Entretenimiento / 2 de julio de 2022

Vuelven los Vargas a la Tv, así que… ¡dejémonos de vainas!

Miredvista.co

La historia gira en esta ocasión en torno a las peripecias de la familia de Ramoncito Vargas, el hijo rebelde de la familia que dio vida a la comedia de los años 80.

Entre 1984 y 1998, los colombianos estuvimos pegados de las divertidas peripecias de Juan Ramón Vargas y su familia en la comedia dominical Dejémonos de vainas, escrita por el periodista Daniel Samper y el director de televisión Bernardo Romero Pereiro.

Los Vargas son una típica familia de clase media bogotana que en un comienzo hacía una semblanza de los Samper Tafur (familia de uno de los libretistas). Daniel Samper era representado como Juan Ramón Vargas, periodista que trabaja en el periódico bogotano El Clima, en alusión al periódico El Tiempo de Bogotá, cuya competencia era en la serie El Observado«, que también representa a El Espectador competidor histórico del primero.

Las peripecias de la familia se derivaban de hechos cotidianos como una visita, un paseo o acontecimientos de la realidad nacional. La familia era completada por Renata de Vargas (Paula Peña), los tres hijos de la familia: Teresita, Margarita y Ramoncito, la empleada de la casa (Josefa), el mejor amigo de la familia (Ramiro de la Espriella) y Doña Mónica, la madre de Juan Ramón.

Emmanuel Saldarriaga, Constanza Duque y Melissa Cabrera hacen parte del elenco.

Tal fue el éxito de aquella temporada que ahora RCN anuncia el regreso de los Vargas a la pantalla chica, pero esta vez teniendo como protagonista a Ramoncito Vargas, el hijo rebelde de la familia, interpretado por Carlos ‘Pity’ Camacho, que ahora ronda los 40 años y es responsable de una familia como la que tenía de niño..

Ramoncito (Pity Camacho) y su esposa (Margarita Muñoz).

Dejémonos de Vargas no encaja propiamente en lo que ahora llamamos un reencauche, es decir un remake de un programa del pasado, como sucedió con programas como Pasión de gavilanes, por ejemplo. En realidad es un spin off, es decir, un programa creado a partir de una obra ya existente, en este caso siguiendo la vida del hijo rebelde de .

Esta divertida producción contará la vida de la familia Vargas Restrepo, una familia de clase media, pujante y emprendedora, que, como todas las familias, tiene sueños por cumplir y problemas en su día a día, pero demostrarán que desde la unión y el amor en familia nada es imposible.

Pity Camacho es un actor con amplia trayectoría dentro de la actuación y la televisión colombiana, en donde ha participado y protagonizado múltiples producciones, entre ellas O todos en la cama; Milagros de amor; La Pola; Allá te espero; La Playita y Pa’ quererte, papeles con los que ha logrado robarse el corazón los televidentes con sus recordados personajes e historias.

Parte del elenco de ‘Dejémonos de vainas

Ahora el actor caleño que también participó en MasterChef Celebrity en 2021, asume el reto de darle vida a Ramón Vargas «Ramoncito» en Dejémonos de Vargasun hombre que decidió ser periodista al igual que su papá, casado con la mujer más linda de la Universidad (Valentina Restrepo) con la que tiene un único hijo. 

Esta producción contará con reconocidos y nuevos talentos de la televisión colombiana, quienes serán los encargados de dar vida a cada uno de los divertidos personajes que harán de esta historia una de las mejores en la televisión colombiana.

Además de Pity Camacho (el papá), otros actores y personajes son Margarita Muñoz (la mamá), Emmanuel Saldarriaga (el hijo adolescente), Constanza Duque(Tía Lucy), Laura Flórez (empleada de los Vargas) y Melissa Cabrera (una nueva integrante de la familia). Otros divertidos personajes son interpretados por actores como Aco Pérez(mejor amigo de Ramón), Nataly Umaña (mejor amiga de la universidad de Valentina) y Julio Pachón (el portero del edificio donde vivirán los Vargas).

+ Noticias


Los pedalazos de Raúl Lacouture por el Atlántico
“El Carnaval 2022 se celebrará con austeridad”, dice la gerente Sandra Gómez
Series, películas y documentales para seguirles la pista en julio
Una vallenata tiene las riendas de la economía naranja