La Buena Sazón / 20 de marzo de 2021

La atractiva remolacha

La remolacha es una de las hortalizas más dulces y llenas de energía. Consumirla ayuda a controlar la tensión y proteger el corazón. Aquí les presentamos una deliciosa receta «al rojo vivo».

Carmen Vásquez

Uno de los temas muy cuidados en la cocina y más ahora cuando el toque y las exigencias de la gastronomía, deben de ser presentados con atractivo visual ya que en cada mesa un comensal saca su celular, toma la foto y distribuye como una regadera a todos sus seguidores.

Es aquí cuando aquel plato debe llamar la atención por su color o sus variadas tonalidades. Este tema en la cocina oriental y en la de la India son regla estricta. 

Con este pensamiento hemos seleccionado para este fin de semana a la muy atractiva «remolacha».

Es una bella planta con hojas grandes. Con flores verdosas o púrpuras en espiga. De su fruto rojo se extrae azúcar. Contiene oxalatos y ácido úrico, aporta al organismo una gran cantidad de ácido fólico y hierro. El zumo de la remolacha y la zanahoria es excelente regenerador de la piel.

Un consejo al cocinarla: si usted quiere conservar el nivel de carotenos de la remolacha, es mejor cocerla entera después de lavarla y sin cortarle la raíz. Una  vez cocinada, se puede pelar.

Es famosa la ensalada de zanahoria, remolacha y papa. Es colorida.

CREMA CON NATA AGRIA

INGREDIENTES

2   – bolas de remolacha cocida

1   – puerro

1   – cebolla

1   – zanahoria

1   – litro de caldo – puede ser de verdura o pollo

1   – limón

200 ml de nata o crema agria

Aceite de oliva – sal – un toque de verde que puede ser cebollinos

PREPARACIÓN

Lavamos muy bien las verduras, el puerro, la cebolla y la zanahoria. Las cortamos en trozos pequeños y las sofreímos en el aceite de oliva. Añadimos el caldo y lo dejamos hervir hasta que estén cocidas. Añadimos las dos remolachas cortadas en cuadritos y lo dejamos hervir unos cinco minutos más. Luego trituramos todo, lo colamos y lo dejamos reposar. Mientras, batimos la nata o la crema agria poniéndole un toque de sal y el zumo de limón. Todo está listo para servir. El ideal es presentarla en unos bonitos platos blancos para que resalte el atractivo color de la remolacha. En el centro le ponemos el toque de la crema agria con unos punticos de cebollinos verdes.

Usted acaba de quedar como una princesa con esta sopa de remolacha, que la verdad sea dicha muy poco se hace. Y esta es una sopa de cena de gala. 

Pueden brindar con un exquisito vino rosé que puede ser un suave Rivarose francés.

+ Noticias


¿Se escribe seviche, cebiche o ceviche?
Regresa la mascota virtual ‘Tamagotchi’, con cámara y pantalla a color
Aura Lucía Restrepo, la reina que le ganó a El Ajedrecista, Gilberto Rodríguez Orejuela
“Ya queremos escuchar los aplausos en el cumbiódromo”: grupos folclóricos