La Buena Sazón / 12 de noviembre de 2022

Un poco ácido…¡pero delicioso!

El tamarindo, uno de los productos más apreciados en la gastronomía internacional, es el aliado perfecto para hacer un pollo con un toque diferente.

Carmen Vásquez

El producto de la receta de hoy me lo imagino en su esencia y sabor, como esos sentimientos de amor que duelen, pero que se siguen persiguiendo, es como decir te amo y te odio pero te amo.

El tamarindo…es ácido, pero delicioso, su cáscara de presentación es fea, pero su jalea es deliciosa. El árbol de tamarindo es una leguminosa originaria del África Oriental y de gran consumo en tierras asiáticas.

Hoy día es un producto muy apreciado en la gastronomía internacional ya que con este fruto se pueden hacer platos de sal o dulce. En el tema de sus virtudes medicinales para la buena salud es  recomendado por sus propiedades de laxante, es diurético y astringente. Del árbol de tamarindo no se pierde nada, ya que sus ramas, raíces, hojas, semillas y su fruto, son utilizados en recetas que curan enfermedades del hígado, la fiebre, el asma, los problemas digestivos, además es fuente de fibra y de  vitaminas B, C y E…les recomiendo el delicioso jugo de tamarindo, quedan listos de vitamina.

RECETA: POLLO AL TAMARINDO

INGREDIENTES

6   –  muslos de pollo

1   –  taza de cebolla morada bien picadita

3   –  cucharadas de aceite

3   –  dientes de ajo bien machacados

1y1/2 taza de agua

1/2 –  taza de pulpa de tamarindo sin semilla

1/2 –  cucharadita de curry en polvo

1/4 –  de cucharadita de cúrcuma

1/2 –  cucharadita de paprika

1/2 –  cucharadita de sal

PREPARACIÓN

Vierta el aceite en una sartén grande y sofría los muslos hasta que estén completamente dorados por todos los lados. Retirelos de la sartén. En el mismo aceite sofría la cebolla y los ajos hasta que estén transparentes. Agregue a este sofrito el agua, la pulpa de tamarindo y revuelva lentamente para integrar los demás condimentos, el curry, la cúrcuma y la paprika. Agregue los muslos, verifique el sabor, tape y deje cocinar por unos 25 minutos más o menos hasta que los muslos de pollo estén completamente blandos. El sabor y el color de la presentación de este plato es una delicia. Perfecto para servir con arroz blanco o con unas papas al vapor con perejil.

+ Noticias


Un bocado mundialista
Regalo para mamá en verde, el color de moda
“Muchos creen que por ser joven no tengo capacidades, pero se equivocan”: Amaranto Perea
La historia del pueblo de Austria que se cansó de su nombre