Personaje / 4 de marzo de 2023

Maía se ‘descarga’ en MiREDvista

La cantautora Maía en el set de grabación del programa ‘La descarga’.

Zoraida Noriega

La cantante barranquillera habló de su trabajo como mentora del reality musical, de su nuevo disco, de sus cambios de looks, de su papel como madre y del empoderamiento femenino, a propósito del Mes de la Mujer. Dice que la tiene sin cuidado lo que le digan en las redes: que le baje el tono a su acento costeño.

Media hora fueron suficientes para que Mónica Andrea Vives Orozco, más conocida como Maía, hablara de todo para esta edición de MiREDvista.

‘La Niña Bonita’ de la música, que domina el  inglés, alemán y el ‘costeñol’, y a quien nadie le quita lo guapachoso como buena caribeña, cumple en julio de este año 21 años de carrera, en la que varias veces ha sido nominada al Grammy Latino, ha recibido discos de platino, entre muchos otros reconocimientos, ha ofrecido numerosos conciertos al lado de figuras internacionales y tuvo el privilegio de cantarle al Papa Juan Pablo II ante miles de personas en el Parque Simón Bolívar (Bogotá) durante la visita que hizo su santidad a Colombia en 2018.

La mentora visiblemente conmovida en una de las emisiones del reality.

Hace dos años tenía adelanta su nueva producción discográfica, la cual tuvo que suspender porque salió embarazada de Magdalena, su primogénita hoy de 11 meses, y poco después la llamaron para que fuera una de las mentoras  de ‘La descarga’, reality que a finales de este mes de marzo culminará.

Lo anterior le hizo cambiar la idea inicial que tenía del disco, tras explorar más sonoridades teniendo en cuenta también todo lo vivido en el reality, donde ha tenido la oportunidad de interpretar toda clase de géneros musicales, como por ejemplo, “la música de cantina” que nunca la había interpretado, pero que no sabía que le gustaba, como dice ella. El nuevo proyecto, que tendrá en su mayoría canciones de su autoría, no solo será de salsa sino que tendrá otras raíces tropicales.

En la Voz Colombia fue preparadora vocal del programa y en la Voz Senior fue invitada para que cantara. Su potente voz siempre recibe elogios. 

Con su disquera Maía Récords, bajo la dirección de su esposo Alberto Bossio, quien también es su manager,  acaba de firmar una alianza con una disquera gringa, lo que le obligará a estar viajando constantemente a Miami.

Foto Joe Veira, especial para MIREDvista.

Actualmente se encuentra promocionando el álbum Lo que yo quiero al lado de Gilberto Santa Rosa, ‘El Caballero de la Salsa’.

Contó que las grabaciones de ‘La descarga’ están adelantadas dos semanas y que la semifinal y final serán totalmente en vivo.

Considera que su trabajo en ese programa de talentos es como una “descarga” de emociones: canta, baila, ríe y llora, argumentando que “siempre he sido muy sensible. No estar todo el día con mi hija, porque ahí estaba recién parida, siento que todo me toca mucho, vivo todo de manera muy visceral . Creo que yo no hubiese sido mentora, como la que está viendo la teleaudiencia en estos momentos, si no hubiese sido madre, porque la sensibilidad sale a flote”.

“Para mí el trabajo y la música son importantes, pero desde que nació Magdalena para mí lo demás han pasado casi a un segundo plano, he aprendido en darme licencia de ser como soy”.

SUS CAMBIOS DE LOOKS

Sobre ‘La descarga’, la cantautora barranquilla opina que “este programa parece que hubiese sido hecho a mí medida. Ha sido enriquecedor, porque  los concursantes  aprenden de uno y nosotros aprendemos de ellos”.

“Aquí estamos haciendo lo que sabemos y lo que más nos gusta, que es la música. Tanto mis compañeros mentores como yo, podemos transmitir nuestros conocimientos y experiencias a nuestros respectivos equipos, que integran los participantes.  Los cobijo, no les doy duro con mis opiniones, porque sé que no es nada fácil la convivencia en un estudio, de estar solo. Siempre les reitero que más de ser famoso, hay que ser exitoso”.

Maía cantando con su pupilo ‘El Tren’, en la salsa ‘Fabricndo fantasías’.

