Dr. Rodolfo Vega Llamas
Columnista / 18 de marzo de 2023

Mileva Einstein

Compañera de Albert Einstein, de pupitre en clases y su esposa, ¿quién más podría conocerlo sino está inteligente mujer?

Ambos fueron estudiantes en el politécnico de Zurich, una de las pocas universidades de Europa que por entonces admitía mujeres; allí compartieron su interés por la ciencia.

Esta mujer era muy brillante, ver sus notas tan altas no dejaban dudas de su enorme capacidad intelectual, lo chistoso es que eran más altas que las de Albert Einstein, y sin embargo, no logró superar los exámenes del fin de su carrera. Algo totalmente incomprensible.

Ella le pasó lo mismo que le pasa a muchas mujeres brillantes, que en ocasiones viven a la sombra de su marido sin ninguna razón lógica.

Lo que sí se sabe es que contribuyó al desarrollo de una de las teorías más científicas de la humanidad e importante del siglo XX : la de la relatividad, enunciada por su marido, Albert Einstein, pero la maternidad y una sociedad poco dada a conocer la importancia de la mujeres le impidieron acabar con sus estudios y la relegaron a un papel secundario en la historia.

Además se sabe que Albert Einstein era en materia de sentimientos, frío y escueto como sus fórmulas matemáticas.Esto se sabe por una nueva colección de cartas aparecidas relativamente recientes.
Estos documentos donde humilla con sus exigencias absurdas a su ex esposa, y le pone unas condiciones hasta estupidas de un genio.

Lo más raro es que la madre de Albert Einstein no gustaba de Mileva. Una vez le dijo: “Esa mujer no puede ganar la entrada a una familia decente….tú estás arruinando tu futuro y tu camino a la vida.”
Hay muchas discrepancias sobre Mileva, siempre ha estado cubierto de misterio. Algunos investigadores la muestran como amorosa, intelectual , otros como una inteligente tonta.

Pero los años felices de matrimonio duraron poco.
En 1912, Einstein comenzó un romance con su prima Elsa Einstein Lowenthal. Describe a Mileva como una “criatura hostil y poco divertida.”

Y confiesa: “yo trato a mi esposa como una empleada a quien no puedo despedir……Tengo mi propia alcoba y evito estar a solas con ella.”

La pareja se divorció en 1919 , y ese mismo año el científico se casó con su prima Elsa, con quien se radicó en 1933 en los EEUU, este otro matrimonio también fue otro fracaso, dicen las malas lenguas que fue por conveniencia, en el que nunca hubo amor.Pero esa es una historia más de Einstein.

A mediados de los años 50, cuando el científico ya veía proximo su fin, le escribió a un amigo, “Soy un triunfante sobreviviente del periodo nazi y dos esposas.”

+ Noticias


Lune et Rose lanza colección de ropa ‘The New 70s’
De la gripe española a la Covid-19: estas son las lecciones que quedan
Receta de una médica
Tecnoglass sonó la campana de Nasdaq en medio de aplausos