En la Nota / 21 de mayo de 2022

“Fico me enseñó a amar más a Colombia”: Margarita Gómez

Margarita Gómez Marín, esposa de Federico Gutiérrez.

Zoraida Noriega

La esposa del candidato presidencial Federico Gutiérrez dijo a MiREDvista que vive el día a día, no le gusta hablar de triunfos sino que “estamos un proceso que sentimos vamos muy bien, paso a paso”. También nos habló de su personalidad, gustos y lo que significa para ella la familia. 

Margarita Gómez Marín, esposa del candidato presidencial Federico Gutiérrez y madre de Emilio (13 años) y Pedro (11), nació hace 44 años en Medellín bajo el signo Virgo, zodíaco con el que no se identifica mucho porque nunca le para bolas al horóscopo. Pero reconoce que  sí es perfeccionista, cuidadosa y meticulosa.

“Soy tan paisa como la arepa antioqueña”, apunta entre risas, esta ingeniera administradora especialista en mercadeo e hija única de un hogar  que le brindó amor, que le inculcó valores y mucha confianza.

Con su esposo durante una de las actividades del programa ‘Tejiendo Hogares’ que ella lideró como primera dama de Medellín.

“Fui muy contemplada por mis padres, pero no malcriada”, advierte refiriéndose a su crianza por ser hija única. Ellos le dieron autonomía en sus decisiones, entre esas cuando se fue por tres meses a Estados Unidos en un intercambio estando en el colegio.

Conoció a su esposo cuando era estudiante de décimo de bachillerato y él se encontraba cursando el segundo semestre de Ingeniería Civil en la Universidad de Medellín. Se casaron hace 20 años y entre 2015 y 2019 fue primera dama de la capital antioqueña cuando Gutiérrez fue alcalde.

Margara, como así la llaman cariñosamente, se define como una mujer sencilla, muy lejos de la vanidad, que no es esclava de su imagen o apariencia física. “ Me gusta sentirme bien, cómoda. Soy una mujer de camiseta, jeans y tenis. No me gusta el maquillaje en exceso, sino más bien lucir al natural”.

Dice que en caso de llegar a ejercer como primera dama de la nación “seguiré insistiendo en el poder transformador de las familias, es algo en lo que creo, en lo que he trabajado y seguiré trabajando. Porque de puertas hacia adentro es donde entregamos estrategias, herramientas, información y en donde estamos generando capacidad para que las personas aprendamos a relacionarnos, a fortalecer vínculos, a cuidarnos y a prevenir daños que se reflejan posteriormente en la sociedad”.

Margara se define como una mujer sencilla que le gusta sentirme cómoda con lo que se pone.

“Cuando en las familias no hay atención y existe violencia, esto trasciende a las instituciones educativas, a los trabajos y a la forma en la que vemos y nos relacionamos con el mundo. Por eso es importante acercar oportunidades y protección a la primera infancia, la niñez y adolescencia, así como a las madres cabeza de hogar”.

“LA FAMILIA ES PRIORIDAD”

En su reciente viaje a Barranquilla apoyando a su marido en su aspiración presidencial, Margara quedó gratamente impresionada con la ciudad que, según ella, “ha evolucionado mucho. No se ha quedo congelada en el tiempo. Es moderna y sobre todo, me gusta mucho la calidez y alegría de su gente”.

¿Acompaña siempre a su esposo en su correría política?

En esta campaña no he viajado mucho con él, porque los dos no podemos dejar solos a nuestros hijos pequeños. Para mí la familia es prioridad. Yo no voy a descuidar mi proyecto más importante como es mi hogar; en eso, tanto él como yo nos pusimos de acuerdo. Claro, yo acompaño a Fico de otra manera, nos comunicamos en todo momento donde quiera que esté durante sus correrías.

¿Cuál es el santo de su devoción?

-Soy una mujer de fe. No estoy constantemente en la iglesia. Rezamos en el interior de nuestras familias, agradecemos a Dios todos los días, pero no tengo un santo específico. En eso, mi esposo es muy parecido a mí.

¿Cómo cuida su silueta?

-Hago ejercicios cuatro veces por semana, y en el ratico que pueda. Lo hago más que todo por salud;  me gusta comer balanceado.

¿Qué tan buena es en la cocina?

-Ummm. Me gustaría serlo (risas). Yo tengo todas las intenciones, me gusta leer recetas, pero de ahí a hacer alguna en especial … no.

Por ese lado, entonces Fico pasa un poco de trabajo

-Yo a él le digo: hoy hay huevo con arroz, arepa y queso.  Esa es la opción que le doy a veces. (Jajaja) Nos encanta comer sencillo. Si queremos darnos un gustico, vamos a un restaurante, pero preferimos en casa. No me considero una experta en la cocina, hago comida sencilla. Durante la pandemia, ambos aprendimos hacer asados los fines de semana en plan familiar.