En cada programa, la intérprete de la versión ‘Qué locura enamorarme de ti’ aparece con un look distinto (unas veces con largas trenzas, otras con afro y cabellera lisa) porque desde un comienzo se lo pidió al equipo encargado del styling. “Les dije: a mí me gusta el cambio, ser  versátil. No tengo problemas si me ponen un turbante, el cabello con rizos o recogido. Eso sí, a mí nadie baja de los tacones, entre más altos mejor, me encanta estar entaconada”, apunta entre carcajadas y con su natural desparpajo.  

“Yo vivo a Maía desde el punto artístico, no solo a nivel musical, sino en la manera de vestir, en el maquillaje y el peinado. Es como si yo tuviera una fiesta de fantasía todos los días, o estar en el Carnaval de Barranquilla. Entonces, si yo tengo esa oportunidad ¿por qué no me lo puedo gozar? Un artista tiene la licencia de hacerse cambios”-

“NUESTRA MÚSICA NO ES COMO LA MODA”

En cuanto al tema ‘Lo que yo quiero’, afirma: “nos ha ido muy bien. Es una de las más sonadas en las plataformas musicales, es una canción que sigue funcionando. Lo que ocurre es que la música que nosotros hacemos no es como la moda, que es tendencia inmediata, sino que empieza andar en diferentes nichos, y dura más tiempo  para que la gente la digiera, la deguste, y eso me parece excelente”.

«Me encanta el cambio. Lucir diferente en cada programa».

“Las plataformas y las redes, que para nosotros los artistas más que una ventana de nuestra intimidad, es una puerta al mundo, son herramientas que para nosotros, los más veteranos,  funcionan diferentes que con los nuevos artistas”.

Reconoce que recibe muchos elogios, pero que las críticas también abundan en las redes sobre todo cada vez que habla en cualquier espacio televisivo o radial. “A mí me tiene sin cuidado que me digan que le baje el tono a mi acento costeño, como algunos han opinanado en internet.

NI FEMINISTA, NI MACHISTA

Las cantantes cuentan hoy con más proyección que muchos hombres, porque son más visibles, les dan más oportunidad en la música ¿a qué cree que se deba?

-La vida es cambiante. Y una de las cosas más importantes es que nosotras las mujeres no podemos hacernos el cajón entre sí. Ha estado claro que el 60% del mercado mundial lo manejan las mujeres, pero muchas veces esas mujeres prefieren echarse tierrita unas con otras. Antes les gustaba más el producto masculino, pero ahora nosotras estamos consumiendo productos femeninos. Así como existe el machismo, existe el feminismo, pero poco a poco seguirán acercándose esos movimientos hasta llegar a un punto de equilibrio que no habrá ni lo uno, ni lo otro. Somos seres humanos y tenemos que apoyarnos entre todos.

¿Lo mismo está pasando con la música?

-Sí claro. Yo no soy ni feminista, ni machista. Trato de respetar mi vida y la de las demás personas, en su forma y esencia. Creo que somos diferentes, y tenemos que aprender a querernos por igual. Qué delicia ser únicos,  qué bueno que con el empoderamiento femenino nos llenemos de razones para darnos cuenta que somos fuertes, sin pisotear a los demás. No es conveniente pisotear a los hombres, porque somos seres humanos”.

Volviendo a su hija, ¿le gustaría que siguiera sus pasos?

–Lo que más quiero es que vibre con la música y el arte. Ella hará lo que su corazón le diga. Las personas que logran encontrar  refugio en el arte y en la música tienen maneras de exorcizar momentos difíciles de la humanidad. Me fascinaría que ella tuviera esas herramientas cerca, para poder despojarse de cosas que no quieran tener, que se sienta libre, y creo que la música y el arte pueden brindarle eso.

¿Cómo es su rutina como mamá?

-Por estos días que estoy preparando mi nuevo disco, apenas llego,  a las 6:30 la baño, se le da el tetero y le canto su buen rato. Es muy tranquila.

Entre su cantidad de sus tatuajes ¿no va a ponerse el nombre de  Magdalena?

– Es el paso a seguir (risas). Lo que me quiero tatuar primero es la carta astral, que muestre cómo estaba el cielo al momento de ella nacer. Lleno de estrellas.

+ Noticias


Noche carnavalera de fotografías, exreinas y coronas
Yurley Ávila y Vanessa Saldarriaga, periodistas “toderas” que asumen nuevos retos en la radio
Así viven hoy las princesitas traviesas de Mónaco: Carolina, feliz abuela; Estefanía, irreconocible
Sandra Gómez: “estoy viviendo el Carnaval como es”