Empresariales / 8 de mayo de 2021

La empresa barranquillera que reutiliza los materiales de construcción

Los seis fundadores de IgNEA, empresa barranquillera que le apuesta al desarrollo sostenible.

Miredvista.co

IgNEO, que nació hace seis años, es especialista en el diseño de productos para el mobiliario urbano y arquitectónico a partir de residuos de construcción.

Las lámparas que iluminan la María Mulata son de concreto reciclado.

Si va a la Ventana de Campeones leerá los nombres de los más grandes jugadores de Junior grabados en placas elaboradas con residuos de construcción.

Y si está de paseo por el Gran Malecón podrá observar que el mobiliario también está construido con el mismo material.

Así ocurre con la escultura de la María Mulata, carrera 51 con calle 79, en donde podrá apreciar que los reflectores que iluminan esta obra del inolvidable maestro Enrique Grau fueron fabricados con la misma técnica.

Estos son algunos de los elementos que hacen parte de la línea de producción de la empresa barranquillera ÍgNEO, dedicada al diseño de productos para mobiliario urbano y arquitectónico con residuos de los escombros que son desechados en obras de construcción o remodelación.

La ingeniera industrial María Fernanda Vargas Beltrán, explica que la firma nació en 2016 de la unión de seis amigos, entre diseñadores industriales, ingenieros industriales y administradores de empresas, que empezaron a  analizar el impacto de la construcción y la cantidad de residuos que generaba.

Analizaron además que los productos que hacían parte de los espacios públicos tenían una vida útil de un máximo de 4 años debido a la permanente exposición a la intemperie.

Junto con María Fernanda están Sara Zapata,  Mike Arenas, Gabi Rincón, George Arena y Édgar Rincón, que hoy hacen parte de esta empresa de economía circular que le apuesta al diseño urbano sostenible.

“Somos la primera empresa en la región caribe dedicada al reúso de Residuos Sólidos de Construcción como materia prima principal en la fabricación de diferentes productos para amoblamiento urbano, con lo que mitigamos los niveles de contaminación que los escombros generan en las ciudades”, explica.

Dentro de la línea del hogar están las macetas o poteras.

Nuestro propósito -añade- es generar en los espacios públicos una  vida urbana sostenible que le apuesta a tener cero residuos de construcción en las calles.

El mobiliario urbano lo empezaron con iluminación en exteriores e interiores, pero con los meses se fueron diversificando con bancas, bicicleteros, bolardos, canecas de basura y jardineras, lámparas para mesas y señalización, entre otros.

Explica que por lo general, una mezcla de concreto tiene agua, cemento, arena y piedra, pero ÍgNEO reemplazan estos dos últimos elementos para evitar que siga la explotación de recursos naturales no renovables.

“Reemplazamos la piedra y la arena en nuestras mezclas de concreto por agregados 100% reciclados. Trabajamos por minimizar el impacto ambiental que causan los residuos de construcción”, dice.

De acuerdo con estudios realizados por el Ministerio de Ambiente, en un año se llegan a producir más de 200 millones de toneladas de Residuos de Construcción y Demolición (RCD) en las principales ciudades del país y no se recicla ni el 2 por ciento.

“Arrancamos hace cinco años., pero en ese entonces nadie hablaba del reciclaje de escombros. Fuimos nosotros los que pusimos a hablar del tema de que sí se puede reusar los escombros que en Barranquilla son alrededor de 500 toneladas diarias. Es material que no tiene vida útil porque además termina en manos de recicladores informales que los arrojan a a cielo abierto con grave contaminación para los cuerpos de agua”.

Las bancas, al igual que los otros productos tienen una durabilidad de 50 años, dice IgNEO.

En el 2018 fueron seleccionadas por el programa Quilla Innova de la Unidad de Apoyo al Empresario de la Alcaldía y la Unisimón, que para María Fernanda, los ayudó a fortalecerse como empresa.

En el 2020 IgNEO hizo parte del ranking de los 500 Mejores Proyectos Sociales y Ambientales de América Latina por parte de Premios Latinoamérica Verde y PWC, y este año lograron un nuevo galardón en la categoría de ciudades sostenibles por el desarrollo de productos en material reciclado.

María Fernanda dice que uno de los retos para este año es consolidar alianzas con constructores, arquitectos y diseñadores para lograr que con los escombros de sus obras puedan reutilizarlos en inmobiliario urbano de sus proyectos.

Cuando le preguntamos por los efectos de la pandemia en el sector, asegura que el 2020 los presupuestos para obras de urbanismo se redujeron y se alargaron los tiempos de ejecución de proyectos, de ahí que decidieron fortalecer la línea para el hogar con mucho éxito.

Del portafolio hacen parte lavamanos, jardineras, portavasos, lámparas, fachaletas, paredes en 3D y recubrimiento decorativos con enorme aceptación.

En su planta de Barranquilla están generando ocho empleos, pero la meta es seguir creciendo para fortalecer las ventas regionales y nacionales.

Utensilios de cocina de la marca de IgNEO de Barranquilla.

+ Noticias


5 Cocteles fáciles para preparar
El estilo exclusivo de Isabel Preysler
Costeñas poderosas en redes sociales
Así recibieron diciembre los famosos