Vida Cultural / 9 de julio de 2022

Los secretos de un periodista para contar una buena historia

Miredvista.co

El periodista barranquillero Juan Alejandro Tapia comparte sus experiencias en 25 años de oficio a través de ‘Juego de Palabras’, el emprendimiento con el que incursiona en el mundo de los talleres de formación.

El periodista Juan Alejandro Tapia dice que nunca antes como hoy los seres humanos habíamos escrito y leído tanto: todo el día lo pasamos escribiendo y leyendo mensajes de whatsapp, trinos y publicaciones en las distintas redes. “Preferimos escribir casi más que hablar” asegura, lo cual en su concepto no deja de ser curioso si se tiene en cuenta que, primero, escribir pareciera una actividad arcaica, y segundo que ya casi ni se consiguen periódicos en la calle, «y no porque se agoten, sino porque por el contrario están en vías de extinción», apunta.

Juan Alejandro Tapia en sus días como director de Blu Radio en Barranquilla.

Por eso, tras 25 años de trayectoria profesional, este antiguo reportero judicial ha decidido hacer un alto en el camino para compartir lo aprendido como redactor, editor y director de medios locales y nacionales, con quienes ven en la escritura una pasión y una opción profesional.

Para ello creó ‘Juego de Palabras’ (www.juegodepalabras.co), un emprendimiento con el que incursiona en el campo de los ciclos de talleres especializados de narración periodística como el que dictará este 15 de julio en La Casa del Cielo, de 8 a 12 del día, titulado ‘Cómo contar una historia’, con cupo para 15 participantes.

Tapia, que se caracteriza por su mirada aguda, es comunicador social y periodista egresado de la Universidad Autónoma del Caribe y durante su ejercicio profesional ha sido redactor raso, editor, Jefe de Información del diario El Heraldo, director de noticias de Blu Radio en la capital del Atlántico y editor general de los periódicos ADN (El Tiempo) y Q’hubo en su ciudad natal. Su carrera comenzó en la crónica roja, que es donde más a gusto se ha sentido y por la que descubrió su vocación de escritor.

Al hablar del ‘Taller de narrativa periodística: Cómo contar una historia’ lo primero que él aclara es que se trata de una formación eminentemente práctica, con muchas ayudas audiovisuales, la cual está lejos de parecerse a lo que en el mundo académico se conoce como un “refuerzo” o “repaso” de los conceptos aprendidos en la universidad, y que mucho menos pretende suplir las falencias del proceso de aprendizaje formal. Aunque está dirigido a periodistas que dan sus primeros pasos en la profesión, estudiantes de periodismo o personas con proyección laboral en humanidades y ciencias sociales, puede ser igualmente útil a cualquiera que se considere o tenga la pretensión de convertirse en escritor.

Juan Alejandro dice que la sesión del 15 hablará de la necesidad de asumir un texto desde el fondo y desde la forma. “La primera parte se llamará ‘La música de las palabras’, pues cada palabra tiene su musicalidad y cada oración tiene su ritmo, de manera que en realidad uno escribe con el oído –las manos simplemente teclean— y uno tiene que educar el oído releyendo lo que escribe, una y otra vez, y si es en voz alta mejor. En este sentido es importante saber que escoger las palabras adecuadas marca nuestro sello de autor”, explica.

También hablará de la importancia de aplicar lo que él llama la economía de lenguaje, pues dice que “regodearse en la escritura” no lleva a nada, y analizará lo que en su concepto es la principal falla del periodismo de hoy: la falta de emoción.

Las facultades de Comunicación Social y Periodismo se han llenado de profesores que nunca han pasado por una sala de redacción, que no han vivido esa adrenalina, ni ese proceso creativo a fondo, por lo que resultan ser profesores fríos, que transmiten conocimiento, pero no pasión. Y si los estudiantes no reciben pasión, ¿cómo van a transmitir emoción, si nadie se las dio?

juan alejandro tapia

“Con todo respeto, pienso que las facultades de Comunicación Social y Periodismo se han llenado de profesores que nunca han pasado por una sala de redacción, que no han vivido esa adrenalina ni ese proceso creativo a fondo, por lo que resultan ser profesores fríos; docentes que transmiten conocimiento, pero no pasión. Y si los estudiantes no reciben pasión, ¿cómo van a transmitir emoción, si nadie se las dio?”, se pregunta.

Finalmente, el periodista explicó que el taller que dictará el 15 de julio es el primero de un ciclo de tres, que espera concretar en breve. El segundo taller es un homenaje a su esencia como reportero judicial y lo ha titulado ‘Periodismo Drácula’. Y el tercero se denomina ‘La forma del agua’, que es sobre edición de textos. “El recipiente en el que viertes el agua es la forma misma “, dice al final.

+ Noticias


“La danza es mi vida, mi pasión”: Martica Maturana
Lina Cantillo le apuesta a la inclusión en su nueva colección
Letizia, la ‘reina del reciclaje’
Miguel Durán Jr, el sabanero que perdió la batalla contra el COVID-19 al que le cantó