El arte se mueve en la pandemia

En el antejardín de la galería se pueden apreciar estas esculturas de Jack Saad. El trabajo lo llamó ‘Relatos de la Pandemia’.

Patricia Escobar

La Feria de Arte 7/5, que nació como evento en 2016, ahora está en esta versión al alcance de todo el mundo.

Elsa Gutiérrez de Piñeres no es sólo una mujer talentosa y comprometida, sino una mujer de gran corazón que siempre les ha brindado amparo a los artistas emergentes. Su galería ha sido una plataforma donde muchos talentos nuevos han mostrado sus obras. Como galerista ha manejado a muchos virtuosos de la plástica con trayectoria y ha apoyado de igual manera a los nuevos.

Con poco público, manteniendo el distanciamiento, fue abierta la feria.

En noviembre de 2016 realizó la primera versión de Feria 7/5 con el propósito que los barranquilleros comenzaran a regalar obras que podían adquirir a un buen precio y conservarlas por muchos años. Trabajos de esos artistas nuevos que, por su talento, pueden llegar a tener renombre.

Las ferias de arte no son nuevas, pero la propuesta de esta barranquillera sí lo es porque cada artista tiene su espacio. La obra en sí habla con el espectador. Los nuevos coleccionistas encuentran valiosos trabajos.

La galerista Elsa Gutiérrez de Piñeres.

Su contacto con los artistas ha sido de siempre. Visita ferias, observa lo que está pasando, y llega a ellos de múltiples maneras. Otros la buscan y con esmero y dedicación hace curaduría, brinda asesoría.

Obra de Óscar Vergara.

En esta versión la feria tiene más de 200 obras de 80 artistas participantes y una exposición especial en el antejardín de la galería denominada Relatos de la Pandemia de Jack Saad. Está abierta del 14 de noviembre hasta el 14 de enero.

Escultura de Verónica Matiz

Siente que la pandemia ha sido positiva para la creatividad. En las obras expuestas se ve mayor dedicación y de creación, la tranquilidad que generan los aislamientos, la ausencia de afanes. Y para el mismo arte y la cultura en general, es importante porque ha permitido que con las plataformas digitales se impacte positivamente en los espectadores. Los artistas no compiten si no que se expresan con nuevas técnicas y propuestas.

“Esta temporada no ha sido fácil para nadie y tampoco para quienes dependemos, y aunque el sentir de cada obra yo he podido apreciar que, a través de sus obras, que este momento de recogimiento obligatorio ha hecho que el artista ha podido tener más tiempo para pensar, para crear, para trabajar y eso ha hecho que salgan obras maravillosas. No ha habido tiempo para la distracción y los resultados han sido muy positivos y eso hay que verlo y valorarlo”, concluye Elsa.

+ Noticias


Los cristales en tu vida
Jengibre: ¿cuándo sí y cuándo no?
El Aeropuerto Ernesto Cortissoz será sede de Killart 2020
Colores de Carnaval