Dolce vita / 1 de junio de 2024

Con la llegada de junio se mueve la actividad turística en el Atlántico

El Castillo de Salgar, atractivo turístico en el municipio de Puerto Colombia.

Miredvista.co

Con toda la oferta de playas, medio ambiente, caminatas, deportes náuticos, artesanía y gastronomía, el Departamento le abre las puertas a visitantes de todo el mundo.

Si bien el sector costero del departamento, con sus playas, es el llamado a decir “presente” cuando de turismo se habla en el Atlántico, no debe desconocerse otras ofertas que en esta materia teneos en este territorio al que en los últimos años se le ha prestado más atención, no solo en inversión sino en promoción.

Puerto Colombia y sus balnearios han sido por excelencia el factor número uno cuando de mostrar al departamento a los turistas se refiere. Sin embargo todo el sector costero del departamento que incluye los municipios de Tubará, Piojó, Juan de Acosta y Barranquilla en el sector de Bocas de Ceniza, han ingresado a la carta de oferta turística de playas en esta sección del país.

EL Malecón de Río, de Barranquilla, una de las cartas de la ciudad para conquistar a visitantes durante las vacaciones.

Llegado el mes de junio, y por ende las vacaciones, el departamento del Atlántico dispone de estas cartas para la atracción de turistas locales, nacionales y extranjeros que además del disfrute del mar, el sol y la arena, tienen en las costas muestras de deportes náuticos y otras opciones que constituyen un gran atractivo para los visitantes.

Mencionábamos a Puerto Colombia por ser el destino que históricamente ha sido referente en materia de playas ubicadas en el mismo municipio así como en los corregimientos de Salgar, Pradomar y Sabanilla, y por ser lo más cercano a Barranquilla. Sin embargo no pueden desconocerse sitios de destino turístico como Tubará, que alberga los balearios de Palmarito, Puerto Velero, Playa Mendoza, Caño Dulce, Turipaná y Playa Tubará; Piojó con Punta Astilleros, Juan de Acosta con Santa Verónica, y Barranquilla con las denominadas playas de Puerto Mocho, que se vislumbra con un polo de desarrollo turístico en la capital del Atlántico.

Pero además Puerto Colombia encierra un atractivo cultural e histórico que albergan el recientemente restaurado Muelle, la estación del ferrocarril, la plaza de los inmigrantes y toda la arquitectura expuesta en la plaza principal del municipio que cuentan gran parte del desarrollo económico y social del país entero.

RIQUEZA CULTURAL

A lo anterior hay que sumarle la inversión que recientemente se hizo en materia turística en este municipio del Atlántico que dejan unas playas con una infraestructura que es única y que le da un atractivo especial y que, con el manejo por parte de un operador, ofrece la garantía de mantenimiento y embellecimiento por al menos 15 años.

Además Puerto Colombia, por ser esa puerta que le abrió el paso a los inmigrantes que le dieron impulso y desarrollo a Barranquilla y el departamento del Atlántico, lleva en sus entrañas una riqueza cultural y gastronómica que no pasa desapercibida para sus habitantes.

Así mismo en torno al municipio y su centro turístico se ha desarrollado una economía de tipo artesanal que muestra la destreza de las manos de hombres y mujeres que elaboran productos con elementos propios del mar y que dan cuenta de la importancia que tiene Puerto Colombia como para llevarse un pedazo de esa historia como subvenir.

Reserva de Luriza, en Usiacurí, es uno de los atractivos turísticos del Atlántico.

El resto del corredor costero del Atlántico además de su belleza paisajística tiene para mostrarles a los visitantes toda una variedad de platos típicos con productos del mar que enriquecen no solo el paladar sino su riqueza cultural.

Y como lo decíamos antes, además de las playas y todo lo que ellas nos ofrecen el Atlántico tiene las puertas abiertas en todos sus rincones, pues en cada municipio hay un atractivo que vale la pena disfrutar en esta temporada de vacaciones y otras más.

