Las locuras de Silvestre en el Guatapurí tras bambalinas

Silvestre Dangond ofrecerá el concierto que siempre soñó: en uno de los más emblemáticos lugares de Valledupar.

Patricia Escobar

El artista vallenato ofrece este sábado un concierto online desde el emblemático balneario de Valledupar, para lo cual se hizo un gran montaje con toda la tecnología.

El título del más reciente tema que hace parte de una producción musical que, oficialmente no ha salido al mercado, pero que retumba por todos los rincones de Valledupar, Las locuras mías, le cae como anillo al dedo a este artista de la música vallenata, nacido hace casi 40 años en Urumita, sur de La Guajira, y se refleja en su concierto virtual de este sábado 21 de noviembre.

Sin temor a equivocarme y sin exageración, nunca antes en Colombia, se había realizado un concierto en un espacio técnicamente tan complicado.

El artista, queriendo mostrarle al mundo la belleza de su Valledupar del alma con sus íconos, como el Río Guatapurí y la Sirena, y pese a que le dijeron que desde allí  técnicamente era imposible realizarlo, terminó haciéndolo al lado del río y de espaldas a la Sirena en un lugar llamado El Pueblito Vallenato.

El Pueblito Vallenato fue construido en 1991 en un promontorio de rocas que está en la margen derecha del Río Guatapurí, en el Balneario Hurtado. Es una réplica de la vieja capital del Cesar, con caminos de piedra, kioscos y casitas de bahareque. Allí, sobre un terreno naturalmente irregular, hubo que instalar una gran tarima para el artista, dos tarimas para la parte técnica y una para las cámaras.

Veinte días antes se comenzó la adecuación del sitio y cinco días antes el montaje técnico. Adicionalmente se trabajó de la mano de las autoridades civiles, el Ejército y la Policía en un gran andamiaje de contingencia y bioseguridad para asegurar que el evento marcara un hito muy alto en el país.

Para el concierto se instalaron una tarima para el artista, dos para la parte técnica y una para las cámaras que captarán todo el show que verá el público online.

Una empresa vallenata que redireccionó su quehacer antes de pandemia y se arriesgó a hacer los primeros conciertos virtuales, la Caja de Música Live, de Camilo Daza, Carlos Mario Barranco, Brayan Cuadrado y Eduardo Montero, se le midió a aceptar el reto de Silvestre. Ellos crearon todo un concepto a partir de las “locuras” del reconocido artista y no escatimaron esfuerzos para sacarla del estadio, colocando, como dice el argot popular, “la vara muy alta”.

El loco se preocupó por no dejar nada al azar. Ha ensayado como si fuera su gran primer concierto, sin descanso, y en medio de un hermetismo total. No ha ahorrado esfuerzos para lograr una óptima seguridad en el evento. “Sabemos que hay seguidores, silvestristas de tiempo completo, que de pronto tienen la intención de estar de cerca a su artista, pero les pedimos que observen el espectáculo desde sus casas”, afirmó Carlos Bloom, su mánager.

Entre tanto, Camilo Daza manifestó que “este reto no es solo de nosotros, los que lo aceptamos. Es también el talento de un equipo de trabajo que ha dado el 100% para lograr lo mejor, que ha trabajado sin mostrar cansancio, que se siente orgulloso de mostrarle al mundo que somos un pueblo creativo, capaz de seguirle “las locuras” a un cuerdo como Silvestre que se atrevió hacer un concierto virtual cuando ya su corazón estaba listo para proponer cosas distintas.

+ Noticias


“A la cuarentena le he sacado el gustico”
La hamaca, otra razón para quedarse en casa
Regresó el fútbol, el deporte amado por todos
Tips para lucir una piel luminosa