Personaje / 15 de mayo de 2021

Blanca Fernández, la artista detrás del traje de fantasía de Miss Colombia

La diseñadora Blanca Fernández posó orgullosa con la Señorita Colombia Laura Olascuaga, quien luce el traje de su creación inspirado en la historia del pueblo indígena wayuu.

Zoraida Noriega

Para la diseñadora guajira es un orgullo haber elaborado el vestido que compite por el Mejor Traje Nacional en el Concurso Miss Universo porque representa la historia de los indígenas wayuu.

Las manos maestras que convirtieron el diseño de Blanca Fernández en verdadera obra de arte.

El atuendo que lució Laura Olascuaga (quien representa a Colombia en el Concurso Miss Universo) en el desfile de Traje Nacional  celebrado el jueves como antesala a la final de dicho certamen, es el resultado de un trabajo minucioso que demoró un mes, dedicándole 12 horas diarias, en el taller de la diseñadora guajira, Blanca Fernández.

Parte del vestido en el que se puede apreciar la cantidad de borlas multicolores.
Los brazaletes fueron tejidos a mano y adornados con piedras, plumas y borlas.

El vestido, impactó al público y al jurado tanto por su elaboración como por lo que representa;  se llama ‘Shii Makuira’, una alegoría a la fábula wayuu que enaltece el gentilicio de la península de La Guajira, que evoca el sentimiento, pasión, colorido, magia y fábula de esa región de Colombia.

Boceto de la fantasía ‘Shii Makuira’.

Así lo describe Blanca, desde la Florida, donde se lleva a cabo el Miss Universo y acompaña a nuestra representante, en entrevista exclusiva para MiREDvista.

“Este traje lo diseñamos con dos finalidades: honrar a nuestros ancestros y hacer visible nuestra hermosa cultura. Porque queremos mostrar y abrir mercados internacionales para que el pueblo indígena wayuu, con lo que sabe hacer, pueda salir adelante y mejorar su calidad de vida. Si conseguimos que nos compren los productos que producimos en La Guajira, la gente va a estar mejor”, dijo la creadora.

“El vestido representa toda la riqueza, natural y cultural de nuestra amada Colombia. Fue inspirado en la historia del pueblo indígena wayuu, en nuestra cultura ancestral y milenaria.  Shii Makuira, que significa mujer sabia o diosa”.

Explica que en la elaboración trabajaron 30 artesanas. Se emplearon 7 técnicas ancestrales varias de cordones y borlas. “Estas borlas son hechas con un hilo que nosotras lo transformamos en todos esos accesorios wayuu que se llaman somósolas (flecos de hilos). Lleva bordados, flecos, piedras semipreciosas como cornalinas, ágatas  y corales”.

En la capa que cubre el vestido en la parte de atrás, están simbolizados los cactus, una wayuu y muchos otros detalles que identifican a la región guajira.

Blanca Fernández Aikaa (@blancafernandezaikaa), como así se llama su marca, es ingeniera civil y tomó como hobby el diseño de modas. Hoy lleva 18 años dedicada con éxito a la creación de trajes casuales, para coctel, gala, así como también de novias, línea masculina y hasta lencería para el hogar. Todo, hecho en su taller en Riohacha, capital de La Guajira.   

Es la primera vez que participa con una creación en el Concurso Miss Universo, una oportunidad que, según ella,  está aprovechando para que el mundo conozca su trabajo. “Quiero que sea una ventana también para que el Gobierno Nacional nos ayude para hacer presencia en las pasarelas internacionales. La meta que nos hemos trazado este año es conquistar mercados en el exterior”.  

“Para mí es un honor y una gran oportunidad estar en el Miss Universo mostrando la cultura del pueblo indígena wayuu, toda la sabiduría que heredamos de nuestros abuelos. Esto me llena de orgullo y alegría también poder empoderar a Laura Olascuaga con nuestra historia y magia”.

Para Blanca Fernández, la candidata colombiana “es la favorita número uno del público. Cuando las personas me ven con el tapaboca que hice con los colores de la bandera de nuestro país, se me acercan y me gritan emocionados:  ‘!Colombia, esa es la reina!”.

+ Noticias


Famosos que han asegurado partes de su cuerpo
Ruperto Andrade, el empresario que con sus rifas entregó 148 casas con carros para estrenar
La historia del japonés que gana millones por no hacer nada
El ‘cambio extremo’ que vive Usiacurí, el pesebre del Atlántico