En Pantalla / 8 de junio de 2024

Ojo con el impacto de los videojuegos en la salud mental de los niños

Romario Quintero

Si bien pueden mejorar habilidades cognitivas como la atención, la memoria y el procesamiento espacial, el exceso de tiempo frente a la pantalla puede llevar a problemas como la falta de sueño, ansiedad y depresión.

El mundo de los videojuegos ha experimentado un crecimiento exponencial en las últimas décadas, convirtiéndose en una parte integral de la vida de muchos niños. Si bien los videojuegos pueden ofrecer entretenimiento y oportunidades educativas, también han suscitado preocupaciones sobre sus posibles efectos negativos.

Diversos estudios han demostrado que los videojuegos pueden mejorar habilidades cognitivas como la atención, la memoria y el procesamiento espacial.

Un estudio de 2013 en la revista PLOS ONE encontró que los niños que jugaban videojuegos de acción presentaban mejoras significativas en su capacidad de rastrear objetos en movimiento rápido y de reconocer información visual en entornos complejos. Los juegos que requieren planificación, estrategia y toma de decisiones, como los juegos de rol (RPG), pueden fortalecer las habilidades de resolución de problemas y pensamiento crítico.

Los juegos educativos diseñados específicamente para la enseñanza pueden ser herramientas poderosas en el aula.

Por ejemplo, Minecraft: Education Edition se utiliza en muchas escuelas para enseñar conceptos de matemáticas, historia y ciencia. Los videojuegos pueden aumentar la motivación y el compromiso de los estudiantes, haciendo que el aprendizaje sea más interactivo y divertido.

Muchos videojuegos multijugador fomentan la cooperación y el trabajo en equipo, habilidades esenciales en la vida real.

Juegos como Fortnite y Among Us requieren que los jugadores colaboren para lograr objetivos comunes. Los videojuegos online permiten a los niños conectarse y socializar con amigos y otros jugadores alrededor del mundo, creando una comunidad global.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido la adicción a los videojuegos como un trastorno de salud mental.

El exceso de tiempo frente a la pantalla puede llevar a problemas como la falta de sueño, ansiedad y depresión. El uso excesivo de videojuegos puede conducir al aislamiento social, donde los niños prefieren interactuar en el mundo virtual en lugar de en el real.

La exposición a videojuegos violentos ha sido un tema de preocupación. Un metaanálisis publicado en Psychological Bulletin en 2010 encontró una pequeña pero significativa relación entre el uso de videojuegos violentos y el aumento de conductas agresivas en los niños.

El consumo continuo de violencia en los videojuegos puede llevar a la desensibilización hacia la violencia en la vida real, aunque los resultados varían entre estudios y dependen de factores individuales y contextuales.

El rendimiento académico también puede verse afectado. Un estudio publicado en Psychological Science en 2014 encontró que los niños que pasaban más tiempo jugando videojuegos tenían un rendimiento académico inferior en comparación con aquellos que jugaban menos. El tiempo dedicado a los videojuegos puede desplazar actividades más beneficiosas como la lectura, el estudio y la actividad física.

La postura y la salud física son otras áreas de preocupación. Pasar largos períodos sentado frente a una pantalla puede contribuir a problemas posturales y físicos, como el síndrome del túnel carpiano, la fatiga visual y la obesidad. La falta de actividad física asociada con el tiempo excesivo de juego puede aumentar el riesgo de problemas de salud a largo plazo.

Además, los videojuegos a menudo presentan estereotipos de género y roles poco realistas, lo que puede influir en las percepciones de los niños sobre el género y la identidad. Los personajes femeninos a menudo son retratados de manera sexualizada, lo que puede afectar la autoestima y la percepción de las niñas sobre su propio cuerpo.

Los padres y cuidadores desempeñan un papel crucial en moderar y mediar el uso de videojuegos. Establecer límites claros sobre el tiempo de juego, fomentar la participación en otras actividades y seleccionar videojuegos apropiados para la edad puede mitigar muchos de los riesgos asociados con los videojuegos.

Las herramientas de control parental y la supervisión activa pueden ayudar a garantizar que los niños tengan una experiencia de juego equilibrada y saludable.

Los videojuegos son una parte integral de la vida moderna y ofrecen una mezcla compleja de beneficios y riesgos para los niños. Si bien pueden mejorar habilidades cognitivas, fomentar el aprendizaje y proporcionar entretenimiento, también pueden contribuir a problemas de salud mental y física, afectar el rendimiento académico y perpetuar estereotipos de género.

+ Noticias


El sueño mundialista regresa nuevamente para la Selección Colombia
“Los Benjumea venimos de la misma casa y escuela, pero somos artistas diferentes”
Mario Venturini, un hotelero cinco estrellas
El vallenato tiene una esquina en México