Mundo Deportivo / 21 de agosto de 2021

Qué difícil es sentarse en el banco técnico de Junior

Romario Quintero

En esta década han pasado 10 entrenadores. El equipo ‘Tiburón’ acaba de despedir a Amaranto Perea para darle opción a Arturo Reyes.

El mundo Junior siempre es difícil de entender y momentos no se sabe cuándo algo sale bien o mal. Nuevamente el cuadro barranquillero destituye del banco de suplentes a un director técnico, esta vez es Amaranto Perea, quién llegó hace varios años a Barranquilla como asistente del legendario Julio Comesaña.

El talón de Aquiles fue las siete eliminaciones en sus 11 meses a cargo del equipo y una integración con licor en la sede deportiva del club rojiblanco.

Referente a este caso particular el orientador antioqueño se refirió sobre el tema “se hizo un asado, se tomaron unas cervezas y nada más. ¿Quién no se toma una cerveza? Parece que a veces llevamos las cosas a los extremos. Yo doy la orden. Me pareció una actividad para quitarle un poco de presión al grupo. Un asado, estábamos compartiendo entre nosotros y creía que una cerveza es menos dañina que una Coca-Cola. No hay misterios”, declaró Perea ante los medios de comunicación.

Desde el año 2011 han salido 10 entrenadores. El primero de ellos fue José ‘Cheché’ Hernández, aunque fue campeón en 2011 contra Once Caldas (2-4 en penaltis), en 2012 perdió la final de la Superliga contra Nacional y se despidió.

El siguiente al paredón fue Alexis García, quien venía como un gran recorrido en Equidad Seguro, pero no dio “chicle” en Barranquilla y es considerado uno de los peores DT en la historia del club.

El sucesor de García sería otro viejo conocido, Miguel ‘Zurdo’ López, quien dirigió siete veces al equipo, la última entre 2013 y 2014, sin lograr títulos.

Como dirán la canción de Milly y los vecinos: “Volvió Juanita diciendo que no volvía”, Julio Comesaña toma el mando del club. Fue entonces cuando los títulos fueron una invitación a la ilusión de la continuidad: ganó la Copa Colombia (a Santa Fe, 2015) fue finalista de Liga pero perdió contra Atlético Nacional (3-2 por penaltis) y contra Independiente Medellín (3-1) y fue subcampeón de Copa Colombia (perdió contra Nacional, 2016). Sin embargo, todo se derrumbó y volvió a salir por la puerta de atrás de la sede deportiva.

¿Por qué no darle la oportunidad una mentalidad joven? Llegaría Giovanni Hernández, quien apenas aguantó parte del 2016 y lo reemplazó Alberto Gamero, a quien solo le dieron 9 partidos antes de despedirlo.

En 2017 para repuntar: le ganó la Copa Colombia al Medellín y le dio paso a Alexis Mendoza para un segundo ciclo, en 2018, que no estuvo ni cerca del primero. El final fue el que ya todos conocen.

¡En serio otra vez el mismo nombre! ¿La vieja confianza? Sí, claro. Se repite la misma historia vuelve la novena batalla: Comesaña. Y fue un 2018 de ensueño: fue finalista de la Copa Sudamericana (cayó contra Atlético Paranaense, 4-3 en penaltis) y campeón de Liga tras superar al Medellín (5-4) y entonces el uruguayo, de nuevo, decidió irse.

Es momento de buscar a un mundialista para lograr títulos internacionales. Luis Fernando Suárez eres el elegido, pero no pasa nada con él, en ese mismo 2019, en el que volvió Comesaña por última vez. Y adivinen qué: fue campeón de Liga (final contra Pasto, 4-5 en penaltis) y de la Superliga contra Deportes Tolima (0-3, penaltis).

Hasta ahora Perea es el último candidato de esa silla caliente y en su último día del club expresó: “Los resultados, lógicamente, no avalan mi continuidad. No pude entregar lo que este equipo exige, que son títulos. Las cosas no salieron, por más que buscamos soluciones. Finalmente, no logramos una estabilidad. Los resultados son contundentes y estamos hablando de un equipo que exige más de lo que, a lo mejor, yo pude ofrecer”, puntualizó el DT.

Será un día de REYES para Arturo

Luego de la salida de Amaranto, horas después la junta directiva de Junior anunció la llegada de Arturo Reyes, orientador que estuvo en la Selección Colombia sub-20 de la categoría.

«Yo estoy en un momento en donde debo retribuirle a una institución que a mí me ayudó, me dio trabajo durante mucho tiempo. Intenté hacer las cosas con mucha honestidad. En estos momentos creo que es el momento justo para venir, luego de haber dirigido sub-19, sub-20, sub-23 y las Mayores, era un tiempo para dar una mano en la institución. No tengo ninguna duda de que de acá en adelante la afición estará contenta con su equipo y poco a poco esperamos que, con la afluencia de la gente en el estadio, podamos sentir nuevamente lo que siente el futbolista cuando está llena su tribuna”, indicó.

Al momento de mencionar a Reyes enseguida uno piensa que los jugadores juveniles tendrán más opciones en el equipo.

“Creo que cuando el directivo piensa en el nombre de Arturo Reyes sabe que yo vengo trabajando hace mucho tiempo en categorías menores con el Barranquilla, Selecciones sub-20. Siempre he creído en el jugador joven, me gusta darle oportunidades para que su sueño de vida lo puedan realizar. Los futbolistas que están acá es porque pueden competir. Armaremos un grupo para el sábado y de ahí en adelante cada uno tendrá que rendir dentro del campo y los jóvenes competir contra los que le tienen alguna experiencia”, puntualizó.

Esperamos que Reyes no sea otro entrenador que le ha quedado grande dirigir al onceno barranquillero.

+ Noticias


¡Lo último! Sony prepara la nueva consola PS5 Pro
Meme de la semana
La Dulce Vanidad de Kathy Roca inspirada en los niños
La roca de oro que si se visita tres veces atrae riqueza