Lo último / 30 de julio de 2022

El ‘rey del despecho’ en el recuerdo y el afecto del maestro Alci Acosta

“Ya lo que he hecho durante tantos años en mi carrera me siento feliz y de haber recibido la aceptación del público colombiano y del exterior, dijo el maestro Alci Acosta sobre su retiro de los escenarios que será a finales de este año.

Patricia Escobar

Los artistas se conocieron hace más de 50 años, grabaron a dúo dos éxitos y tres de las producciones discográficas del cantautor soledeño salieron de un sello disquero que creo el artista recientemente fallecido.

Solo unas horas después de que, a través de un video, él mismo saliera a desmentir la noticia de su supuesta muerte, el maestro Alci Acosta, quien por estos días se encuentra en Guayaquil, Ecuador, donde es un ídolo, se entera de que un viejo conocido, un artista al que vio crecer y luchar por su estilo musical, fallecía de repente.

El soledeño de 85 años de edad, que desde hace varios meses viene preparando una serie de conciertos como despedida de los escenarios, conoció a el ‘Rey del despecho”, Darío Gómez, cuando éste era apenas un muchacho inquieto que trabajaba en “servicios varios” en el sello discográfico Zeida, una especie de filial de la casa Codiscos en la década del 60.

Con su memoria prodigiosa, Alci recuerda que corría el año 67, cuando Darío tenía 17 años y ya demostraba su gran interés por la música.

“Yo era artista de la compañía y Darío era cercano a nosotros, nos atendía y estaba pendiente de todos los artistas, con gran amabilidad, y jocosidad, pero además demostraba su interés por la composición y la interpretación. Un día se me acercó y me dijo que tenía una canción para mí. La escuchamos, me gustó y la grabé. Se llama Amiga mía y es una canción que gusta mucho en el Eje Cafetero y que cada vez que estoy en alguna población de esa zona, tengo que interpretarla y es coreada por los asistentes”, comenta Acosta.

De ese momento hasta la fecha han sido más de 50 años de cercanía, de respeto, de admiración mutua. “Yo no puedo decir que éramos amigos. Teníamos raíces en zonas muy distantes: él en el interior y yo en Soledad, pero nos respetábamos, nos encontrábamos con frecuencia en aeropuertos, en conciertos, en lugares insospechados para intérpretes de lo que se conoce como música popular,. Como la vez que coincidimos en Nueva York, y no en el mismo escenario. Es que nuestra música es reconocida en el mundo. A veces pienso que es más valorada fuera de nuestras fronteras”.

En varias ocasiones Alci y Darío coincidieron en la nómina de conciertos, “pero creo que nunca estuvimos actuando juntos en el escenario propiamente dicho porque los empresarios nos colocaban muy distantes el uno del otro, y por lo general, nosotros, después de una presentación nos íbamos a descansar”.

Con su hijo, el también cantante Checo Acosta.

Con Darío Gómez grabó a dúo dos canciones: La copa rota, una canción popular de Alci, y Esta Navidad no es mía, una canción de ese mismo género, de Darío. Eso fue hace más de doce años, aunque como suele suceder, se convirtieron en éxitos, años después.

Pero eso no fue todo. El muchacho inquieto que comenzó a meterse en la industria musical como un trabajador de “oficios varios”, años después, a punta de composiciones y conciertos, tuvo su propia disquera: Discos Dago (las iniciales de su nombre y apellido) y en esa disquera, Alci grabó tres producciones discográficas en tres formatos bien distintos.

Acosta, “El emperador del sentimiento”, o “El rey del bolero” grabó en esa disquera hace 14 años una de las canciones que hoy en día lo identifican en el mundo y que sólo hasta hace cinco años comenzó a ser un super-éxito de la música popular en Colombia, y es obligada en todos sus conciertos: No renunciaré. Hoy ese tema tiene más de 175 millones de visita en YouTube, siendo la canción de Alci Acosta más escuchada, por encima de lo que uno pueda creer como podría ser, La Copa rota, o las grabadas a dúo con Julio Jaramillo.

+ Noticias


¿Cuál es el DT ideal para dirigir a Colombia?
Telenovelas: llegó la hora del reencauche
Amigos por siempre
Se encienden las alarmas en la Selección Colombia previo a las Eliminatorias