Nuestra Gente / 10 de julio de 2021

Élida Cañate, la tejedora de saberes que busca preservar la cultura palenquera

Élida Cañate en la reciente Feria Emprende del Mall Plaza de Cartagena. Gobernación de Bolívar.

Miredvista.co

Esta profesional de ciencias sociales comenzó haciendo trenzas a domicilio. Doce años después es la representante de su emprendimiento, la Reina de Kongo, que genera empleo para mujeres de su tierra.

Los turbantes tienen mucha salida entre las mujeres que van a la Reina del Kongo. Gobernación de Bolívar.

Los peinados de San Basilio de Palenque, en Bolívar, son sinónimo de resistencia, dice con plena convicción una de las líderes culturales Élida Cañate Díaz.

Ella, de 30 años, que creció viendo a las mujeres de su familia trenzando el cabello de diferentes formas, es hoy una fiel defensora de los saberes ancestrales afros que busca que se transmitan de generación en generación.

Madre cabeza de familia y egresada de Ciencias Sociales del Instituto Manuel Zapata Olivella del municipio de María La Baja, lleva varios años buscando que se preserven tradiciones como los peinados típicos como parte de la aceptación, pero también de orgullo.

La hija de Juan Alberto Cañate y de Tomasa Díaz, agricultor y empleada doméstica, empezó hace 12 años haciendo trenzas a domicilio.  Primero por su cuadra en San Basilio, pero logró tanta fama, que después las clientas empezaban a llegar a su casa.

Y a medida que trenzaba, iba explicando el aporte de los peinados a la cultura palenquera, hasta convertirse en una especie de tejedora de saberes ancestrales que ha recorrido varias ciudades del país hasta llegar a Washington invitada por el Ministerio de Cultura y la Gobernación de Bolívar.

Élida recuerda que los dos primeros años fueron tocando puertas, pero luego, después del viaje a Estados Unidos, consolidó su emprendimiento ‘La reina del Kongoְְ’ (@la_reina_del_kongo) al que se sumaron varias mujeres con ganas de salir adelante mediante la tradición.

Hoy en día del grupo hacen parte peinadoras, modistas que hacen ropa tradicional, turbantes, accesorios, manillas, pulseras y la famosa manteca negrita que se usa para acondicionar el cabello antes de peinarlo. Este producto se elabora del corozo de la palma africana.

De su trabajo cuenta que lo que más le piden son las trenzas libres o lluvia como también lo llaman, y confiesa que depende del trabajo, el tiempo y los materiales, pueden cobrar desde 10 mil pesos hasta $300.000.

A su local llegan no solo paisanas sino los turistas colombianos y extranjeros que llegan atraídos por la cultura de San Basilio.

El fin de semana pasado participaron la Plaza Emprende junto a otros emprendedores de Bolívar que tienen el apoyo del Ministerio de Cultura, Artesanías de Colombia, Gobernación de Bolívar, Icultur y el Mall Plaza en donde se desarrolló el evento.

Esta lideresa cultural, madre de Yaelis, de 6 años, fiel heredera de la tradición, se propone seguir fortaleciendo la cultura palenquera entre niños y adolescentes y abrir una segunda tienda que podría ser Bogotá o Barranquilla.

Orgullosamente palenquera, repite Élida Cañate en cada peinado que hace.

“Queremos seguir fortaleciendo, salvaguardando y reafirmando nuestra identidad cultural, y al mismo tiempo seguir buscando estrategias para el sostenimiento de cada una de las mujeres tejedoras”, confiesa.

+ Noticias


Walter Molano, con el legado de los grandes estilistas de Barranquilla
¿Busca pareja? Tenga en cuenta lo que le espera con cada signo
Junior presentó los métodos de compensación para sus abonados
Carnaval 2022: ¡una fiesta por partida doble!