Dolce vita / 25 de septiembre de 2021

Lo que hay que saber al usar amoníaco en casa

Miredvista.co

El cuerpo humano produce amoníaco cuando descompone los alimentos que contienen proteínas y los transforma en aminoácidos y amoníaco, y luego convierte el amoníaco en urea.

La imagen de dos jugadores del Junior inhalando una sustancia que después se supo era amoníaco, antes de comenzar el partido despertó inquietudes por la práctica –al parecer extendida en el mundo del fútbol hace rato– y curiosidad en torno a este compuesto químico de uso extendido en la industria y en el aseo del hogar.

¿Para qué sirve el amoníaco? ¿Cuáles son sus riesgos? ¿Qué hacer ante una quemadura o irritación con este producto? Los interrogantes en torno a la sustancia no paran tras la foto de los jugadores rojiblancos que se hizo viral.

Los futbolistas Fabián Ángel y Willer Ditta en la polémica escena.

El amoníaco es en realidad un gas incoloro con un olor penetrante característico (parecido al del orín del gato), un elemento químico fundamental y un componente clave en la fabricación de muchos productos de uso diario. Se produce de manera natural en el ambiente, en el aire, el suelo y el agua, en plantas y animales, incluidos los seres humanos.

USOS

Como fertilizante: Alrededor del 90%  del amoníaco producido se utiliza en fertilizantes para mantener la producción de alimentos para miles de millones de personas en todo el mundo. Para mantener sus cultivos sanos, los agricultores dependen de los fertilizantes, que además pueden aumentar los niveles de nutrientes esenciales como el zinc, el selenio y el boro en los cultivos de alimentos.

Para el aseo del hogar: Por sí solo o como ingrediente en muchos productos de limpieza para el hogar, el amoníaco puede utilizarse para limpiar una variedad de superficies como bañeras, sanitarios, lavamanos, mesones y azulejos de baño y cocina. El amoníaco también es eficaz en la eliminación de la suciedad de la casa y de las manchas de grasas animales o aceites vegetales, como la grasa que se genera al cocinar y las manchas de vino. Debido a que el amoníaco se evapora rápidamente, se suele utilizar en soluciones de limpieza para vidrios para evitar la aparición de rayas.

En la industria: El amoníaco es un gas refrigerante en equipos de aire acondicionado, pues absorbe cantidades significativas del calor de sus alrededores. Puede usarse para purificar los suministros de agua y en la fabricación de muchos productos como plásticos, explosivos, telas, pesticidas y tinturas. Igualmente, en el tratamiento de residuos y de aguas residuales, el almacenamiento en frío, caucho, en las industrias de celulosa y papel y de alimentos y bebidas como un estabilizador, neutralizador y una fuente de nitrógeno. Y en la elaboración de fármacos

RIESGOS

La exposición al amoníaco puede causar irritaciones en la piel, los ojos y los pulmones. No mezcle amoníaco con lejía de cloro, ya que esto produce gases tóxicos llamados cloraminas.

La exposición a los gases de cloramina puede causar tos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, náuseas, irritación en la garganta, la nariz y los ojos; o neumonía y líquido en los pulmones.

Ingerir un producto de limpieza que contiene amoníaco puede causar quemaduras en la boca, la garganta y el estómago, así como dolor abdominal intenso.

Si ingiere accidentalmente un producto de limpieza que contiene amoníaco, lea la etiqueta del producto para conocer las instrucciones de seguridad, o llame al Centro Nacional de Control de Envenenamientos, y asegúrese de tener la etiqueta del producto de limpieza a mano.

+ Noticias


Los mensajes de los ángeles
En tiempo de festejos: un buen vino y tartaletas de chorizo
Boda Vengoechea-Peña
Homenaje a Quino y a su hija Mafalda