Dolce vita / 18 de marzo de 2023

Los parques se convierten en el mejor gimnasio al aire libre

Personas de todas las edades acuden a los parques de Barranquilla para realizar su rutina de ejercicios.

Miguel Utria

Nada más sano que correr, caminar, trotar y hacer los demás ejercicios cuando las zonas recreacionales están rodeadas de vegetación, donde últimamente se reúnen hasta entrenadores para poner en práctica sus conocimientos.

Desde que en el Distrito de Barranquilla se adoptó la política de recuperación y construcción de parques en la ciudad, estos espacios se han convertido en los escenarios propicios para que personas de todas las edades madruguen a hacer ejercicios o lo hagan en horas de la noche.

Con la consigna de que en un cuerpo sano siempre habrá una mente sana, centenares de personas del norte, sur, oriente y occidente de la ciudad, donde se han entregado estos parques y canchas, se dan cita desde las 4 de la mañana para ponerse en forma, practicando una rutina de ejercicios que ellos mismos han adoptado o alguien más les dirige.

En la mayoría de las zonas recreacionales al aire libre es común ver a gente haciendo estiramientos y otros ejericios para ponerse en forma.

La mayoría de las personas que hacen estas rutinas físicas son mayores, que lo hacen por salud, tras visitar a sus médicos, pero también hay mucha gente joven amante de mantener una buena figura y un excelente estado físico.

Josefa, Ninfa, Zamira, Oneyda, Farides, Pedro, Carlos y Javier, son algunos de los barranquilleros que cada madrugada se dan cita en los parques Boyacá y Jardín Botánico para activarse y comenzar el día enérgicos y con la mayor disponibilidad para sus quehaceres diarios.

En estos parques del sur de la ciudad, Edwin Belloso, quien es entrenador de cultura física, atiende a hombres y mujeres quienes bajo su coordinación realizan diferentes rutinas que según indican les han cambiado la vida y su estado de salud.

Edwin Belloso, es uno de los entrenadores de cultura física, que orienta en la cancha del parque Boyacá.

EL ‘Profe’, como le llaman, es el primero en llegar, para abrir la especie de jaula en la que funciona la cancha múltiple del parque Boyacá, que es lugar donde se realizan las rutinas diarias, cuando llegan sus alumnos ya tiene dispuestos los elementos que utilizará para la actividad de la mañana.

Normalmente atiende a dos grupos, uno a las cinco de la mañana y el otro a las seis, pero en ocasiones ambos se juntan. El profe y sus alumnos inician con una rutina de calentamiento consistente en caminar, luego trote y termina nuevamente en caminata.

Las rutinas incluyen estiramiento, ejercicios con bandas elásticas, actividad para estimular la agilidad  y los reflejos, pesas, entre otros.

Para expertos como el profe Edwin, una rutina de 45 a 60 minutos es suficiente para estar el día activado, los ejercicios no requieren de mayor esfuerzo como levantar grandes pesos o agotarse demasiado.

Asegura que tres veces por semana es suficiente para mantener un buen estado físico, pero hay quienes lo hacen cinco o seis días por semana, y eso no está mal, que lo importante es que la persona se sienta cómoda y que no maltrate el cuerpo.

Pero además de los grupos que atiende el profe, hay otros que llegan al parque de manera espontánea, algunos en combos de amigos, otros solos para caminar o trotar en los alrededores del escenario.

Todos los parques recuperados o construidos por el Distrito, cuentan con los llamados gimnasios bio-saludables, con máquinas que son propicias para hacer rutinas similares que las que hacen los alumnos de Edwin.

Muchos de quienes realizan estas rutinas aseguran que los días que no van a hacer sus ejercicios no son iguales, que se cansan más en sus labores y hasta el humor es diferente.

“Yo llevo dos años viniendo todos los días al parque, y desde que inicié no puedo parar porque me canso en el trabajo, estoy de mal humor y siento que el día se me hace largo y no rinde igual”, dijo Pedro Consuegra, quien a diario camina en el parque al que asiste con un grupo de amigos de la cuadra.

De acuerdo con especialistas en patologías cardiacas, el ejercicio fortalece el corazón y mejora la circulación. Además, el aumento del flujo sanguíneo eleva los niveles de oxígeno en el cuerpo, lo que disminuye el riesgo de enfermedades tales como el colesterol alto, la enfermedad arterial coronaria y el ataque al corazón.

Ahora bien, dependiendo del tipo de entrenamientos o de actividad física que se realice se puede mejorar en: salud cardiovascular, potencia, fuerza, flexibilidad, coordinación.

Investigaciones científicas al respecto dan cuenta de que el ejercicio físico mejora los estados de ansiedad y depresión debido a que ayuda a reducir la tristeza, relaja e impacta positivamente en la calidad de vida de la persona, además de que mejora la autonomía y autoestima, la memoria, la agilidad mental, y promueve sensaciones como el optimismo o la euforia, tal como lo indicó Pedro Consuegra.

+ Noticias


Para lucir unas bellas cejas
Con figuras de cera perpetúan imágenes de Biden y Kamala
¡Y comenzó el ‘corre corre’ del Carnaval! 
Vivian Saad sigue soñando con el Centro Histórico de Barranquilla