Vida Cultural / 24 de julio de 2021

Japón: entre lo ancestral y camino al modernismo

Viajar a Japón es hacerlo a una cultura totalmente distinta a la occidental, es quizás la más diferente en cuanto a tradiciones y filosofía.

Miredvista.co

Japón, que por estos días acapara las miradas del mundo por ser sede de los Juegos Olímpicos, posee una cultura diversa y ancestral, sobre todo basada en el respeto, la armonía y educación. Esa cultura está orientada al mundo moderno, porque avanza a pasos agigantados, pero sin renunciar a las costumbres más arraigadas.

Una de las calles peatonales de Tokio. Es evidente el respeto que se tiene en general hacia el otro. Todos caminan en la misma dirección, en la acera que le corresponde.

Los habitantes de ese país asiático insular, gozan de ciertos privilegios gracias a lo que mantienen de generación en generación  y a su estilo de vida que en occidente es ejemplo  a seguir.

Tokio, es su populosa y ajetreada capital, en la que se mezcla lo ultramoderno con lo tradicional. Sin embargo, son los elementos clásicos y hábitos los que más atraen a los turistas.

Por ejemplo, cuando el tren o autobús llega al paradero, los pasajeros deben salir primero, mientras que  los que van a ocuparlo deben esperar en fila y en silencio a un lado de la puerta. Nadie debe colarse.

Otras de las reglas de los japoneses son:

*No dejar propinas cuando vayas a pagar la cuenta en un restaurante. El mesero ve esta práctica como un insulto. Tanto, que hasta puede perseguir al comensal para devolverle el cambio.

*Está prohibido pintar o dañar los billetes. Hay una ley que puede llevar a la cárcel por un año o pagar una multa.

*Es mala educación que suene el celular en un lugar cerrado, también está prohibido hablar por teléfono en el transporte público.

* La mayoría de los japoneses son conscientes que mantener las áreas públicas libres de basura es por el bien común; así que si a su paso no encuentra un tanque de basura se la llevan a casa para desecharla. En Japón no hay contenedores de basura en la calle.

*Siguiendo la importancia de la limpieza, la costumbre de quistarse los zapatos antes de entrar a la casa es habitual. En todas las residencias hay un genkan donde dejan sus zapatos y entran a la casa sólo con medias o con sandalias especiales que usan en el interior.

*Está prohibido fumar en las calles y en lugares públicos, pero sí se puede en sitios cerrados, o sea en bares y restaurantes.

*Otra de las costumbres japonesas más peculiares es no comer mientras se camina. Esta práctica se observa como una negligencia o un gesto de mala educación.

* Si en una comida social tu vaso ha quedado vacío, espera a que alguien te sirva bebida. No lo hagas tú, pues se ve como una grosería. Espera a que un invitado te llene la copa y no bebas hasta que alguien diga kanpai, que significa aplausos.

* Igual que en muchas partes del mundo el sorber fideos es una grosería, en Japón es un gesto de cortesía. Para los nipones significa que estás gozando de la comida, por lo que es fantástico hacerlo… y evitas poder quemarte la lengua.

*Entre las muchas y singulares costumbres japonesas, es importante tener en cuenta que cuando una persona va de visita siempre debe llevar un regalo. Incluso si es dinero, debe entregarlo envuelto con papel de cintas para. Es una cortesía nipona.

*No hay una ley formalmente prescrita que prohíba los tatuajes. Sin embargo, en muchos lugares públicos hay carteles que prohíben  a las personas con tatuajes visitar saunas. Esta regla tácita se aplica tanto a los mismos japoneses como a los turistas.

*Otra curiosidad, el número 4 es el número que evita los nipones. Al igual que muchos países de occidente no nos gusta mucho el 13, en el país asiático es el cuarto valor el que se evita. ¿Por qué? Porque su pronunciación en japonés es muy similar a la palabra muerte.

+ Noticias


La periodista barranquillera que viste a los niños con ropa ´personalizada´
El ‘boom’ de las cejas perfectas y los labios expresivos
Las visitas del ‘Pelusa’ a Barranquilla
Colombia inspira a cantantes y compositores extranjeros