¿Y la bandeja paisa?

-¡A no! esa sí es una tradición. Cada ocho días.

¿Usted tiene una afición especial?

-Hacer ejercicios, es mi hobby. Para mí no es obligación, es pasar un momento feliz. Le dedicó hora y media. Salgo a caminar con mi esposo dándole la vuelta a la manzana. Antes íbamos a la ciclovía, pero por falta de tiempo y con tantas obligaciones que tiene él, ya no podemos.

¿Cuál cree usted es su mayor virtud?

-La pasión y amor que siento por mi familia. Soy una mujer que  se ha dedicado a la familia, como el proyecto más importante.

Todos tenemos defectos ¿podríamos hablar de alguno?

-Soy una persona llevada en mi parecer. A veces me cuesta ser en algunas cosas, pero en eso estoy trabajando todos los días.

¿Ayuda o le sugiere a Fico al momento de escoger la ropa? ¿o qué pinta debe ponerse para cierto actos?

-Pocas veces. Él lo hace y muy bien. A veces cuando me consulta  yo le digo que tal camisa no me gusta y me hace caso.

¿Le gusta que luzca el cabello largo, o le ha dicho que se motile más bajito?

Es que él es así (risas). Me parece que eso es lo lindo de Fico, una persona auténtica. Qué pereza tener que renunciar uno a lo que le gusta o se sienta bien nada más por darle gusto a las personas. Por lo menos, ¡a mí me encanta verlo con su pelo larguito!

¿Qué tan asidua es en las redes sociales?

-Para nada. Me gusta más la vida real, conectarme con las personas directamente. Obviamente que a través de las redes, como medio de comunicación, podemos llegar a la gente y recibir información, pero no soy amante de estar pegada al internet.

¿En qué ha quedó el programa Tejiendo Hogares que lideró siendo Primera Dama de Medellín?

A través de ese programa buscamos fortalecer a las familias de Medellín, capacitándolas y buscándoles herramientas para que pudieran mejorar y fortalecer sus relaciones, vínculos y valores como escenario de protección de los niños y formación de los jóvenes. En otro frente también  formamos en varios oficios a mujeres cabezas de hogar que le permitiera  generar ingresos, y trabajamos en la prevención del maltrato, violencia contra niñas y adolescentes como paso esencial para construir la sociedad que queremos y en este sentido, Medellín fue ejemplo para el país.

Usted ha dicho que le gustaría implementar sus conocimientos a favor de la unificación de las familias, para trabajar en acciones que fortalezcan a la sociedad ¿Cómo lo lograría a nivel nacional?

Tenemos que entender a las familias de cada región, todas son diferentes como en hábitos y comportamientos. Y todas tenemos retos y dificultades que a veces no sabemos cómo resolver. La familia es el eje transformador de una sociedad, es el núcleo más importante. Lo que pasa en los hogares es el reflejo de lo que ocurre en la sociedad, porque si en su interior hay maltrato y violencia entonces eso es lo que hay en la sociedad. Así como lo hicimos en Medellín, queremos entregarles herramientas para mejorar esas relaciones a través de las empresas, convocando eventos, llegando a las poblaciones directamente. Si queremos devolverles a las familias sus responsabilidades ayudándolas, el Gobierno debe entregarle a esos hogares capacidades y oportunidades.

¿Se ve usted viviendo en la Casa de Nariño?

-Yo vivo el día a día. Esa fue mi decisión. Vamos en un proceso que sentimos marchamos muy bien, con todas las ganas y fuerzas, apoyando siempre a mi esposo por convicción. Porque creo en él, en lo que ha construido y en lo que ha hecho. Me parece espectacular cómo la gente se ha tomado este proyecto. Los colombianos quieren a su país, seguir luchando y queremos que a todos nos vaya muy bien. Entonces, yo voy disfrutando este proceso en el que vamos paso a paso.

¿Qué ha aprendido de su esposo?

-Él tiene esa fuerza y esa pasión que nos contagia a todos para seguir trabajando por lo que hemos construido a lo largo de nuestras vidas y nos inspira para no desistir. Y como su esposa también me ha enseñado amar a Colombia profundamente, porque también soy una ciudadana, soy una mamá y soy una mujer trabajadora y precisamente eso es lo que quiero también para para mis hijos y mi familia, un país en orden y con oportunidades.

+ Noticias


¡La buena hora del reloj inteligente!
Seis plantas que no deben faltar en su casa
Colombia sigue con la luz encendida para ir al repechaje del Mundial
A 8 años de su muerte, Diomedes sigue prendiendo la fiesta del fin de año