Aunque el departamento del Atlántico no tiene establecidas temporadas altas y bajas para turismo, salvo la época de Carnaval y durante las eliminatorias para los mundiales de fútbol, la Subsecretaría de Turismo que encabeza Jaime Alfaro De Castro, trabaja en ello, y de la mano de la empresa privada, para que cada año los turistas, locales, nacionales y extranjeros planeen su visita a esta sección del país.

OTRAS OPCIONES

Atlántico, pese a ser un departamento pequeño, también es muy rico en variedad de atractivos, especialmente en tiempos en que el senderismo, el avistamiento de flora y fauna, los deportes y caminatas, tienen especial acogida entre mucha gente, especialmente jóvenes  habitantes tanto de nuestros municipios como del interior del país que gustan de estas actividades.

En este sentido el departamento del Atlántico tiene como carta al municipio de Usiacurí, único con certificación de calidad en el país, considerado en mural más grande a cielo abierto, que es de grana tractivo para recorrerlo por su topografía y sus artesanías que hoy día son calidad de exportación.

Abrazar la naturaleza es una buen aopción para esta época de vacaciones.

Cerca de allí está la reserva natural de Luriza, considerada la punta de lanza para ecoturismo en el país, que cuenta con 470.000 hectáreas de bosque seco tropical, y es la primera zona protegida del departamento por su importancia medioambiental.

La ciudad de Barranquilla, en el marco de su desarrollo en infraestructura, así como cultural y de turismo tienen además de las playas de Puerto Mocho, sitios que son de interés turístico como la Ciénaga de Mallorquín, el Gran Malecón del Río, la Ventana al mundo, el museo del Carnaval, entre otros sitios como el emblemático barrio El Prado con sus bellas mansiones, que llaman la atención por su renombre a nivel local y nacional,

En el departamento, más exactamente en Tubará, Malambo, Galapa, Baranoa, Usiacurí y Piojó se encuentran asentadas comunidades descendientes de la etnia Mokaná quienes tienen una riqueza cultural muy particular para mostrar e influencia en desarrollo de dichos municipios hechos que, sin lugar a dudas, son un gran referente y un atractivo para el turismo cultural del Atlántico. Esta influencia se refleja en sus artesanías, manifestaciones artísticas y folclóricas, y en su gastronomía.

RIQUEZA GASTRONÓMICA

A propósito de gastronomía, el departamento del Atlántico es un corredor para disfrutar de los diferentes platos que son típicos en los diferentes municipios. Así podemos encontrar en Soledad, en el Área  Metropolitana de Barranquilla, la afamada butifarra que tiene reconocimiento y gusto no solo de visitantes nacionales sino extranjeros.

Los sabores del Atlántico pasan por la exquisita comida de mar, que ningún visitantes debe dejar de probar.

Por estos días el corregimiento de Aguada de Pablo, en Sabanalarga, celebra el festival de la mojarra lora, con toda la carta de preparación de este exquisito fruto de su recurso hídrico, pero además, el centro del departamento es una especie de feria gastronómica por el número de turistas que se detienen en los piqueteaderos y restaurantes en las vías para disfrutar de los deliciosos tamales, bollos de mazorca y de yuca, queso campesino, chicharrón, sancochos, arroces, la deliciosa y destacada arepa de huevo,  y demás exquisiteces propias de nuestros municipios.

Y como estamos en época de las frutas de la región, no puede dejarse de disfrutar de una variedad de mangos que se cultivan en el departamento, así mismo las ciruelas, sandías y otras especies que abundan en los diferentes municipios.

Junio es por tradición el mes de los puentes festivos, por lo que se avecinan en el departamento festivales y ferias que harán que los visitantes tengan la mejor oferta para hacer turismo en el Atlántico ya sea paisajístico, eco turismo, de artesanías, cultural, gastronómico o folclórico que invitan tanto a propios como a foráneos a visitarlo, disfrutarlo, llevar un subvenir y pensar el volver.

+ Noticias


Vaki, el nuevo método de ayuda virtual para los ciudadanos
Desfile de Acción de Gracias pasa a la virtualidad
La influencer de 62 años más amada por las cámaras
Flores en San Valentín… para acortar las distancias