Personaje / 14 de enero de 2023

Con sus canas, y a sus 59 años, la cartagenera Pilar Villamizar desafía el modelaje en Colombia

Estando en Estados Unidos, Pilar Villamizar a los 23 años le propusieron ser modelo para la marca de cosméticos Elizabeth Arden, propuesta que no pudo aceptar porque ya estaba de regreso a Cartagena.

Zoraida Noriega

Como tal comenzó apenas hace 7 años posando para campañas publicitarias, y de ahí, sin proponérselo, saltó a la pasarela de Colombiamoda en 2022. Con su autenticidad ha logrado dar un giro a los paradigmas impuestos por la industria de la moda.

En el exigente mundo de las pasarelas existen ciertos requerimientos para ser modelo: tener más de 1,70 de estatura, figura estilizada, no mayor de 35 años, talla 38 como mucho, si es muy alta, y cintura marcada, entre otros.

Pilar Villamizar es un caso aparte. Pese a sus 1,58 de estatura, talla 34, que es abuela, casi sesentona (los cumple en agosto de este año) y con su larga cabellera canosa, ha logrado con éxito dar un giro a los paradigmas impuestos por la industria de la moda en Colombia.

En el vestier, alistándose para su debut en la pasarela de Colombiamoda.
En pleno desfile recibiendo los aplausos del público.

Confiesa que desde niña le gustó el modelaje, pero solo hasta en 2016, cuando participó en su primera producción fotográfica en Colombia para la línea de cuidado facial 24/7 de la ex reina Paola Turbay, pudo ver cristalizados sus sueños, aunque tardíos.

“Siempre soñé que algún día iba a modelar. Tuve esa mirada puesta para mi vida, eso tan estético, era algo muy bonito, pero no sabía a qué nivel. A mí le gente me cuestionaba que por qué me  dejaba las canas y por qué no me cortaba el pelo.

Y raíz de su primera producción fotográfica comenzaron a llamarla para ser la imagen de campañas publicitarias, por su naturalidad, desparpajo como buena costeña y ,tal vez, no tanto por su edad, sino por su cabellera llena de canas que no se corta hace 23 años, y jamás se la ha teñido.  

De posar ante las cámaras, sin proponérselo saltó a las pasarelas el año pasado desfilando una de las prendas de la diseñadora caleña María Elena Villamil en el marco de la feria Colombiamoda en Medellín, lo que significó para ella un gran reto.

SU DEBUT EN LA PASARELA

“Decir mi edad es como un desafío, porque ¡a mi mamá nunca le gustó decirla!”, apunta entre risas para luego agregar: “la edad para mí ha sido una enseñanza”.

Hace 23 años no se corta el cabello. Sus canas son su mayor orgullo.

“Cuando me propusieron desfilar por primera vez yo me sorprendí, porque regularmente las modelos son altas. Era un reto montarme en una pasarela, aunque sabía que no iba a ser el hazmereír y el ridículo. Recuerdo que cuando salí la gente comenzó a aplaudir, eso me emocionó”. 

Sobre cómo terminó participando en Colombiamoda, explicó que todo resultó cuando los creadores de la marca Alado (que propone una visión diferente de la moda dentro de una estética ligada al arte) le pidieron que cerrara su propuesta en esa feria. 

“Estando en esas, me enteré que María Elena Villamil también me estaba buscando. Me pidió un casting, pero como no pude viajar a Medellín debido al poco tiempo, decidí grabarle un video en uno de los corredores del Hotel Hilton en Cartagena. Y para mi sorpresa a las pocas horas me llamaron confirmando mi participación”.

Dice que cuando la gente la ve en fotos muchos creen que ella mide como 2 metros, lo que siempre le causa risa.  “Eso me pasa mucho cuando hago producciones, como así le pasó a la diseñadora. Cuando me puse el vestido con el cual iba a desfilar me arrastraba por lo largo. (Jajaja). Entonces ella me dijo: una señora así no la voy a conseguir en Colombia. Pilar es única”.

En su gran debut en la pasarela de Colombiamoda 2022.

