Moda / 23 de enero de 2021

La moda en la posesión presidencial

Kamala Harris, Michelle Obama y la primera dama de EEUU Jill Biden le apostaron a tres colores muy significativos en la posesión del presidente Joe Biden. (Getty images)

Zoraida Noriega

Hubo coincidencia de colores monocromáticos y diseños. Dicen que algunos de los vestidos fueron un  guiño a las primeras sufragistas de EEUU, y a todas las mujeres, pero también buscaban llamar a la unión del país, hoy dividido en estados rojos y azules.

No tiene nada raro que los colores púrpura, azul turquesa y vino tinto marquen tendencia este año que comienza. Fueron los tonos que predominaron entre las mujeres más poderosas de la política de los Estados Unidos durante la posesión del presidente Joe Biden.

Boceto del vestido de Jill Biden que fue adaptado a su figura.

Comenzando por Jill Biden, primera dama de EE.UU, que se vistió de azul océano, que algunos llamaron  “azul demócrata”, con un abrigo con solapa y puños de terciopelo sobre un traje confeccionado en tweed de lana adornado en la parte superior con perlas de swarovski y delicado estampado floral. La creación es de Alexandra O’ Neill, una diseñadora emergente fundadora de la firma Markarian.

Coincidió en la escogencia de ese color Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes del Congreso, que optó por un vestido blanco sobre una gabardina y bufanda azul turquesa como símbolo de apoyo.

La vicepresidenta Kamala Harris, por su parte, que ya es considerada como la mujer con la eterna sonrisa, eligió el morado o azul púrpura, lo mismo que Hillary Clinton y hasta la senadora Elizabeth Warren lució una bufanda de este tono.

En ese vestido púrpura de Kamala, se supo que también «le metió mano» la diseñadora antioqueña Jessica Zuluaga, quien vive en Nueva York e hizo parte del equipo que tuvo a su cargo el patronaje, corte y confección de dicha prenda.

La familia Biden en pleno. Ashley, una de las hijas del presidente prefirió llevar un esmoquin a diferencia de las demás mujeres del mandatario.

El colombiano Franklin Ramos, asesor de imagen, estilista y maquillador dice que llamó la atención el hecho de que el abrigo, el verdadero y típico abrigo, se volvió tendencia. «Es una prenda que denota elegancia, es clásica y atemporal. La monocromía estuvo a la orden del día».

«Me pareció que Michelle Obama acertó llevando pantalón palazzo, sin pretender ser llamativa. Creo que lo hizo para no robarse el show». Todas las damas se mostraron resilientes, no se vieron ostentosas, muy acorde al momento difícil por la que atraviesa el mundo».

Algunos medios ya han interpretado el color del drees code de Harris como  un homenaje a Shirley Chisholm, la primera mujer afroamericana que se presentó para ser presidenta de EEUU.

La vicepresidenta de EEUU con otro look en uno de los actos de la posesión presidencial.

Dicen también que porque el púrpura a juego, es uno de los colores de la bandera americana y que ha marcado la lucha de la población negra, porque su vestido-abrigo fue diseñado por creadores negros Christopher John Rogers y Sergio Hudson. De este último, fue casualmente la pinta monocromática (con amplio pantalón) que lució Michelle Obama en esa ceremonia. Sergio Hudson no es un “pintado en la pared”, a pesar de su juventud, ya ha vestido a celebridades como Beyoncé, Amal Clooney, J.Lo, Janelle Monae, Kendall Jenner, Khloe Kardashian, Kourtney Kardashian y Serena Williams.

De Hudson fue el look que lució Kamala Harris  para uno de los actos nocturnos posteriores. Fue un largo abrigo negro con solapas satinadas con el cubrió su vestido de lentejuelas plateadas, complementado con guantes y bufanda a tono.

Jill Biden, cambió su vestido azul, por uno blanco (otro color muy importante para las sufragistas) con un abrigo y un vestido con bordados florales de Gabriela Hearst.

Como no hubo el tradicional baile que siempre habían hecho las nuevas parejas presidenciales, fue transmitido el concierto  Celebrando América con grandes figuras de la música grabado en distintas partes de Estados Unidos.

La familia Biden se reunió en la Casa Blanca para verlo. Los largos trajes de gala brillaron por su ausencia. Por ejemplo, Ashley Biden, hija del presidente y quien tiene su propia marca de moda, lució un esmoquin de Ralph Lauren, el mismo que vistió a su papá en su juramento.

+ Noticias


¡Qué belleza! Ferrari presentó el nuevo F1-75
“Me conocen más como bailarina de champeta que como abogada”: Kelly Ríos
“En el Islam no se humilla a la mujer como lo hacen en Afganistán”
Langostinos a la mandarina