Moda / 4 de julio de 2020

La línea de productos bioseguros de Laura Riquett

Miredvista.co

La diseñadora barranquillera no solo se ha enfocado en prendas de vestir, sino también en objetos útiles que responden a las necesidades de protección que debemos cumplir como sociedad.

Detrás de su apariencia de colegiala, con 1.53 de estatura y figura menuda, se esconde un gran talento. Su capacidad hace que cada vez se reinvente alrededor del exigente y cambiante mundo del diseño de modas porque “no le gusta quedarse quieta bajo el paraguas de una etiqueta”.

Nos referimos a Laura Riquett, una de las diseñadoras barranquilleras con mayor proyección en la industria. De sus 31 años de edad, 13 los ha dedicado con pasión no solamente a crear ropa y accesorios, sino contribuir a impulsar y formar jóvenes a través de la docencia.

Uno de los mayores retos que enfrenta hoy la mayoría de los creadores es hacia dónde direccionar sus esfuerzos profesionales. Como en esta época la prioridad es protegerse al salir de sus casas, la también empresaria no se ha mostrado indiferente. “No hay cabida de lanzar una colección que obedezca solamente a un motivo de inspiración, como lo habíamos venido haciendo. Aquí lo prioritario es la gente, las nuevas rutinas y protocolos que debemos asumir y la forma como hacemos la transición hacia un nuevo modelo de vida en el que la protección y el cuidado son fundamentales”.

Desde esa perspectiva la diseñadora y docente escudriñó sus propias necesidades y se dio cuenta que lo funcional, práctico, cómodo, y sobre todo apropiado a las condiciones sanitarias actuales, serían lo adecuado.

Como medida de protección de la salud, primero diseñó modernos organizadores para el hogar  ideados para dejar ropa, accesorios y zapatos en el pasillo de entrada a la casa cuando se llegue de la calle. También tapabocas con apliques caribeños, y también enterizos tipo overol, prácticos y funcionales, pero “con estética, que nos hicieran sentir bien sin que se pierda la feminidad”, como ella dice.

Laura Riquett con uno de los tapabocas con diseño muy caribeño.

 Uno de los diseños de overoles trae bolsillos amplios para guardar el tarjetero, celular y llaves. Las botas son ajustadas con cauchos, al igual que la cintura, y traen una oreja en uno de sus bolsillos laterales para colgar el frasquito antibacterial. Otra propuesta de esta prenda la presenta con cierre con botón a presión y con mascarilla a juego.

Detrás de su apariencia de colegiala, con 1.53 de estatura y figura menuda, se esconde un gran talento. Su capacidad hace que cada vez se reinvente alrededor del exigente y cambiante mundo del diseño de modas porque “no le gusta quedarse quieta bajo el paraguas de una etiqueta”.

Nos referimos a Laura Riquett, una de las diseñadoras barranquilleras con mayor proyección en la industria. De sus 31 años de edad, 13 los ha dedicado con pasión no solamente a crear ropa y accesorios, sino contribuir a impulsar y formar jóvenes a través de la docencia.

Uno de los mayores retos que enfrenta hoy la mayoría de los creadores es hacia dónde direccionar sus esfuerzos profesionales. Como en esta época la prioridad es protegerse al salir de sus casas, la también empresaria no se ha mostrado indiferente. “No hay cabida de lanzar una colección que obedezca solamente a un motivo de inspiración, como lo habíamos venido haciendo. Aquí lo prioritario es la gente, las nuevas rutinas y protocolos que debemos asumir y la forma como hacemos la transición hacia un nuevo modelo de vida en el que la protección y el cuidado son fundamentales”.

Desde esa perspectiva la diseñadora y docente escudriñó sus propias necesidades y se dio cuenta que lo funcional, práctico, cómodo, y sobre todo apropiado a las condiciones sanitarias actuales, serían lo adecuado.

Como medida de protección de la salud, primero diseñó modernos organizadores para el hogar  ideados para dejar ropa, accesorios y zapatos en el pasillo de entrada a la casa cuando se llegue de la calle. También tapabocas con apliques caribeños, y también enterizos tipo overol, prácticos y funcionales, pero “con estética, que nos hicieran sentir bien sin que se pierda la feminidad”, como ella dice.

 Uno de los diseños de overoles trae bolsillos amplios para guardar el tarjetero, celular y llaves. Las botas son ajustadas con cauchos, al igual que la cintura, y traen una oreja en uno de sus bolsillos laterales para colgar el frasquito antibacterial. Otra propuesta de esta prenda la presenta con cierre con botón a presión y con mascarilla a juego.

Con esta completa línea de productos, Laura Riquett deja muy claro que la responsabilidad está antes que el negocio.

Con esta completa línea de productos, Laura Riquett deja muy claro que la responsabilidad está antes que el negocio.

+ Noticias


Kobe, el pequeño chef de dos años que revoluciona las redes sociales
Carnaval 2022: entre brillos y sombras
Luis Díaz: Figura, goleador y pretendido por la élite del fútbol
“La revitalización del Centro sí es posible”