Decoración / 20 de junio de 2020

¡Que no falte el verde en nuestro hogar!

Minijardín sobre un trozo de madera. (Tomado de Pinterest)

Miredvista.co

Los minijardines y los jardines verticales son la opción para los espacios reducidos o personalizados. ¿Cuáles son las plantas más recomendadas en nuestro medio?

Vivir en un espacio reducido no tiene por qué privarnos del maravilloso encanto de tener nuestras plantas favoritas en casa. No se necesita tener un patio o una terraza enormes para armar un jardín, porque hoy estos se pueden hacer en una pared, en un rincón, en macetas o en cualquier recipiente de mesa, no importa si es artesanal o reciclado.

Las plantas le dan vida a cualquier espacio, por muy simple, sobrio o triste que parezca, e imprimen un sello especial al ambiente, muchas veces sin que hagamos mayor cosa. Solo hay que regarlas cada dos o tres días y revisarlas con mucho amor, recomiendan los expertos.

Y para esos espacios pequeños, tan frecuentes en los nuevos desarrollos urbanísticos, los minijardines y los jardines verticales (las plantas se cuelgan de la pared, una debajo de otra) son la solución para conectarnos con el verde y con lo natural. Además, requieren menos dedicación, con lo cual no representan una carga más para su propietaria (o).

Anaís de Castro, miembro del Club de Jardinería de Barranquilla, recomienda armarlos en balcones o al pie de las ventanas, por donde les entre el sol que las plantas necesitan. 

Florecido minijardín, ideal para un balcón. Tomado de www.mejorconsalud.com

Ventajas

La principal ventaja de un minijardín es que estos se pueden formar en espacios reducidos y que por lo mismo no generan mayor dificultad en nuestro día a día.

Además, los puede hacer uno mismo, a nuestro gusto, con especies de nuestra región. Por lo mismo, se les puede dar el toque personal, con detalles ornamentales que vayan acordes al gusto, estilo de vida y presupuesto de sus dueños.

Pero el verdor y la alegría de las plantas en el hogar también son importantes para la salud emocional de quienes lo habitan, pues ellas conectan con la naturaleza, generan una sensación de paz y ayudan a despejar la mente, reducir el estrés y recargar energías en las personas.

Otro beneficio es que, si nos lo proponemos, podemos tener una pequeña huerta casera y cosechar muchas de las hortalizas y alimentos que consumimos, como por ejemplo las hierbas aromáticas, verduras, ajíes y tomatillos, entre otros. Y esto se puede hacer a muy bajo costo y el mantenimiento es muy sencillo.

Minihuerto de hierbas aromáticas. Tomado de Pinterest littlebigflat.com

Recomendaciones

Bueno, si usted se decide por esta opción, presentamos unas sugerencias:

1. Elija el recipiente o contenedor en el que va a armar su pequeño jardín. Puede usar latas o recipientes de alimentos que pueda pintar y ubicar a su gusto, así como una taza de cerámica o un balde, en el que, por cierto, podría sembrar varias plantas. En cualquier caso, debe tener la profundidad que requieren las raíces y revisar que tengan agujeros en la parte inferior para que drene el agua.

2. Son infaltables la arena, el abono, las piedras pequeñas,  el carbón vegetal y obviamente el agua.

3. En cuanto a las plantas, Anaís de Castro, experta en el tema,  dice que los helechos y las aglaonemas en todas sus variedades son ideales en nuestro medio. En portales especializados también se recomiendan los musgos, que por ser apiñados no solo llenan espacios sino que ayudan a almacenar la humedad. Es importante que si es para interiores, se elijan plantas pequeñas, que crezcan lento y que no necesiten de mucho sol.

4. Se pueden usar elementos decorativos como piedrecitas de colores, lagos artificiales, pequeñas fuentes, figuritas y hasta iluminación.

+ Noticias


“Enseñamos a preservar el patrimonio de Cartagena y a sentirnos orgullosos de nuestra identidad”
Museo del Carnaval espera visitantes
La evolución de la Selección Colombina femenina a lo largo de su historia
Aprende a escoger las prendas acertadas para tu cuerpo