Álvaro Ricardo: salsero, tropical… y romántico

Miredvista.co

El intérprete nacido en Ovejas, Sucre, pero que siempre ha vivido en Barranquilla, alista lo que él denomina una “sorpresa musical” dedicada a la música colombiana.

Álvaro Ricardo.

De niño, Álvaro José Ricardo Ricardo se divertía al escuchar el eco de su voz cuando cantaba en el segundo piso de su casa en el barrio El Campito, al sur de Barranquilla. Y como desde chiquito le gustaron no solo la música sino también el fútbol, antes de empezar un partido de bola e`trapo entretenía a sus amigos cantando los éxitos de Julio Iglesias, José José, Celia Cruz, Daniel Santos, Rubén Blades, Joe Arroyo y Frankie Ruiz, entre muchos otros.

“Nadie me paraba bolas, pero a mí siempre me gustó cantar y no dejaba de hacerlo”, dice hoy este reconocido intérprete tropical que ha ganado 8 Congos de Oro en el Carnaval, y que en su adolescencia se iba al barrio La Victoria, a casa de los famosos percusionistas Charlie y Richie Pl, que decían cuando lo veían: “Llegó el monito que canta como Frankie Ruiz”.

Así, a punta de perseverancia, de tocar puertas, de no desfallecer ni en los momentos más duros, Álvaro Ricardo logró forjarse un nombre y una carrera musical, primero con conocidas orquestas de Barranquilla, y desde hace una década como solista. El es el intérprete de éxitos como Por qué será, que es uno de los grandes hits salseros de los últimos años en países como Ecuador y México, por ejemplo; o de Usted, que hizo con Micky Taveras; pero su voz también es carnavalera, como quedó demostrado con el Mosaico recocheroEl pilandero y El taponazo

TRAYECTORIA

En una presentación carnavalera.

Siendo un adolescente aún, en una de esa ida a casa de los Plá, un día una hermana de ellos le habló de que estaban conformando una orquesta, Los Atrevidos, y le animó a ir al sitio donde ensayaban. Allí compartió con Ray Palacio y conoció a Charly Gómez, cantantes del grupo Raíces.

Precisamente al disolverse esa agrupación, Gómez se independizó como solista y se llevó a Álvaro Ricardo como corista por dos años. Luego pasó a la orquesta de Juan Piña por 5 años, donde compartió con maestros de la talla de Carlos Piña y Ramón Benítez, entre otros.

El siguiente paso fue con la orquesta de Pocho Pérez. “Cada agrupación fue una gran escuela para mí. Yo siempre digo que lo que no conocí de niño o de joven lo aprendí con grandes maestros en cada una de estas orquestas”.

Su regreso a la salsa fue con la orquesta Los Tímidos, en 1993, como cantante y corista. De allí salió en un fin de año, hecho que le llenó de tristeza. Sin embargo, un amigo le avisó que estaban armando la orquesta de Zoila Nieto y que esta ya tenía, por lo menos, unos 30 bailes contratados. “Al final no fueran 30, sino como 45. ¡Buenísimo!”

La versatilidad de Ricardo lo llevó a formar parte de las agrupaciones Los Ahijados, de Pedro Ramayá Beltrán, con la que fue a estudio e hizo un disco, y con Son de Ovejas, con la que también grabó.

DOS EPISODIOS

De su paso por Son de Ovejas recuerda con tristeza el secuestro de que fue objeto en diciembre de 2002, durante un mes, en momentos en que viajaba entre el Carmen de Bolívar y San Jacinto.

De igual forma, la recaída de una afección que le había empezado siendo muy joven y que le truncó su carrera como futbolista con el equipo Sporting Club. Este equipo lo fichó y hasta alcanzó a entrenar, hasta que una infección en la pierna –ostiomielitis– lo sacó de las canchas. “Al regresar del secuestro vine muy mal, por lo que me operaron 5 veces y estuve casi 8 meses en una cama. Fue muy duro, pero yo siempre he sido disciplinado, perseverante, no me arrugo ante la adversidad y cuando hago algo le meto el corazón”, relata.

Dice que al independizarse, tras superar estos duros trances, grabó con nuevos arreglos unos temas que había hecho con Los Ahijados, contando con el talento de amigos como Pedro Tapias, Diego Morán, Willy Calderón, Charly Gómez, José Vásquez y Jorge Ortega, entre otros.

“Incluso, lo terminé con una plata que me regaló un amigo. Fui a Olímpica a llevarle el disco a Andy Pérez, pero al llegar él no estaba y me encontré en la puerta con Juan Carlos Coronel que, al oírlo, me dijo: ese no es un disquito, como me dijiste, ese es tronco de tema”. Posteriormente, Pérez le vaticinó que ese sería el disco del Carnaval y, efectivamente, aquel Mosaico recochero fue todo un hit.

Posteriormente, con la ayuda de un amigo –Dios siempre me pone ángeles, dice– se contactó con José Aguirre, director del Grupo Niche, quien al conocer la maqueta de una salsa que Álvaro había hecho le dijo que se fuera a su estudio en Bogotá. Lo hizo y así surgió la que es tal vez su más exitosa canción, su versión de Por qué será, todo un éxito en plataformas como Youtube y Spotify.

Ahora Ricardo comparte su tiempo entre su pasión por la cocina –sube sus videos cocinando a Youtube– con la grabación de su nuevo trabajo. “Estoy grabando una producción completa que no es salsa ni folclor. Es música colombiana con un toque romántico. Es toda una sorpresa”, asegura finalmente.

LO MÁS VISTO

+ Noticias


Shakira y Piqué, ¡10 felices años juntos!
SOFÍA CARSON
Brillante comienzo de Gio Urshela con los Yankees en las Grandes Ligas
Las predicciones de Távata para 2021