Entretenimiento / 27 de agosto de 2022

Lo que se sabe sobre la muerte de ‘la princesa del pueblo’ 25 años después

Zoraida Noriega

El 31 de agosto de 1997 el mundo se estremeció al conocerse la noticia sobre con el fallecimiento de Diana de Gales, tras sufrir un trágico accidente en París.

Lady Di y Carlos el día de su boda en 2005.

Tenía 36 años. Iba con su compañero sentimental, el multimillonario Dodi Al-Fayed y el conductor del vehículo Henri Paul, quienes murieron en el acto, mientras que el cuarto ocupante Trevor Rees-Jones, guardaespaldas de la princesa, logró sobrevivir pese a sus heridas de gravedad.  

Lady Di se había ganado la admiración y cariño de la gente, de niña tímida se volvió una mujer segura de sí misma, con personalidad arrolladora y solidaria, una mujer que se convirtió en ícono de estilo y elegancia que logró romper las rígidas normas de la casa británica. Como princesa luchó para ser mucho más que una mujer con tiara.

El multitudinario funeral que conmovió al mundo.

Su pomposo matrimonio con Carlos de Inglaterra, que fue vitoreado por los ingleses y seguido en directo por millones de televidentes de todo el planeta, siempre será recordado como también sigue más viva que nunca la imagen de esa joven que nació en el seno de una de las familias más aristócratas, tal como ha quedado manifestada en series, documentales y libros que ahondan en su verdadera figura.

Cuando Diana se casó 2005 en la catedral de San Pablo de Londres, no tenía ni la más remota idea de lo que implicaba entrar a formar parte de los Windsor, y pensó que su matrimonio sería para toda la vida con su flamante príncipe azul que, según publicaciones del momento, él no dejó a Camila Parker Bowles, una conocida de su familia, que además de fea, era casada y es más vieja que Carlos.

A Diana y Dodi Al-Fayed, los unió el amor y la muerte.
A sus hijos Harry y Guillermo los protegió y les brindó todo su amor.

De hecho, unas grabaciones suyas revelarían años después que Carlos y ella no volvieron a mantener más relaciones sexuales desde que se quedó embarazada de Enrique.

«Había tres personas dentro de mi matrimonio”, le confesó Diana al periodista Martin Bashir, al enterarse del triángulo amoroso que vivía en su  matrimonio que la llevó a una enorme depresión y ansiedad convirtiendo los brazos de sus hijos Guillermo y Henry en su mayor refugio.

En homenaje a su madre sus hijos inauguraron una estatua en uno de sus rincones preferidos del Palacio de Kensington en la que
aparecen dos niños como muestra de su trabajo humanitario. (Foto Gtres)

Ella intentó siempre guardar las apariencias, pero todo cambió cuando se filtraron unas conversaciones privadas entre Carlos y su amante. Un día de finales de 1995, cansada de aguantar humillaciones y consciente del hecho de que la cosa no parecía tener remedio, la princesa accedió a conceder al programa Panorama de la BBC una entrevista que cambiaría el rumbo de su vida.

Mientras el heredero del trono hacía su vida con Camila Parker, Diana quiso comenzar una nueva vida cuando inició su relación con Dodi Al-Fayed. Tuvieron una corta, pero intenso romance que casi termina en boda.

Le había regalado un carísimo anillo de diamantes la noche de agosto de 1997 en la que ambos cenaron en la suite Imperial del parisino hotel Ritz, poco antes de fallecer en un fatal accidente de tráfico.

EL CIRUJANO QUE LA ATENDIO

Mosef Dahman, el cirujano de 56 años de edad en ese entonces, fue quien atendió a Lady Di. Se encontraba de guardia en el hospital público donde fue trasladada tras el accidente. Según relató al Daily Mail contó cómo fue su experiencia intentando salvar la vida de la princesa. El accidente se produjo en el túnel de Alma sobre las 00:23 de aquel fatídico domingo. Cuando la estaban trasladándola al hospital en ambulancia sufrió un paro cardíaco aunque el personal sanitario consiguió reanimarla.

A través de una radiografía que le hicieron apenas la ingresaron detectaron una «hemorragia interna muy grave» para la cual se le practicó un drenaje torácico. No obstante, la hemorragia continuó y la princesa continuó recibiendo transfusiones de sangre en la sala de emergencias. Sobre las 2:15 de la mañana sufrió otro paro cardíaco, con lo que los médicos decidieron intervenir. Un desgarro en la vena pulmonar superior izquierda, el punto de contacto con el corazón, fue lo que se encontraron. Se suturó la lesión pero el corazón de Lady Di se detuvo y murió, pese a todos los esfuerzos. 

EL SOBREVIVIENTE

Con Diana ya eran los tres fallecidos en el accidente, mientras que el guardaespaldas Trevor Rees-Jones luchaba por su vida en otro centro asistencial, luego de sufrir graves lesiones y estuvo durante 10 días en coma.

Su cara le fue reconstruida a través de una fotografía.

Hoy trabaja en una empresa farmacéutica con su esposa y dos hijos.

DOBLEGO A LA REINA

El funeral de la princesa Diana tuvo lugar el 6 de septiembre, apenas seis días después de que falleciera junto a Dodi Al Fayed. Además de la ceremonia en la Abadía de Westminster a la que asistieron 2.000 invitados —como Hillary Clinton y  Luciano Pavarotti, entre otros—, el acto se convirtió en una multitudinaria despedida en las calles de Londres en las que se agolparon dos millones y medio de personas.

Elton John, vestido de negro riguroso, sentado al piano, entonó Candle in the wind. “Adiós rosa de Inglaterra, siempre vivirás en nuestros corazones”, 

La despedida fue retransmitida por televisión y seguida por más de 32 millones de británicos.

La reina Isabel II demoró cinco díaspara decir un discurso televisado tras las críticas por no haber hecho públicas muestras de luto por la muerte de Diana.

Ni una declaración institucional, ni una palabra  se escuchó por parte de la casa real ante aquellos que colocaban flores y ofrendas frente al Palacio de Buckingham como muestra de su dolor ante la pérdida de la princesa.

Ya en el funeral, Su Majestad inclinó la cabeza al paso del féretro, en un gesto de reconocimiento a la figura de su exnuera. Una acción inusual porque, según las normas protocolarias, la Reina sólo se debe inclinar ante otros reyes. Este pequeño pero significante detalle pudo suponer la reconciliación de la Corona Británica con la mayoría de los súbditos, conmocionados por la muerte de Lady Di.

+ Noticias


En Barranquijazz, ¡lo que se viene es bueno!
Meme de la semana
¡Volver al Centro!
VALERIA GÁLVIZ