Vida Cultural / 30 de septiembre de 2023

Nace la Asociación de Productores Independientes de Cine de Colombia

Ciro Guerra y Cristina Gallegos durante el rodaje de ‘Pájaros de verano’.

Miredvista.co

Doce productoras independientes hacen parte de esta agremiación con la que buscan tener representación en los escenarios en los que se debata el presente y futuro de la cinematografía nacional.

Una docena de casas productoras se unieron para crear la Asociación de Productores Independientes de Cine de Colombia, PI, y de esta manera hacerle frente a las exigencias actuales de ese sector, teniendo en cuenta los 20 años de ejercicio continuado de cine en Colombia tras la aprobación de la Ley del cine y la creación del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico en el país.

Johnny Hendrix, primer director negro de cine colombiano.

Según explicaron en un comunicado, se trata de un ejercicio basado en el espíritu crítico y en el debate amplio que permita el mejoramiento y crecimiento del sector cinematográfico. “Estas empresas decidieron asociarse con el objetivo de tener representación en escenarios, públicos y privados, y a nivel local e internacional en los que se debate el presente y futuro de la cinematografía colombiana, aportando a ellos un pensamiento diverso a través de la creación de la asociación”, apuntan. 

En tiempos de extrema polarización en los que la información hace parte de los negocios más controlados a nivel mundial –precisan— es necesario fortalecer las expresiones locales, y sus ecosistemas de producción y difusión para el beneficio presente y futuro de las naciones. 

La asociación se nutre de la experiencia de la producción de películas como La Tierra y la Sombra, de César Acevedo; El Abrazo de la Serpiente y Pájaros de Verano, de Ciro Guerra y Cristina Gallego; Los Reyes del Mundo, de Laura Mora; Oscuro Animal, de Felipe Guerrero; Gente de Bien y Litigante, de Franco Lolli;  Amazona y Alis, de Clare Weiskopf y Nicolas Van Hemelryck;  Chocó y Candelaria, de Jhonny Hendrix Hinestrosa; Los Días de la Ballena, de Catalina Arroyave; La Eterna Noche de las Doce Lunas, de Priscila Padilla; Un Varón, de Fabián Hernández; Amparo, de Simón Mesa, y Memoria, de Apichatpong Weerasethakul. 

Con ‘Los reyes del mundo’, Laura Mora (centro) ganó la Concha de Oro en el Festival de Cine de San Sebastián, en España.

Hacen parte de PI las casas productoras Antorcha Films, Burning, Casatarántula, Ciudad Lunar, Evidencia Films, Inercia Películas, Laima, Madlove, Medio de Contención, Milagros, Mutokino y Rara Cine.  La presidencia y vicepresidencia la llevan Cristina Gallego y Franco Lolli, y en la representación legal y suplencia están Diana María Bustamante y Manuel Ruiz Montealegre, respectivamente. 

El enfoque de la asociación está dado por la particularidad de los asociados, productores-cineastas independientes, varios de ellos también directores, quienes en los últimos años han logrado importantes distinciones a nivel internacional para el cine colombiano. A partir de la experiencia de cada integrante, ha prevalecido en la creación de PI “un ejercicio de crecimiento y pensamiento del hecho cinematográfico conjugado con la innovación en las formas de producción, donde el aspecto humano y artístico es lo primordial”.   

Vale destacar que la presidenta de la Asociación de Productores Independientes de Cine de Colombia, Cristina Gallego, se convirtió esta semana en la primera mujer cineasta colombiana en ser miembro del jurado en competencia oficial de un festival de clase A, con su participación como jurado de la Sección Oficial del Festival de Cine de San Sebastián.

Cristina destacó que este grupo que el Festival formó para valorar las películas de la Sección Oficial “es muy heterogéneo, ya que posee enfoques y miradas muy diversas”. De él también destaca “la particularidad de que los hombres sean minoría”.

+ Noticias


Mompox tendrá su parque del jazz
“Hace falta la calle, pero lo importante es que el Carnaval llegue a la gente”
“Si estuviera hecha nada no me criticaran tanto”: Amparo Grisales
Las mujeres ya no lloran ni callan, ahora denuncian y luchan