“No tuve la necesidad de practicar antes del desfile frente al espejo. Lo que pasa es que mi papá fue un almirante muy histriónico, tenía algo de actor, no le tenía miedo a nada. Yo siempre he dicho que mi papá me dejó un legado: no tenerle miedo al ridículo. Soy arriesgada. Para esa noche me orientó el director artístico Tony Márquez sobre las posturas que tenía que tomar y cambiar un poco la mirada, es decir, como toda una modelo. En esos momentos, en pleno desfile, entonces me sentí con una fuerza muy grande, siempre pensando en mi papá, conectada con él”.

“Y yo me decía: esta chiquitica ya mayor y con este pelo, en medio de tanta modelos…!Esto para mí es una película!”.

En las playas de su adorada Cartagena.

Después de mi experiencia en Colombiamoda las solicitudes no han parado. El trabajo ha ido en aumento viajando de Bogotá a Medellín, y viceversa. Luego en noviembre la llamaron para desfilar en Bahari, la primera feria de de moda en Barranquilla.

“SIEMPRE HA SIDO AUTÉNTICA”

A Pilar le encanta el baile, por eso al son que le toquen se mueve, jamás se operado y como su esposo es hotelero le ha tocado vivir en Argentina, Estados Unidos y El Cairo, entre otros países.

Comenta que su vida ha estado llena de desafíos porque  le ha tocado exponerse a cosas muy raras desde joven. “A los 23 años, cuando vivía en EEUU y trabajaba con la cadena Hilton a mí me tocó recibir a Elizabeth Taylor en el hotel, y cuando Julio Iglesias regresó a Cartagena, estando yo de gerente encargada también del Hilton, me tocó recibirlo.  Entonces, cuando uno tiene que exponerse por trabajo a situaciones como esas, siendo muy joven, pues eso lo va manejando uno y la inteligencia emocional va en aumento”.

A la pregunta si cree que ha logrado cambiar el estereotipo de las modelos colombianas manifestó: “Yo soy muy modesta en  eso. Pero me sale del alma comentarte que siempre he sido auténtica toda mi vida. Yo no fui tan normal como el resto de la gente. Porque era rara, la  gente me veía diferente, no porque llegara a romper estereotipos; la verdad, tenía convicciones. Como lo de mis canas, por ejemplo, es algo natural que le suele pasar a una persona. Son canas de mujer que empoderan, como lo publicó una revista”.

Sobre la aparición de su primera cana contó que en El Cairo, donde vivió por un tiempo, su atención la enfocó en su hijo Andrés, razón por la cual no le ponía bolas a su cabellera. “Yo tenía un mechón blanco y cuando regresé a Cartagena, la gente se fijaba mucho en mi cabello”.

“Cuando niña era rubia y poco a poco mi cabellera fue cambiado de coloración. Pasé a castaña y luego a negro. Pero cuando, a mis 35 años comenzaron a salir mis ‘hilos de plata’, como me lo ponderó una vez un señor argentino, yo tomé ese cambio con aceptación”.

Dice que cuida tanto su pelo como su piel. “Las canas son muy delicadas. Pierden toda la melanina y se vuelven como de cristal. Entonces, como tengo una condición respiratoria, no puedo exponer mi cabello a cambios de calor a frío o a la inversa. No uso plancha, ni nada caliente, solo productos totalmente hidratantes”.

EL CINE, EN LA MIRA

Aunque sigue firme en lo del modelaje “porque es una actividad que disfruto mucho, porque esto me da energías”, Pilar recibió hace poco una tentadora oferta que la tiene muy entusiasmada para este nuevo año.

Un productor la llamó desde Holanda para que participe en una película y ella está dispuesta a aceptarla. Cuando vio unas fotos mías en las redes me comparó con la actriz Merlyl Streep en su etapa con menos años. “Pienso que lo de la pantalla grande es una oportunidad que voy a tomar !para disfrutarla!”.

El 30 de diciembre del año pasado se ganó el casting para ser la protagonista de un video del  Ron La hechicera, producido en Barranquilla. Fue grabado en Cartagena y ya está al aire. Y así arrancó el 2023, con mucho optimismo.

+ Noticias


Pescado a la naranja
Cambios en WhatsApp: Estas son las novedades para el cierre de año
Las nueve costureras de tradición que debutaron en pasarela en Cartagena
Meme de la semana