenizas, pero para mí personalmente el clima caribe por sus brisas tan acogedoras, hacen de diciembre aún más reluciente.

Me atrevería a decir que los barranquilleros, gentilicio oficial, es lo mejor de mi tierra que me crió, los famosos curramberos, gente buena y sana, donde siempre hay plato en la mesa para la visita. Por algo nos llaman la Puerta de Oro de Colombia, por su gente amable y acogedora.
Los barranquilleros aman el fútbol, al equipo Junior que los hace vibrar y gritar con todo el corazón.
Cada 7 de abril, las personas que viven en esta urbe desde hace muchos años, rinden homenaje a la ciudad.
Me atrevería a decir que es uno de los mejores centros portuarios y concentra parte importante de las grandes industrias colombianas.
Vio nacer la aviación. El primero en sobrevolar en una máquina sobre el territorio colombiano fue el aviador canadiense John Smith, lo hizo un diciembre de 1912 sobre Barranquilla y el 26 de enero siguiente, en Medellín.
El aeroplano logró aterrizar en la finca El Prado, donde pocos años después sería fundada la primera urbanización de Colombia, el barrio El Prado. El 18 de junio de 1919, se realizó el primer vuelo de correo aéreo en el país entre Barranquilla y Puerto Colombia.
Y algo espectacular de mi tierra: sus platos típicos como el arroz de lisa que se sirve con bollo de yuca, el tradicional sancocho. Tiene una de las mejores grastronomia del país.
El barranquillero es una variante de dialecto costeño colombiano, el cual hace parte de español caribeño, cuya base probable es el dialecto andaluz y canario.
Nuestra música, ritmos diversos como la cumbia, la champeta, que son infaltables en el Carnaval ,pero también hay amantes del jazz y de la música clásica.
Hay playas hermosas, para mí personalmente la de Juan de Acosta es una playa grande a 35 Km de Barranquilla, donde abunda una variedad de restaurantes que ofrecen deliciosos platos típicos con camarones y pescados.

La capital del Atlántico ha sido fuente de inspiración de muchos compositores como Esther Forero, Joe Arroyo, Rafael Campo Miranda, Pacho Galán y tantos otros.
Estas letras se las dedico a mi tierra donde pase momentos inolvidables, con gente especial, siempre la llevo en mi corazón.

+ Noticias


La historia del abuelo que le pagó con un gallo y una gallina a su urólogo
Un emprendimiento “horneado” con amor familiar
El dulce emprendimiento con aroma a galletas  y tortas
Las dos parejas nominadas y otras curiosidades de los Oscar 2022