En la Nota / 5 de septiembre de 2020

Miguel Durán Jr, el sabanero que perdió la batalla contra el COVID-19 al que le cantó

Miredvista.co

El destacado intérprete y acordeonero de 48 años se hizo célebre por la canción ‘La camisa rayá’.

Llegó a Colombia esta pandemia mala/ que está afectando a todo el mundo entero./ Y ese virus que nadie lo esperaba./ Mete tu mano, Dios mío, salva tu pueblo”.

Las paradojas que tiene la vida, podría afirmarse tras el fallecimiento del cantante y acordeonero Miguel Durán Junior, víctima del COVID-19 en el que se había inspirado para componer su última canción “La pandemia”.

En cuarentena, me quedo aquí en la casa./ Y hay que cuidarnos, le digo a mis amigos./ Dios mío bendito, yo tengo la esperanza,/ que pronto mande la cura pa este virus.

Porque fue precisamente el virus, ese al que le cantó en sus últimas semanas de vida, al que el compositor de célebres canciones como La camisa rayá y El bolsillo pelao, le perdió la batalla después de casi dos meses de permanecer en una unidad de cuidados intensivos de una clínica de Sincelejo.

Sus familiares informaron que Miguel se había recuperado de COVID-19 pero que en la clínica a la que acudía para el tratamiento post pandemia adquirió una bacteria que finalmente acabó con su vida.

Horas antes de ingresar a la UCI, Durán Jr. envió un mensaje a sus seguidores a través del director de Olímpica Estéreo Sincelejo, Emilio Núñez.

“Estoy aquí en la Clínica Salud Social, me van a pasar para María Reina porque no hay UCI acá, entonces para que me haga el favor y para que la gente esté pendiente, que no me vayan a olvidar ahora que me lleven para acá; a los políticos, los grandes políticos, que estén pendiente de mí, que no me abandonen”, narró en mensaje de voz.

La salud del tercer hijo del célebre folclorista Miguel Durán se fue deteriorando hasta producirse su deceso el pasado jueves en horas de la mañana.

El destacado compositor, intérprete y acordeonero, al estilo del tres veces Rey Vallenato Alfredo Gutiérrez, había nacido hace 48 años en Caucasia (Antioquia). Era ampliamente conocido en Sucre, Córdoba y el bajo Cauca Antioqueño en donde era un verdadero ídolo del vallenato sabanero.

A través de Twitter, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata deploró el deceso del artista, mientras que el gobernador de Sucre, Héctor Espinosa, lamentó la temprana partida del artista. “Destacamos su gran legado y aporte a la música y el folclor sabanero”. 

La Alcaldía de su natal Caucasia escribió: “Un acordeón se quedó sin músico. Un vallenato sin su voz y un pueblo sin su ídolo”.

+ Noticias


La nobleza de un paraguita
Cómo tener un cabello sano
Al estilo francés
¡Brindemos por el segundo!